Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/27/2004 12:00:00 AM

Unas dulces mentiras

Este retrato de tres mujeres solas es una sorpresa feliz en la cartelera de vacaciones. ***

Unas dulces mentiras La gran actuación de Esther Gorintin, en el papel de una anciana que vive para recibir noticias de un hijo ausente, hace de la película una experiencia memorable.
Título original: Depuis Qu' Otar est parti.
Año de producción: 2003.
Dirección: Julie Bertucelli.
Actores: Esther Gorintin, Dinara Droukarova, Nino Khomassouridze.

Si uno no ve esta película honesta, que recuerda vagamente un cuento de Julio Cortázar titulado Cartas de mamá, se pierde el retrato delicado de tres mujeres que se resisten al cambio. Se pierde una escena, la primera, que anuncia un drama sugerente, mínimo, sin aspavientos: la imponente Marina nota que a su madre, la obstinada anciana Eka, le molesta que le quiten pequeñas cucharadas de la torta que ha comprado en una pastelería; mientras tanto su hija, la reflexiva Ada, sigue el conflicto como si sólo pudiera sonreír ante la misma historia de siempre; y así, mientras el postre se termina, aquel trío de generaciones sentado a una mesa -abuela, madre e hija- comprende que no tiene sentido combatir esa rutina. Todo ocurre en Tiflis, en la república de Georgia, a unos cuantos kilómetros del lugar en donde nació el líder soviético José Stalin. Se trata de una de las ciudades más antiguas del mundo, una suma de ruinas habitadas, pero los personajes del largometraje parecen atrapados en ella como dentro de una cárcel.

El título original de la película, Desde que Otar se fue, define de manera precisa la situación de la que seremos testigos al principio: un médico desempleado llamado Otar, único tío de Ada, hermano envidiado de Marina, hijo idolatrado de Eka (sí, idolatrado: la señora sólo vive para recibir noticias suyas), se ha ido a París en busca de algún trabajo que sí le dé dinero (la verdad es que todos quieren irse de Georgia: al parecer el futuro queda en otra parte), y desde entonces aquellas tres mujeres tristes, que esperan sus llamadas y sus cartas, y hacen lo que pueden para sobrevivir a su ausencia, prefieren imaginar pasados gloriosos a enfrentar el porvenir que les espera. Una llamada enigmática las llevará a poner en duda todo lo que saben de sí mismas: un tal Niko (Nico con 'ce' es curiosamente un importante personaje del relato de Cortázar) les dará a la madre y a la hija una terrible noticia sin final mientras la abuela se encuentra de viaje.

Y la directora de la producción, la documentalista francesa Julie Bertulecci, licenciada con una maestría en filosofía y asistente en las dos primeras partes

de la trilogía de los colores de

Krzysztof Kieslowski, sabrá seguir las reacciones de cada una de las tres mujeres sin caer en sentimentalismos baratos o en soluciones de último minuto. Unas dulces mentiras es una gran sorpresa. Quien la vea se sentirá confundido, al comienzo, por los dos idiomas que se relevan en los diálogos, pero más temprano que tarde sentirá que ha valido la pena entrar en ese apartamento de otro tiempo y se descubrirá convertido en prójimo de aquellas solitarias. La conmovedora actuación de Esther Gorintin, que según las notas de prensa cumple 91 años, convierte lo que podría ser un drama ingenioso en una obra notable: resulta increíble que haya hecho su debut a los 85.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.