Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/1989 12:00:00 AM

PURO PUEBLO

La serie "Amar y vivir" ha demostrado que la vida de los pobres también tiene rating

PURO PUEBLO PURO PUEBLO
Al drama en televisión no se le había metido pueblo. Los guionistas habían optado por reírse de las desventuras y pesares de los pobres y de ahí series como "Don Chinche" o "Romeo y buseta". En el caso de " Don Chinche" el humor fue dando paso al aburrimiento y a la repetición.Por esto, Colombiana de Televisión decidió metérsela toda a una serie que narrara la vida de personas que venden frutas, legumbres, quesos y panelas en una plaza de mercado. Así nació "Amar y vivir".
Encontrar quien le diera vida a una serie de personajes que se mueven en un mundo pobre y casi desconocido, y colocarlos de tal manera que la historia fuera creíble y que no se viera estereotipada, no era fácil. Se necesitaba alguien que, además de tener como profesión el estudio del comportamiento social, hubiera de algún modo conocido de cerca esa forma de ser y de ver el mundo. El elegido fue Carlos Duplat: un sociólogo y ex militante de izquierda. El trabajo politico desarrollado por Duplat en sectores populares le daba autoridad. Esto, unido a sus conocimientos teóricos como sociólogo y a sus estudios de cine, lo hacian la persona adecuada.
La historia arrancó en agosto del año pasado y poco a poco fue cautivando televidentes que, aun cuando se vieron sorprendidos por una serie que narraba, en forma directa, contundente y fría, historias de vendedores de plaza, de jaladores de carros, de basuriegos, de prostitutas y de "estriptiseras", las encontraron verídicas, pero en ningún momento grotescas.
Los personajes centrales son: Irene, una joven de 18 años que vende frutas en una plaza y que desea ser cantante, y Joaquín, un muchacho que viene del campo y que se ve mezclado en robos, negocios de narcotráfico y crímenes, pero que conserva la ingenuidad y bondad propia de las personas del campo que se encuentran en una gran ciudad, enfrentado al drama de sobrevivir. Irene y Joaquín se enamoran y se casan y la historias paralelas de las gentes que los rodean son tan intensas y fuertes como las de ellos mismos. Es ahí donde reside la gran virtud de "Amar vivir". Joaquín e Irene viven, aman sufren de la misma manera que lo hacen Otilia, Magola, "el Chacho", Ramón, Luis, Hernán, Delio y todos los demás personajes.
Fue por esto que "Amar y vivir" se llevó los premios " India Catalina" como el mejor dramatizado y el mejor guión de la televisión colombiana. Como suele suceder con las propuestas dramatizadas, se había pensado en que si la serie gustaba, se alargaba, y si no, se sacaba del aire. Pero la respuesta de los televidentes que cumplen todos los viernes una cita con estos singulares personajes no se hizo esperar. De ahí que la programadora hubiera decidido darle largas.
Cuando las historias se alargan no siempre los frutos son los deseados. Sin embargo, aquí también la suerte estuvo de parte del libretista y de los actores de "Amar y vivir". La mayoría de los televidentes no se dieron cuenta de que se trataba de una historia reacomodada por el triunfo. Por el contrario, no le dieron la espalda y siguieron fieles a su sintonía. Y otros nuevos personajes comenzaron a involucrarse en la trama, los de la plaza de mercado, que han dado para que la serie haya alcanzado 53.3 puntos de rating, según datos de la Nielsen.
Quienes llegaron tarde a "Amar y vivir" se perdieron de ver en su salsa cada ocho días a los vendedores de la plaza; de conocer a Jacinto, el hijo del vendedor de los quesos y la crema de leche campesina, que llega a una Universidad a descrestar a sus compañeros hablándoles de los hatos que el padre posee en la Sabana, razón por la cual su carro huele a leche. No verán tampoco al padre de Irene, un alcohólico, encargado del estacionamiento de carros, que se bebe todo lo que consigue y que tiene como compañera de tragos a una viejita medio loca que, como él, comparte el entusiasmo por el aguardiente. A cambio de estas historias se encontrarán con las que suceden en un inquilinato de La Candelaria, y con gentes de diferentes profesiones que encuentran en el centro el mejor lugar para mal vivir, pero que noche a noche se divierten con los serenateros, cantantes y guitarristas que les llevan diversión a sus vidas grises.
Unos y otros podrán gozar con "el Chacho", un joven rockero de lenguaje desabrochado y "bacán", que comete toda clase de crímenes sin que se le mueva una sola fibra, y con Joaquín e Irene, la pareja cuyo amor se enreda por esas cosas de la vida.
"Amar y vivir" es una muestra de que la vida diaria de las clases populares puede servir de materia prima, tanto como la de los ricos y poderosos, para un dramatizado exitoso.

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.