Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/1995 12:00:00 AM

BAJO LA SOMBRA

A una semana del inicio de la temporada de las Grandes Ligas, las estrellas decidieron armar rancho aparte y enfriar aún más la pelota caliente.

BAJO LA SOMBRA BAJO LA SOMBRA
NADIE SABE A ciencia cierta qué va a pasar con el béisbol de las Grandes Ligas en Estados Unidos. Han transcurrido ocho meses desde cuando los beisbolistas profesionales decidieron colgar los bates, y tres desde el ultimátum del presidente Bill Clinton para que se solucione el problema entre los jugadores y los dueños de los equipos. Pero el béisbol profesional sigue out.
Los fanáticos estadounidenses -para quienes el béisbol es más que un deporte una religión- literalmente no saben qué hacer. Desde que los empresarios anunciaron una nueva serie mundial, los partidos de preparación, que usualmente atraen a miles de aficionados, han tenido a 2.144 personas como récord de asistencia. Lo preocunante es que la temporada está por empezar y en Estados Unidos todos saben que los dueños de los equipos tuvieron que recurrir a jugadores de segunda división y a glorias del béisbol retiradas para poder armar las novenas. Además han visto los pobres partidos de algunos equipos y desde ya presienten un desastre como resultado de ese intento desesperado de los empresarios.
Para empeorar las cosas, el 85 por ciento de los tradicionales patrocinadores de las Grandes Ligas retiraron su apoyo al enterarse de que la temporada de este año empezaría como terminó la última: sin estrellas. Como si fuera poco más de la mitad de las cadenas de televisión dejarán de transmitir los partidos mientras dure la crisis. Desde ya se calculan millonarias pérdidas.
Los empresarios no son los únicos que están desesperados. Justamente el día previsto para la iniciación de la temporada, los 120 huelguistas estarán reunidos en Homestead, Florida, preparándose para su propia gira de exhibición, que les llevará a Washington, Los Angeles, Buffalo y Louisville, desde el mes de mayo. Para el efecto, la asociación de jugadores profesionales decidió dividir el grupo en cuatro equipos que intentarán demostrar que son ellos, y no los empresarios, quienes suscitan el fervor de los aficionados.
Pero eso parece ser una vana ilusión, porque si algo ha resultado afectado por la huelga es la imagen de los beisbolistas, quienes han pasado de héroes de la pelota a villanos dominados por la avaricia. Porque lo único cierto es que los fanáticos estadounidenses del béisbol no les perdonan que hayan armado todo este espectáculo para exigir que se les aumentaran unos salarios que ya eran astronómicos y, por supuesto, muy superiores al promedio de los de sus hasta ahora devotos seguidores.
Por eso, muchos creen que la famosa gira no es más que una forma de intentar sabotear la temporada oficial, porque el tour tiene más de fracaso que de éxito, si se tiene en cuenta que la asociación no ha logrado vender los partidos por televisión y no cuenta con el respaldo de ningún patrocinador.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com