Home

Cine

Artículo

sala de cine
- Foto: Getty Images

cine

El Festival Internacional de Cine por los Derechos Humanos - Colombia regresa a la presencialidad

Con el afiche de la novena edición, ‘Historias que te harán latir’, se resalta el regreso a las salas y la reunión de testimonios, historias, películas y narrativas.

Después de dos años de ediciones virtuales, desde el próximo 17 de noviembre y hasta el 25 de noviembre, regresa a las salas del país el Festival Internacional de Cine por los Derechos Humanos –Colombia (FICDEH).

Este es un espacio que les ofrece a los asistentes una programación cinematográfica y cultural que aporta a la formación de públicos, el fortalecimiento de las industrias audiovisual y cultural, la creación de espacios de diálogo en torno a la vida, la reconciliación, la promoción y defensa de los derechos humanos, y la construcción de ideas para la paz.

Este Festival se funda para promover la defensa, protección y difusión de los derechos humanos, con enfoques diferenciales de orientación sexual, identidad de género, pertenencia étnica y cultural, condición de discapacidad, víctimas del conflicto armado y ciclo vital, mediante la sensibilización a través del cine”, explicó Diana Arias, directora del Festival Internacional de Cine por los Derechos Humanos - Colombia.

El afiche oficial de esta novena edición, diseñado por Cristian Garzón, de la mano de la directora Diana Arias, destaca el significado del Festival, denominado Historias que te harán latir, un concepto que nació el año pasado.

Con este, continúan posicionando al FICDEH como uno de los principales eventos que potencian la industria audiovisual local y global, mediante la proyección y distribución de obras cinematográficas con enfoque en derechos humanos.

Con este diseño, el afiche oficial representa la reunión de testimonios, historias, películas y narrativas que destacan el trabajo de los realizadores y productores que cuentan historias de esperanza, la labor de quienes defienden los derechos humanos y la resiliencia de una víctima. Una imagen que resalta cómo la manera de contar una historia sensibiliza y toca fibras.

Además, el afiche resalta el regreso a las salas de manera presencial, el poder volver a estar cerca de las personas, identificadas por diferentes corazones. Así se demuestra que cada persona es un mundo distinto y puede conectarse con otras a través del cine, de la cultura, de un mismo latir.

El FICDEH regresa a las salas del país con una gran novedad. A las ciudades sede Bogotá, Medellín, Cartagena, Barranquilla, Pereira, se suman Manizales y Villavicencio. A su vez, como en ediciones anteriores, se resalta la participación de las mujeres dentro de la programación oficial.

“Este año, contamos con 24 mujeres directoras, 25 países, 34 estrenos y 47 películas colombianas. ¡Volvemos a las salas, volvemos a la presencialidad con historias que harán latir al público asistente!”, señaló la directora del FICDEH.

Bogocine 2022 despliega un centenar de películas en escenarios abiertos para la cultura

Desde el 20 de octubre se han estado exhibiendo más de 100 producciones nacionales e internacionales que participan en sus categorías oficiales del festival, cintas elegidas de los más de 2.000 proyectos que el evento cinematográfico recibió de 72 países, buscando conseguir el anhelado Círculo precolombino de oro, máximo reconocimiento del Festival de Cine de Bogotá. Dicha selección estuvo a cargo de su fundador, Henry Laguado.

El mismo Henry Laguado reconoce que esta edición del festival ha tenido una acogida inmensa y se ha caracterizado por “llevar el cine a la gente”, eligiendo lugares estratégicos de la ciudad para hacer las muestras de las cintas y proyectos de acuerdo con su categoría.

Entre estos están el Museo de Arte Moderno de Bogotá; el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación; el Jardín Botánico, y uno de los espacios que ahora está marcando la parada para el despliegue cultural de la ciudad: el Teatro El Dorado - ECCI.

En él se llevará a cabo la clausura de este Festival y que allí se dé este evento no es gratis, pues el teatro es uno de los pocos espacios de Bogotá que albergan proyectores de cine de 35 milímetros, los que se usaban antes de la era digital en el cine.

Este era un detalle indispensable para mostrar la película que cerrará el festival, El milagro de sal, cinta que se restauró en 35 milímetros para hacerle un homenaje al séptimo arte. Además, esta es una pequeña muestra simbólica de la historia del cine colombiano, pues representa los orígenes y la evolución que ha habido en este ámbito en el país.

Allí también se llevará a cabo la premiación de los diferentes ganadores en las categorías mejor película, mejor director, mejor documental social, mejor documental de arte Enrique Grau y mejor documental de ambiente, en que se entregarán Círculos precolombinos de oro, plata y bronce, de acuerdo con el lugar en el que quede el proyecto.