antetitulo

Holanda quiere la revancha

La camiseta que vistieron Valderrama y Rincón en Italia 90, y que tantos recuerdos dejó, sirvió de inspiración para crear la que se llevará a Rusia 2018. Esta prenda de adidas es, además, amigable con el planeta.


El Mundial de Italia disputado en 1990 dejó momentos de gloria. Siempre recordaremos con alegría delirante ese pase mítico de Carlos Alberto el ‘Pibe’ Valderrama con el pie izquierdo para que Freddy Rincón convirtiera el empate 1-1 ante Alemania, en el minuto 47 del segundo tiempo.

En el imaginario colectivo prevalece la anotación de Freddy y la camiseta roja que llevaba en sus mangas unas franjas amarillas y azules, que evocaban las alas del cóndor de los Andes. Ese diseño se convirtió en un clásico. Un símbolo adorado por los hinchas. Una especie de ‘V’ de la victoria. En estos recuerdos se inspiró la marca adidas para crear el uniforme que la selección vestirá en Rusia 2018.

Así que James, Falcao, la Roca Sánchez y todo el equipo de Pékerman llevará esa camiseta ganadora, que además apuesta por la sostenibilidad. Su tejido es el resultado de un proceso de reciclaje plástico. La marca alemana desarrolla desde hace tiempo un trabajo por rescatar toneladas de botellas plásticas del océano Índico.

Como recuerda Óscar Alvarado, product trainer de adidas, la compañía ha sacado 11 toneladas de este material de sus aguas. Esos residuos sirven para confeccionar las camisetas de entrenamiento de las selecciones de Colombia, Alemania, México, Argentina y España, entre otras.

Estas piezas de la victoria son hechas en Cali. Las que vestiremos todos los hinchas de la selección, a diferencia de las que llevarán los jugadores, tienen el escudo bordado a mano. Y el segundo uniforme, de color azul, tiene un diseño que evoca la mulera del campesino y el arriero, para recordarle al mundo que los 11 ‘cafeteros’ no están solos, sino ‘unidos por un país’ que sueña con llegar a la final y con gritar más goles históricos como el de Freddy en Italia 90. El cóndor de la victoria espera volar muy alto en Rusia.