Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/29/1995 12:00:00 AM

EL BOMBARDERO

Con sus espectaculares goles el delantero barranquillero Iván René Valenciano está pidiendo pista para volar en la Selección Colombia.

EL BOMBARDERO EL BOMBARDERO
Los grandes son así, justo cuando el futbol colombiano se hacía bostezo, apareció él, con sus 1.75 metros de altura, sus piernas aparentemente regordetas y su cara de bonachón, de buena vida. Es Ivan Rene Valenciano, aquel niño barranquillero que hace 15 o 16 años se sentaba todos los domingos en uno de los postes de la pista atlética del estadio Romelio Martínez, a esperar a que su Junior del alma convirtiera un gol para salir corriendo en busca del abrazo de los grandes de los goleadores.
El mismo que en 1988 enmudeció a los argentinos en la cancha de Ferrocarril Oeste. Se jugaba el campeonato suramericano juvenil. Colombia era la sensación y en el banco de suplentes estaba él, con escasos 16 años, y convocado a última hora por el técnico Juan José Pelaez. Ni siquiera se había puesto una camiseta de la selección Atlántico. Hasta ese momento era el simple centro delantero de la selección mayores del colegio Ideam hijo de Ariel Valenciano, aquella figura goleadora de los 70 del Junior y Millonarios. Pero llegaría el momento, el instante mágico en el que representaría al país: Peláez lo envió a la cancha en el juego frente a Bolivia y de un momento a otro se inventó una chilena que por poco termina en un golazo. Quizás si Joge Barraza -uno de los mejores cronistas deportivos argentinos- lo hubiera visto saltar, le habria dedicado una de sus monumentales columnas.
Aún era muy temprano.
La fama y la gloria tardarían en llegar. Primero había que debutar en el profesionalismo.
Y lo hizo como los grandes.
Fue un domíngo y era el 28 de octubre de 1988. El muchachito barranquillero -como le decían los cachacos- pisó la grama de El Campín y a los ocho minutos de haber ingresado, apabulló a Eduardo Niño con un soberbio disparo. Con ese gol su equipo del alma le empató a Santa Fe. Y aunque el cuadro cardenal lograría después la victoria, esa tarde los mejores comentaristas de Bogotá hablaron de él. Hernán Peláez, César Augusto Londoño y muchos otros, decían en sus espacios radiales que de ahí, de ese 'pelao' tímido, podría llegar a formarse una estrella. Valenciano era entonces, lo que es hoy Luis Zuleta, el joven delantero del Unión Magdalena, quien no hace otra cosa que desbaratar defensas y marcar goles precisamente cuando su equipo más lo necesita.
De ahí para adelante en Colombia no se ha hecho otra cosa que hablar de 'El Bombardero' Valenciano. En el torneo del 90 marcó ocho goles y en el 91 anotó 30. Un año más tarde viajaría a Italia para incorporarse al Atalanta de Bergamo, en lo que se convirtió en la mayor transacción de un jugador colombiano: 4,8 millones de dólares pagó el cuadro italiano por el poderío de Valenciano. Allá le fue mal futbolísticamente, pero el frío, la soledad y, sobre todo, la banca, le sirvieron. Lo ayudaron a madurar, a entender que las figuras no emergen de la nada. Y no porque él se lo hubiera creído, sino porque se lo hicieron creer. Al fin y al cabo, cuando el barranquillero aún no se había montado en el avión rumbo a Italia, en Colombia ya decían que Valenciano era el heredero del tanque alemán Gerd Muller.
Con el fantasma de la suplencia regresó a su Barranquilla y poco a poco se fue convirtiendo nuevamente en la figura del conjunto tiburón. Su nombre empezó a retumbar otra vez en todo Colombia. No se podía hacer otra cosa que convocarlo a la Selección Colombia que disputaría las eliminatorias para el Mundial USA 94. Los primeros partidos los vio sentado desde la banca. El equipo colombiano mostraba fallas en el ataque y todo el país lo pedía como titular a gritos. Francisco Maturana, sin embargo, no cedía en su 'filosofía' y lo mantenía sentado.
Pero llegó el momento. Colombia recibía la visita de Argentina y Maturana por fin se la jugó con 'El Bombardero'. Bastaron sólo 120 segundos para demostrar que él sí solucionaba las carencias del ataque. Valenciano recibió un pase del 'Pibe' Valderrama. En la línea del área la paró con la pierna derecha. Amagó el desborde por la punta, frenó y desacomodó al marcador. Enganchó al centro y con la pierna izquierda disparó suavemente al palo izquierdo de Goycochea quien terminó en el suelo vencido. Ese día 'El Bombardero' mostró su clase. Hizo uno de esos goles que a cualquier aficionado le gustaría grabarlo para después verlo dos veces por día. Esa tarde no sólo es recordada por el triunfo colombiano (2-1), sino por la manera como el barranquillero, sin hacer ruido, sin hablar, demostró que es el delantero más efectivo que ha nacido en Colombia.
Este año lo está demostrando. Hasta el cierre de esta edición Valenciano ha anotado 12 goles -90 en su carrera profesional- y el pasado 16 de abril se convirtió en el mayor goleador de toda la historia del Junior al sobrepasar la barrera de los 87 goles que convirtió Víctor Ephanor. 'El Bombardero' sólo tiene 23 años, marca un gol cada 93 minutos y no es arriesgado decir que en poco tiempo se convertirá en el máximo goleador colombiano de todos los tiempos. A Valenciano lo quieren en Argentina, en Europa y quizás en todo el mundo. Será por su potente pierna derechaa, o quizás, por su fuerte pierna izquierda. Es decir, por las dos, porque con las dos convierte goles con una frecuencia desconocida hasta ahora en Colombia.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.