deportes

Adiós a una leyenda del fútbol italiano: murió el goleador Paolo Rossi

El delantero es recordado por ser el goleador de Italia en el Mundial de España 1982. Tenía 64 años.


En la noche del miércoles –madrugada del jueves en Europa–, el medio deportivo italiano La Gazzetta dello Sport reportó por Twitter una lamentable noticia: “Terrible luto en el mundo del fútbol: murió Paolo Rossi”.

Rossi, de 64 años, fue una de las grandes leyendas del fútbol de su país. Sus goles dejaron huella tanto en la Juventus de Turín, donde en solo cuatro años ganó dos ‘Scudettos’, una Copa de Italia y una Copa de la UEFA, como en la selección de Italia de principios de los años 80, específicamente por sus goles en el Mundial de España 1982, donde jugó al lado de otras leyendas como el arquero Dino Zoff.

“Fue el héroe de la Italia campeona del mundo en 1982, esa que venció al Brasil de Zico, a la Argentina de Maradona, a la Polonia de Boniek y, en la final, a la Alemania de Rummenigge”, dijo la Gazzetta a modo de homenaje. “Era la Italia de Dino Zoff y de Bearzot. Y el principal protagonista, fue Pablito”.

Rossi nació en 1956 en Prato, una ciudad de la Toscana a pocos kilómetros de Florencia. Comenzó su carrera en el fútbol en la Juventus a comienzos de los años 70. Sin embargo, fue en el Vicenza, en 1975, cuando mostró que era un jugador excepcional: cuando llegó, el Vicenza era un equipo de segunda división, pero con una temporada en donde hizo más de 20 goles fue la figura del equipo en la clasificación a la Serie A. Ese año, para la temporada de 1977-1978, hizo 24 goles y el Vicenza fue segundo en la liga. Luego jugó en el Perugia, en la Juventus y el A.C. Milan y el Verona.

Sin embargo, fue en el Mundial de España 1982 donde dejó huella: después de haber estado suspendido por dos años debido a haber sido acusado de participar en el escándalo del Totonero –una denuncia de compra de partidos en la que Rossi siempre se declaró inocente–, se convirtió en la estrella de su equipo. La velocidad era su sello. Y con seis goles se convirtió en el máximo goleador de ese torneo.

“Cuando ganas una cosa importante no se trata del trofeo, se trata del equipo en el que jugaste, se trata de toda la carrera que te llevó hasta allí, se trata de tu redención personal”, le dijo a FIFA TV en una entrevista sobre ese mundial. “Hay miles de historias detrás de ese mundial y mi vida entera está dentro de esa copa”.

La Gazzetta describió a Rossi como un centrodelantero que habitaba en el área del punto penal y vivía por el gol. Dejó una buena cantidad de récords: con nueve goles en mundiales está entre los tres italianos que más goles han marcado en la competencia máxima del fútbol mundial, fue el primer jugador en ganar el mundial, ser el goleador y marcar el mejor gol de un mundial. Eso por no hablar de sus logros con la Juventus, donde marcó 44 goles entre 1981 y 1985.

Suficiente para ser un héroe nacional en un país como Italia, que vibra con el fútbol.

Tras su retiro del fútbol, trabajó como columnista para medios deportivos italianos como Mediaset y la RAI. Tenía una esposa y tres hijos.

Hasta el momento se desconocen las causas de su muerte.