deportes

Destapan la ‘millonada’ que pide Fernando Jaramillo para irse de la Dimayor

El actual presidente tiene los días contados en uno de los cargos más importantes del fútbol colombiano.


El fútbol profesional colombiano está camino a tomar otra trascendental decisión. El futuro de Fernando Jaramillo, como presidente de Dimayor, pende de un hilo, después de que varios clubes se unieran en la petición de renuncia que está a punto de llegar a las manos de la Federación Colombiana de Fútbol.

Independiente Santa Fe, en cabeza de su presidente Eduardo Méndez, ha ido acumulando adeptos a una asamblea extraordinaria en la que se confirmaría la vacante de uno de los cargos más importantes del FPC. Equidad, Patriotas, Tolima, entre otros, han mostrado su inconformismo con la labor de Jaramillo, pero hasta ahora no habían logrado la mayoría absoluta entre los 36 clubes inscritos en la entidad.

Con la presunción de tener los 19 votos a favor, es cuestión de tiempo para que envíen una carta a la Dimayor, en la que pidan programar una reunión presencial en Bogotá. Allí votarán los representantes de cada uno de los clubes, confirmando de esa manera un cambio de mando en la cúpula de la División Mayor y, por consecuencia, en la junta directiva de la FCF.

Fernando Jaramillo, presidente de la Dimayor
Fernando Jaramillo, presidente de la Dimayor - Foto: JUAN CARLOS SIERRA PARDO

De acuerdo al periodista y comentarista Javier Hernández Bonnet, Jaramillo seguirá siendo presidente hasta mediados del mes de agosto, pues ya tiene pleno conocimiento de los 19 equipos que votarán en su contra en la asamblea. De no mediar cambios de última hora, el puesto quedará vacante con algunos candidatos que empiezan a sonar, entre ellos Carlos Mario Zuluaga, presidente de Equidad, que pica en punta como el candidato favorito de los que buscan la salida del actual dirigente.

Pero para destituir a Jaramillo hay que pagar la liquidación de su contrato, un gasto fuera de lo programado para este año. “También es cierto que el presidente de Dimayor pidió una indemnización de 400 millones de pesos. No le han dicho que sí, pero los clubes están dispuestos a estudiar la oferta que les hace para presentar la carta de renuncia”, agregó Hernández Bonnet.

Ante la inminente salida de la actual dirigencia, existen otros nombres en el tintero como el de Juan David Pérez, expresidente de Atlético Nacional, y Juan Fernando Mejía, actual miembro del comité ejecutivo de la Federación y con basta experiencia por su paso en la cúpula del Deportivo Cali.

Destino sin salida

Jaramillo es acusado de levantar la sanción a las tribunas de Junior de Barranquilla y de Millonarios en contra de la comisión disciplinaria; anunciar la no realización de la Liga Femenina un día antes del inicio de la Copa América; el mal manejo en el caso de Llaneros y Unión Magdalena, entre otros errores que llevaron a esta iniciativa comandada por Santa Fe y Equidad.

A pesar de que ese panorama está en firme desde hace rato, Jaramillo negó que le hayan pedido su cabeza. “Es un tema de institucionalidad de la Dimayor y hay que respetar la opinión de todos, por su puesto; ellos toman la decisión de lo que quieren y para dónde van, y el presidente tiene que velar por el bienestar. Yo tengo que ser parte de la solución y no del problema y el día que eso pase, yo no debería estar acá”, aseguró Jaramillo en una rueda de prensa el pasado martes.

Han llegado cartas pidiendo asamblea extraordinaria por parte de Envigado, pero no de renuncia. Esto se tiene que manejar con mucha madurez. Respeto a los 36 clubes y considero sana la discrepancia de mis acciones”, indicó.

Jaramillo terminó diciendo que su cargo solo se podrá poner en consideración luego de convocar a una asamblea, camino que ya han tomado los que piden su renuncia. Lo que sí dejó claro es que su salida no tiene nada que ver con el final del gobierno de Iván Duque, que termina este domingo, 7 de agosto, con la posesión de Gustavo Petro.

“Yo no soy funcionario público. Esto es un negocio privado y no depende del gobierno y, por su puesto, es un proceso y lo tenemos que llevar de la mejor manera. Si los clubes piden un cambio y quieren pensar diferente, adelante. La asamblea debe tener unos requisitos por cumplir y una agenda clara”, finalizó.