Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/24/1986 12:00:00 AM

UN AGUDO SENTIDO

Alrededor del olfato se desarrolla una historia sensual y terrible

UN AGUDO SENTIDO UN AGUDO SENTIDO
Jean-Baptiste Grenouille, el protagonista de esta esperpéntica historia, nació el 17 de julio de 1738 en una de las zonas más sucias y abandonadas de París. Su madre intentó, lo mismo que hizo con sus cinco partos anteriores, arrojar el pequeño cuerpo entre los pescados descompuestos y las tripas de los cerdos degollados que enrarecían el aire. Pero el bebé se salva porque llora y la mujer es decapitada dos semanas después acusada del asesinato de los cinco niños. De ahí en adelante, salvado por intervención del azar, la vida de este personaje será así, extraña, violenta, una aventura que de tener otros contornos lo convertirían en el típico héroe de las novelas de esa época, pero que en su caso lo reducen a un antihéroe, un hombre despojado de sentimientos, que habla muy poco, que detesta a la humanidad, que prefiere andar solo y que va pasando de mano en mano hasta cuando se hace hombre y descubre su destino final.
Grenouille no se parece a ningún otro personaje de la literatura universal y esa condición ha convertido "El perfume" en el gran éxito de librería en países como Gran Bretaña, Alemania, Italia (donde el Corriere della Sera ha publicado la novela serializada, como si se tratara de una historia de Dumas o Balzac), España, Francia, Argentina, y varias naciones latinoamericanas en un auténtico escándalo entre críticos y lectores: es que Grenouille nace sin olor propio, no huele a nada, ni siquiera cuando está sucio y además posee un don que lo conducirá a la muerte: tiene increíblemente desarrollado el sentido del olfato. Huele en la oscuridad los objetos y las personas y puede caminar sin necesidad de luz alguna. Traspasa las paredes, los envases, los cuerpos, las distancias, los volúmenes y hasta se adelanta al futuro porque detecta los olores de personas y cosas que están a centenares de kilómetros de distancia, se anticipa a las tormentas, encuentra las cosas perdidas por el olor, antes que conocer los nombres de las cosas las identifica por el aroma propio, ningún olor por muy nauseabundo que sea le molesta y al contrario, lo almacena en la memoria y va acumulando millones y millones de olores como si fueran etiquetas para colocarlas a las cosas de ese mundo exterior ante el que pasa como un ser anodino e imbécil.
Nunca antes el sentido del olfato se había convertido en protagonista de una novela escrita, como ésta, con humor, con sentido de la ironía, burlándose de la religión y la literatura y la moralidad y la naturaleza y el amor y todo cuanto tiene que ver con el ser humano o sea, con sus olores. Y lo mejor de toda esta leyenda que se ha creado alrededor del libro, tan breve que uno lamenta que se acabe pronto porque lo ha leído con afán, como la vida misma del personaje, es que el autor de 36 años, Patrick Suskind, alemán e hijo de otro escritor, W.E. Suskind, escribe por primera vez una novela ya que antes apenas era conocido en algunos círculos de su país por una pieza de teatro y algunos guiones para televisión, y el caso es excepcional: el éxito comercial al primer intento, un éxito que numerosas editoriales se encargaron de aumentar mientras ofrecían sumas escandalosas por los derechos de traducción. Un nuevo mito ha nacido en este campo, tan ruidoso como "El nombre de la rosa" y "Memorias de Adriano".
Como no tiene olor propio y luego de trabajar con dos de los más famosos perfumistas de Francia (el autor es también historiador y eso se nota en la forma preciosa y detallada como reconstruye esa Francia desordenada en los años anteriores a la Revolución, con un inventario absoluto de trajes, costumbres, arquitectura, comidas, lugares, personajes y sobre todo, olores de la época), Grenouille se inventa una serie de olores que usará de acuerdo a la necesidad de cada día, cuando quiere pasar inadvertido, cuando busca que lo mimen, cuando pretende que lo dejen solo y lo aborrezcan, una esencia para cada situación que lo llevará a la culminación de su carrera: reunir en un solo perfume el olor de los cuerpos de 25 doncellas, muchachas que huelen a sudor y grasa del cabello y aroma de sus órganos genitales, aromas que reunidos se convertirán en el perfume más grato y apetecido, un perfume que despierte inmediatamente la pasión y el amor en los demás. Para lograrlo las mata, les corta el cabello y mediante un procedimiento que el autor explica detalladamente se apodera de sus olores hasta cuando la buena suerte lo abandona y lo coloca en manos del verdugo. El lector descubrirá entonces, aterrado, sorprendido y también divertido cómo el perfumista, el creador de aromas imprevisibles, se convierte en una especie de Eucaristía entre las manos y el deseo de centenares de enloquecidos vagabundos.
Alguien afirmó que el más erótico de los sentidos es el olfato y el lector sabrá por qué, mientras sigue la aventura de este hombre que es capaz de pasarse siete años en el desierto, como Jesús, buscando la perfección, que sabe más que los grandes maestros, que es capaz de lograr una esencia con el olor del vidrio y el agua, que desafía todas las posibilidades naturales que giran alrededor del olfato y quien protagoniza una novela burlona, cínica, esperpéntica, contagiosa, llena de los peores olores del mundo y también de los más deliciosos mientras cobra realidad una historia que es más una pesadilla compartida por el lector que al cerrar el libro buscará el olor más cercano dentro o fuera de su cuerpo.--

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com