Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/12/2006 12:00:00 AM

Deshojando la Margarita

Deshojando la Margarita, Sección Deportes, edición online, Jul 12 2006 Deshojando la Margarita
Se ha terminado la fiesta, en Italia aún celebran su cuarto título mundial, pero la afición al fútbol de juego bonito poco fue lo que vio. Solo queda deshojar la margarita y decidir si se sigue esperando el fútbol de ataque, o nos enamoramos del oficio de saber defender.

No hay juego, no hay diversión, la presión por ganar es tan inmensa que Zidane entró en el juego de una estrategia propia de los incapaces, insultar al mejor, esperar que la sangre caliente surta sus efectos y objetivo eliminado.

Eurocopa 2004, campeón Grecia, Champions League 2004 campeón Oporto, Mundial Alemania 2006, campeón Italia. ¿Representan estos equipos el fútbol que enamora a millones de fanáticos en el mundo?

En el estadio o frente al televisor el aficionado observa la final del campeonato mundial y resulta que el campeón solo hace un disparo a puerta y otro al travesaño, para no enloquecer, debe asumir que eso es eficiencia, un disparo entre los tres palos y gol. Si hiciera cinco disparos, entonces cinco goles, única forma de no terminar hastiado de este tipo de esquemas.

¿Qué es lo que despierta tanta pasión?

¿No son acaso las paredes, los túneles, el regateo, el ir al frente de ataque, el disparo reiterado a puerta los elementos esenciales que enamoran al aficionado?

¿Desde cuando eso pasó a segundo plano y el único valor es ganar, no importa el método? Los fanáticos italianos, recorrieron las calles ondeando las banderas orgullosos de la victoria. Tristeza por la forma como se obtuvo no fue precisamente la expresión en sus rostros.

¿De qué se trata el fútbol?

Son once contra once, un campo de fútbol, dos porterías iguales y las reglas. Luego gana quien haga más goles, con uno de diferencia es suficiente. Y bueno, a falta de calidad, muchos equipos dedicados a defenderse y aprovechar la oportunidad en que aquel atrevido en ataque se equivoque y permita tras la osadía, que en lugar de marcar, le marquen y juego concluido.

No está prohibido defenderse, ¿pero cual es el sabor de proponerse solo desbaratar el ataque del contrario? Está demostrado que desgasta mas dedicarse a crear que a destruir. ¿Cuánto golpea anímicamente a un equipo, ver como un cabezazo como el de “Zizu”, no termina en gol por la intervención de Bufón? La jugada perfecta, abrir a la banda y llegar para cabecear, faltó colocación. Una lástima. ¿Cuánto desgasta el ir y volver a ir al campo contrario llevando la idea clara de anotar, pero chocar con un muro permanentemente?

Es evidente que las reglas se establecen desde el principio y defenderse forma parte del juego y el campeón es Italia.
¿Pero y toda esa parafernalia, el colorido, grandes estrellas cantando y alegrando a esa inmensa masa de aficionados pagando cientos de euros por ver una final, no merecen otro tipo de espectáculo?

Seguramente se dirá que eso es de soñadores, de ilusos románticos, puede ser. Pero algo es innegable, esta Italia no será el equipo del cual se hablará por años. No tienen medallas, pero desde el 82 han pasado 24 años y se sigue hablando del Brasil de Zico, Sócrates, Cerezo, Junior, Falcao. Claro que vale.

Repasemos los últimos 40 años, 11 mundiales. Inglaterra 66, único campeonato inglés con un gol inexistente y empatando a cero con Uruguay en el debut. México 70, el Brasil de nunca olvidar. Alemania 74, tercera victoria alemana, pero el equipo fue Holanda y repitió en el 78, estrellándose contra la dictadura argentina. España 82, campeón Italia que empató los tres partidos de la primera ronda. México 86, campeón Argentina con Maradona y otros 10. Italia 90, campeón Alemania, el recordado empate con Colombia. ¿Éramos tan buenos? USA 94, un insípido Brasil en la final más pobre, el único cero a cero de los mundiales. Francia 98, corona para el local, pasó a semifinales por tiros desde le punto penal, luego de un cero a cero con Italia. Corea-Japón 2002, campeón Brasil desnudado dos veces por Turquía. Alemania 2006, Italia campeón siendo contundente ante Ucrania y atrevido frente a Alemania.

¿Salvo Brasil 70, algún equipo que enamore? Ninguno, unos mejores que otros, pero todos con lo justo.

¿Momento de aceptar la otra realidad?

Con la cantidad de partidos que los jugadores deben enfrentar cada año, la realidad es que la calidad de los mundiales, desde hace rato viene en retroceso. ¿Cuántos jugadores de cada alineación campeona podemos recordar? No creo que más de seis por equipo. Son los defensas quienes aspiran al estrellato.

Por eso para este mundial Cannavaro, Gatusso, Pirlo y Bufón sacaron de las mejores notas, todos expertos en defender y en el ingenio solo brilló con luz propia “ZIZU”, con letras de molde. Porque el francés es punto aparte, con sus últimas gotas de calidad, sobresalió por encima de las jóvenes promesas. Agotado y todo, no hay nadie que todavía se le acerque. Tuvo el infortunio de encontrarse con un bocón matón, el mismo que en Liga de Campeones le rompió el rostro a Sorín y ni siquiera fue expulsado.

La ley de los resultados dictó sentencia. En el 2010 volverán los sueños y muchos ilusos creeremos que en la cita mundialista volveremos a ver fútbol de verdad. FIFA encantadora de serpientes, vendedora de ilusiones.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com