Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/23/1987 12:00:00 AM

A RUSIA CON AMOR

Un expatriado soviético, el nuevo Nobel de Literatura

A RUSIA CON AMOR A RUSIA CON AMOR
Los poetas se alegraron de que fuera un poeta porque se reivindicaba la poesía, que al parecer anda de capa caída. La mayoría opinó que había algo de político en la decisión, pero lo único cierto es que a Josep Brodsky (Yuri Brodsky, como se llamaba antes de salir de la Unión Soviética) muy pocos lo habían oído nombrar y sólo dos o tres ratones de biblioteca lo habían leído, de los cuales uno, Harold Alvaro Tenorio, tradujo al español cuatro poemas que aparecieron publicados en julio pasado en una revista universitaria de Bogotá. Los más curiosos, que no se conformaron con la declaración hecha por la Academia de Letras Sueca al otorgarle el Premio Nobel de Literatura 1987 y que habla de "su obra de amplio alcance, imbuída de claridad de pensamiento e intensidad poética", corrieron a buscar algo nuevo en los diccionarios de literatura, y lo encontraron. Allí se pudieron enterar de que fue traductor, que es un poeta de la nueva generación soviética, que hizo algunas traducciones del español y que, antes de abandonar su patria, se autodefinió como un `traductor-poeta".
Brodsky nació hace 47 años en Leningrado y desde muy temprano mostró interés por los idiomas posiblemente por influencia de su madre, quien era traductora. A los 15 años se retiró de la escuela y se empleó como obrero, mientras escribía poemas a escondidas. Su fama como escritor no desbordaba los límites de su natal Leningrado cuando fue apresado en 1963, acusado de parasitismo. A partir de ese momento sus poemas comenzaron a circular clandestinamente en la Unión Soviética y algunos colegas occidentales protestaron por el atropello hasta que, 18 meses después, se le dejó en libertad.
En el 72 fue obligado a pedir la emigración y fue enviado fuera de su país, inicialmente hacia Viena. Fue en ese año y a raíz de su expulsión, cuando escribió una de sus páginas más conocidas: se trata de una carta enviada al entonces secretario general del partido Comunista de la Unión Soviética Leonid Brezhnev, en la que le manifiesta que "aunque haya sido privado de la ciudadanía soviética, jamás dejaré de ser un poeta ruso".
Su destino final fueron los Estados Unidos, país que le otorgó la ciudadanía. Allí ha continuado su producción literaria, actividad que combina con la cátedra de literatura que ejerce en distintas universidades. Su obra poética, escrita en ruso y traducida al inglés por él mismo, ha sido vertida a más de 10 idiomas así como sus novelas, que son escritas directamente en inglés. Sus libros más conocidos son: "Una parte del discurso", "Poemas selectos", "Elegía para John Donne" y "Versos por la muerte de T.S. Eliot" en las que, según la crítica, se aprecia a un autor maduro que ha asimilado las influencias de escritores como Kavafis, Milosz y Eliot.
De todas maneras la elección no dejó de sorprender, en especial cuando se conoció que en la lista de nominados se encontraban nombres de la talla de Mario Vargas Llosa, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Gunter Grass y Graham Greene entre otros, cuyas obras han alcanzado mayor reconocimiento internacional.
Por el momento sólo queda esperar a que las editoriales publiquen las primeras traducciones para conocer más de cerca la obra del galardonado, que se enmarca en la tradición seguida en los últimos años por la academia, de premiar a autores poco conocidos por el gran público.
En cuanto a los otros nominados --Paz, Vargas Llosa etc.--, tendrán una nueva oportunidad el año entrante. Pero lo más seguro es que deban conformarse con pensar que, al igual que el eterno candidato, Jorge Luis Borges, aparte de la gran calidad de su obra literaria, serán recordados por no haber ganado nunca el Nobel, lo que se ha convertido en algo tan importante como haberlo ganado.--

VUELTA A CASA
Vuelves a casa.
¿Habrá alguien que aún te necesite
que quiera todavía tenerte como amigo?
Estas en casa, has comprado vino dulce
para beber en la cena

y, poco a poco, casi desde la ventana
vas viendo cómo eres el único culpable:
el único. Está bien. Gracias Dios mío.
O debería decir quizás: Gracias por los favores recibidos.

Está bien que no haya otro a quien culpar,
Está bien que estés libre de todo vínculo,
Está bien que en este mundo no haya
nadie que se sienta obligado a amarte.

Está bien que nunca se te tome del brazo
y te vean en la puerta en una tarde oscura,
está bien caminar, solo, en este vasto mundo
hacia casa, desde la tumultuosa estación del metro.

Está bien que te esculques
mientras corres a casa
murmurando una frase algo menos que cándida;
Enterándote, de repente, que tu alma
es muy lenta para saber
lo que ha estado pasando.
*JOSEPH BRODSKY*

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com