Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/6/1987 12:00:00 AM

¡Y OLE!

Andrés Segovia, siempre fiel a su convicción de devolverle a la guitarra clasica su lugar

¡Y OLE! ¡Y OLE!
En Andrés Segovia se encarna un adagio que, en muchos casos, suena a utopía: aquel que dice que "la constancia vence lo que la dicha no alcanza". Eso, perseverar en su convicción de que la guitarra debía ser reivindicada en el repertorio filarmónico mundial, fue lo que hizo este gigante de la música contemporánea.
Segovia murió en Madrid la semana pasada a los 94 años, víctima de un infarto, mientras miraba televisión.

Andrés Segovia nació en Jaén, Andalucía, en el año de 1893. Por ese entonces la guitarra era considerado el instrumento por excelencia de todos los jolgorios flamencos y populares.
Cuando a los quince años Andrés Segovia dio su primer concierto rompió el círculo vicioso que dejaba a la guitarra por fuera del repertorio clásico. Aunque es bien conocido que compositores como Joaquín Turina, Albert Roussel, Mario Castelnuevo Tedesco, Manuel M. Ponce, Jacques Ibert, Cyril Scott, Heitor Villalobos, Carlos Pedrell, Manuel de Falla, Tansmann, Moreno Torroba y Joaquín Rodrigo compusieron para él, en un principio esta reivindicación de la guitarra fue adquiriendo voz propia a través de las adaptaciones y de los arreglos que Segovia hizo de obras de Bach, Mozart, Scarlatti y Haydn. Y fue esta vitalidad de Andrés Segovia por renovar el repertorio para guitarra y redescubrir su valor como instrumento culto lo que lo hizo merecedor del reconocimiento mundial como "inventor" de la guitarra, y lo que lo aunó a Pablo Casals y Nicanor Zabaleta como fenómeno musical contemporáneo, y a Pablo Picasso como representante de la genialidad artística.

EL TOQUE CLASICO
En su larga trayectoria musical las interpretaciones de Andrés Segovia se caracterizaron por un sonido fino que resultaba no solamente de su virtuosismo, sino también de una vida dedicada al trabajo y a la perfección por el sonido mismo de la guitarra.
De aquí los numerosos premios y honores que recibió: fue nombrado Doctor Honoris Causa por las univer sidades de Oxford, Tokio, Loyola, Nueva Orleans y California; recibió el Premio Albert Schweitzer, el Premio Nacional de Música otorgado por el Ministerio Español de Cultura, el Galardón Vita Nella Musica, y la Medalla de Oro que otorga la Real Orquesta Filarmónica de Londres. Además, el rey Juan Carlos le concedió el título nobiliario de Marqués de Solobrena.

Andrés Segovia no solamente fue el andaluz que vistió de frac a la guitarra, que se casó en tres oportunidades, que se dio el lujo de decir que el Concierto de Aranjuez, "del cual hay por lo menos quince versiones populares, es un concierto mal escrifo", según recordó a SEMANA Bernardo Hoyos, quien a donde viajó recibió ovaciones y siempre una excelente crítica, sino que también fue el gran maestro de la guitarra clásica que con su constancia le abrió las puertas a esta,y a muchos de sus intérpretes y compositores,al repertorio clásico musical. Seguramente la dicha que alcanza Andrés Segovia es el ver que las nuevas generaciones, a través de músicos como Narciso Yepes, Alirio Díaz, Julián Bream y Renata Tarragó, entre otros, seguirán adelante rasgando sus guitarras para prolongar en vida el espíritu de su maestro. --

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.