Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/23/1994 12:00:00 AM

EL REGRESO DEL PIBE

Con su actuación frente a Marruecos, los argentinos todavía creen que Diego Armando Maradona les puede salvar su actuación en el Mundial.

EL REGRESO DEL PIBE EL REGRESO DEL PIBE
"VOY A JUGAR CONtra Marruecos para ir probándome... No sé, un tiempo, 60 minutos... Lo voy a tomar con tranquilidad", había dicho la semana pasada Diego Armando Maradona. Y así lo hizo. Se colocó la camiseta número 10 del seleccionado argentino, pisó la cancha del estadio de Salta -una ciudad del noroeste de su país- y en menos de 20 minutos le puso un pase a Abel Balbo que terminó abriendo el marcador del partido. Luego hizo una que otra demostración de buen trato al balón y en el segundo tiempo todo el estadio coreó su nombre, después de que el mediocampista convirtiera el tiro penal que desempató el partido y que al final le dio el triunfo al equipo de Alfio Basile por 2 goles a 1.
La verdad es que Argentina mejoró con respecto a su anterior partido de preparación contra Brasil. Esta vez se vio a un equipo luchador, con ganas de ir al ataque y con la garra que caracterizó el fútbol gaucho en tiempos pasados. La explicación a este cambio radical en el estilo de juego de Argentina es una sola: la presencia de Maradona.
Y es que parece que por fin el volante sentó cabeza. Desde el domingo 10 de abril empezó a pensar en serio en su recuperación física y sicológica. Para esto viajó al centro del país, a la Pampa. Allá, lejos de las multitudes trabajó durante más de ocho días con su preparador físico, Fernando Signorini. Y aunque realizó prácticas estrictas para reducir su peso, el 20 de abril se le vio todavía muy pasado de kilos en el encuentro frente a Marruecos. Ese día fue muy poco lo que corrió, pero a cambio de esto les subió el ánimo a sus compañeros y a los aficionados, y por fin puso a creer a los suramericanos que todavía pueden realizar un buen papel en la Copa Mundo.
Sin embargo, el regreso de Maradona todavía no es un hecho. Falta esperar a que pasen los días para que él decida si juega o no el Mundial. Y si bien no se puede negar que ha sido uno de los mejores jugadores de la historia, todavía no es considerado realmente útil, futbolísticamente hablando, para el cuadro albiceleste.
Maradona es un arma de doble filo para Basile. Es más: el mismo ex jugador argentino de los mundiales del 78 y el 82, Oswaldo Ardiles, lo dijo en días anteriores: "Diego Armando puede ser la salvación, pero también una carga demasiado pesada que llevar". Y en esto Ardiles no se equivoca. Así como es viable que de la noche a la mañana Maradona retome su nivel de las últimas dos copas mundiales, es posible que entre en una grave crisis emocional y dañe por completo la concentración del equipo argentino.
Maradona puede ser la sorpresa de la Copa Mundo de Estados Unidos. Pero lo más probable es que esa sorpresa sea negativa, pues para él es muy importante la forma como lo trate el público. Y por todos los escándalos que ha protagonizado, no hay duda de que quizás en el único lugar en que lo quieren es en su propia tierra.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com