Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/1994 12:00:00 AM

TEATRO DE LA LUZ

'Camila sepultada en la luz', obra beca de Colcultura, propone un nuevo encuentro entre los lenguajes de la fotografía, la musica y la danza-teatro.

TEATRO DE LA LUZ TEATRO DE LA LUZ
EL SENTIDO ORIginal de la puesta en escena de evocar mundos a partir de elementos mínimos se despliega con todo el peso en Camila sepultada en la luz.. La obra es una realización cabal de su título. De esta frase surgió la idea de la dramatización de la vida de Camille Claudel, la escultora visionaria del siglo XIX, adelantada a su época, acosada por su genialidad, por la pasión desenfrenada hacia su maestro Auguste Rodin, por la relación ambigua con su hermano el poeta Paul Claudel. Marybell Acevedo, bailarina y actriz, realizó este montaje persiguiendo sus silencios, sus dudas, sus temores, su grito de libertad y su caída en la nebulosa de la locura. Para recrear estas claves no se valió del elemento obvio de la arcilla, con el que se relacionaría en primera instancia a una escultora. Acevedo tuvo una intuición certera del drama de Camila, imaginándosela posibilitada y finalmente abatida por la luz. La solución dramática se tradujo en una puesta en escena en la que la actriz es acribillada por texturas, proyecciones, colores, para revelar su alma. En su primer momento, Camila sale del silencio de la Tierra, como una gigantesca crisálida que pierde su envoltura para acceder a un mundo ambiguo. Una danza ritual, al ritmo de una música conductora realizada por computador, revela la desnudez de su cuerpo junto a la de su lenguaje, que se reduce a quejidos, susurros o exclamaciones ahogadas. Finalmente la locura se anuncia con una camisa de fuerza.

Camila es un viaje plástico guiado por 40 fotografías manipuladas (de Luis Cruz), con visitas inusitadas de ángeles caídos, vaginas desmesuradamente abiertas, agujeros negros, acordes de Debussy y alaridos roqueros de Nina Hagen, que devuelven a la mujer al dolor maravilloso de su esencia.

Una propuesta diferente, actualmente en temporada en La Casa del Teatro, con interesantes búsquedas, que sin embargo debe afinar un poco más el rigor y precisión en su sugestivo trenzado de los diversos lenguajes de la música, la danza y la fotografía.-

EDICIÓN 1906

PORTADA

“La gran bandera del gobierno es la equidad”

El presidente explica sus prioridades, qué problemas encontró, cómo quiere cambiar la política y cómo va a manejar su gobernabilidad.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1906

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.