Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/22/2004 12:00:00 AM

Un 'reality' no tan real

'Caracol' se la juega con 'La Granja', un formato que ya ha estado en las pantallas de Francia, Italia y Estados Unidos. Este programa, aunque exitoso, no deja de ser polémico.

Un 'reality' no tan real 'La Granja' está ubicada en Tolima, pero se parece más a un rancho tejano o australiano que a una finca colombiana.
Caracol estrenó el reality La Granja, basado en el exitoso formato norteamericano The farm, que tiene el mismo molde de todos los ejemplos de este género: un grupo de gente debe convivir en un ambiente difícil donde se les hacen pruebas de resistencia y trabajo. Esta vez, los concursantes -un grupo de citadinos famosos y no famosos pero todos de estratos altos- deben ordeñar, cultivar, criar cerdos y recoger huevos para permanecer en el programa y obtener la alimentación de cada día.

En Italia y Francia ya ensayaron el formato. El canal Italia 1, con producción de Endemol, hizo La fattoria con muy buena audiencia. Durante un período de nueve semanas, un total de 16 famosos han tenido que sobrevivir en una granja en Toscana ambientada en 1870 y sin ningún tipo de comodidades.

La versión francesa del reality La ferme des célébrités, que se llevó a cabo en una finca de la región de Vaucluse, en el sur de Francia, además de rating consiguió levantar ampolla. Hace unos meses un grupo de enfurecidos granjeros franceses advirtieron que iban a interrumpir la emisión por la fuerza, si el programa no se retiraba del aire puesto que lo consideran "un insulto degradante a la comunidad rural". Los granjeros, reunidos y liderados por la Confederación de Campesinos y respaldados por la Asociación de Intendentes Rurales y la Sociedad para la Protección de Animales, han anunciado que quieren destrozar el set de grabación del programa. También la empresa que suministraba los animales presentó una demanda legal contra los productores porque muchos de sus animales han muerto en el tiempo que lleva al aire el espacio.

En Estados Unidos acaba de terminar The simple life, de Fox, protagonizada por Paris Hilton (hija del dueño de los hoteles Hilton) y Nicole Richie (hija de Lionel Richie). Estas mujeres dejaron el mundo del glamour y la belleza en el que han vivido toda su vida para instalarse durante 40 días en una humilde casa, realizar tareas agrícolas y así poder sobrevivir. Y en España, otros famosos se meterán en la piel de unos granjeros de principios del siglo XX y vivirán al estilo de la comunidad de los amish -que reniegan de la tecnología- sin agua caliente, electricidad ni los lujos de la vida moderna. Sus aventuras podrán seguirse en Antena 3 a partir de septiembre.

Pero la realidad campesina de Estados Unidos es muy distinta a la colombiana. "No es una granja que represente al mundo rural colombiano, sino que más parece una granja norteamericana, dice Teresa Alvarado, secretaria general de la Asociación de Usuarios Campesinos de Colombia (Anuc). Es una parodia. No representa las condiciones reales de la vida campesina colombiana como desplazamiento, migraciones, desestímulo".

Cristina Palacios, gerente de producción del canal Caracol, responde: "Al contrario de una parodia, no pretendemos burlarnos de nadie sino mostrar la ignorancia citadina acerca de la labor del campo. Queremos demostrar los privilegios que tiene vivir en el campo: los paisajes, animales, el aire puro".

No todos los formatos caben en todas las realidades. La televisión no solamente es un negocio que compra, inventa y vende formatos, sino que produce cultura y por lo tanto no puede desconocer el impacto en las sociedades que están frente a la pantalla. Aquí en el campo la gente está sufriendo y no precisamente porque les toque, como en el reality, cargar la maleta a pie o recoger excrementos de cerdo con la mano.

Poner a los ricos y famosos a hacer de campesinos rudimentarios puede resultar divertido en lugares donde los campesinos reciben subsidios (y eso que en Francia tampoco les pareció un chiste), pero en Colombia es abiertamente indolente copiar este formato a ciegas. De alguna manera trae a cuenta la vieja historia de las fiestas de la corte francesa de Luis XVI, en las que para divertirse María Antonieta y la realeza presentaban obras pastoriles de un mundo campesino idealizado que tampoco existía entonces, como tampoco lo existe acá hoy. Lo que había en el campo entonces era desempleo y violencia, como hoy aquí.

Nadie pretende que los programas de entretenimiento no lo sean. Pero hay que preguntarse, sin embargo, por qué escoger el camino fácil de copiar formatos ajenos e insensibles a la realidad colombiana, en lugar de usar todo ese talento para producir cosas bellas, críticas, divertidas y creativas. Hacer plata es legítimo, pero vale la pena hacerla de acuerdo con el país en el que se vive.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.