Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/20/2002 12:00:00 AM

El negocio del balón

La cantidad de plata que mueve el Mundial de Fútbol, que comienza este 31 de mayo en Japón y Corea, es impresionante.

El negocio del balón El negocio del balón
Cada cuatro años los negocios relacionados con el Mundial de Fútbol mueven miles de millones de dólares. No es para menos. Es el evento deportivo más visto de todo el planeta. Más de 33.000 millones de espectadores ven los 64 partidos que se juegan en la Copa Mundo un promedio de 515 millones de personas por encuentro—. Según cifras de la Fifa sólo la final es vista por 1.000 millones de personas, casi una sexta parte de toda la población del planeta.

Esta fiebre por el fútbol hace que los derechos de transmisión sean uno de los componentes más importantes de los ingresos generados por la Copa. En términos de audiencia televisiva el Mundial es el acontecimiento más visto del planeta. Hasta el Mundial de Francia 98 los derechos de la Copa Mundo los tuvo la Fifa y los negociaba directamente con grupos locales. Pero los de la Copa Corea-Japon 2002 se los vendió al grupo Kirch Media —el gigante de medios alemán— por 900 millones de dólares. Los del Mundial de Alemania 2006 también se los vendió a Kirsh por 1.050 millones de dólares.

El grupo alemán le pagó a la Fifa por Corea-Japón más de ocho veces el precio de los derechos que ésta había recibido por Francia 98. Kirsh creyó que multiplicaría esa inversión al revenderlos región por región. Pero no fue así.

Por el momento sólo ha vendido 770 millones de dólares en derechos televisivos. DirecTV pagó 540 millones de dólares por la exclusividad de ambos eventos para Colombia, Argentina, Chile, México, Uruguay y Venezuela. Y Globo Visión se comprometió a desembolsar 108 millones de dólares por los derechos para Brasil.

Hoy Kirch está quebrada. Hace poco se declaró en bancarrota y cesó el pago de su deuda, que supera los 8.000 millones de dólares. Con ayuda de la Fifa llegó a un acuerdo para reestructurar el monto de sus obligaciones financieras, lo que garantiza, al menos, la transmisión de este Mundial.

El negocio de la Copa va mucho más allá de los derechos televisivos. El Mundial genera enormes beneficios para miles de personas, comenzando por los países anfitriones. El Mundial de 2002, que organizan conjuntamente Corea del Sur y Japón entre el 31 de mayo y el 30 de junio, podría mover alrededor de 2.720 millones de dólares según cálculos del instituto de investigación Dai-Ichi Life Research. El sólo transporte de los equipos, la seguridad y la organización suponen la mayor partida presupuestaria, con 1.700 millones de dólares. Los gastos de comida y alimentación ascenderán a 180 millones de dólares, los de hospedaje a unos 350 millones de dólares y los de transporte a 340 millones de dólares.

Así mismo, calcula que los extranjeros que visiten Japón podrían gastar alrededor de 250 millones de dólares. Entre otras cosas porque Tokio y Osaka, dos de las principales sedes a donde llegarían la mayoría de hinchas, figuran entre el ranking de las ciudades más caras del mundo, según el Worldwide Cost of Living Survey, de Economist Intelligence Unit. Este informe señala que un viaje del aeropuerto al centro de Tokio cuesta 230 dólares y una comida para dos personas en un restaurante promedio suma 185 dólares. Seúl, la capital de Corea, ocupa el quinto puesto de la clasificación que anualmente efectúa el semanario británico.

Además los aficionados extranjeros han encontrado que las boletas para los partidos son mucho más caras que en el Mundial de Francia de 1998. El acceso para presenciar la final, que se celebrará en Yokohama, ciudad lindante con Tokio, y cuyo estadio alberga 65.000 personas, alcanza un precio de 750 dólares, un 25 por ciento más de lo que costó la final en el Saint Denis de París entre Francia y Brasil.

En efecto, las proyecciones indican que si se suman todos los televidentes de todos los partidos de este Mundial se llega a la asombrosa cifra de 35.000 millones de espectadores. Teniendo en cuenta que la población del planeta alcanza los 6.000 millones de personas, esto supone que cada ‘terrícola’ verá, en promedio, seis partidos del torneo. Independiente de lo que pase con los equipos participantes, lo que queda claro es que el próximo Mundial dejará más de un ganador.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com