Home

Deportes

Artículo

Joao Félix y Antoine Griezmann se lamentan durante el partido en el Estadio Do Dragao
Joao Félix y Antoine Griezmann se lamentan durante el partido en el Estadio Do Dragao. - Foto: AP

deportes

Fracaso en el Atlético de Madrid: no sigue en Champions y ni siquiera va a Europa League

El equipo de Diego Simeone agudizó su crisis de visita en la casa del Porto.

El puesto de Diego Pablo Simeone al frente del Atlético de Madrid se pone en entredicho por primera vez esta temporada. La eliminación de la Champions League ya parecía suficiente castigo para los colchoneros, que al menos pensaban conformarse con el paso a la Europa League, donde irán otros gigantes como Barcelona o Juventus.

Para lograrlo, el Atlético debía ganar en su visita a Porto o al menos conseguir un resultado mejor al del Bayer Leverkusen ante Brujas. En caso de caer, vería gravemente perjudicadas sus opciones de continuar en Europa, poniendo en peligro la continuidad del DT, al venir de un fin de semana en el que cayeron ante el humilde Cádiz (3-2).

“Me jode más, sufro más por toda la gente que trabaja alrededor de toda esta búsqueda. El club, la gente que está con nosotros, los chicos, que más allá de poder haber hecho mejor las cosas, el lado del reclamo competitivo no tengo nada que reclamar”, dijo el estratega argentino en la previa del partido, respondiendo a los rumores sobre un posible divorcio del cuadro madrileño después de 11 años.

Atletico Madrid's head coach Diego Simeone gestures during a Champions League group B soccer match between FC Porto and Atletico Madrid at the Dragao stadium in Porto, Portugal, Tuesday, Nov. 1, 2022. (AP Photo/Luis Vieira)
Diego Simeone en el primer tiempo del Porto vs. Atlético de Madrid - Foto: AP

Pero la historia empezó peor de lo esperado. A los 5 minutos del primer tiempo, el iraní Mehdi Taremi clavó el primero y provocó los primeros lamentos en el equipo rojiblanco, que vestía de salmón por el parecido con el uniforme de su rival. Evanilson picó en profundidad y lanzó un remate cruzado que desfiló por el área y encontró en el camino a Taremi para solo empujarla.

Al 24′ vendría la segunda puñalada para los atléticos. Después de una galopada de Galeno por el costado izquierdo, Stephen Eustáquio llegó desde atrás con el arco de frente para definir de primera y sentenciar el segundo, mientras las cámaras de la transmisión oficial se quedaban con la imagen de Simeone en el banquillo visitante.

Ante ese panorama, al Atlético solo le quedaba aferrarse a un gol de Brujas que acabara con las ilusiones del Leverkusen. Los minutos pasaron y las posibilidades disminuían, siendo el enfrentamiento directo entre ambos el que marcaba la sentencia entre quién se quedaba en la Europa League y quién debía regresar a casa con las manos vacías.

Los españoles intentaron reaccionar a punta de amor propio, sin embargo, la motivación ya estaba por los suelos gracias a ese primer tiempo que se pareció a todo menos a la “final” que consideraban en la visita al Estadio Do Dragao. Un autogol de Marcano alcanzó a ilusionar a los hinchas colchoneros en el tiempo de descuento, pero ya era demasiado tarde.

El resultado final fue un 2-1 que, además de eliminar al Atlético de competiciones europeas, también le asegura al Porto su primer lugar en el grupo B y, por lo tanto, un rival de menos calibre si el sorteo lo beneficia. Sergio Conceicao, entrenador de los portugueses, ha sido el gran objetivo de los aplausos al revertir la situación de un equipo que alcanzó a sufrir por las ventas de Jesús Corona y Luis Díaz, dos de sus baluartes en temporadas anteriores.

Brujas de Bélgica será el que los acompañe en la fase de octavos de final, a disputarse luego del parón por el Mundial de Qatar 2022. Bayer Leverkusen, por su parte, empató e irá a la ronda eliminatoria de la Europa League frente a uno de los equipos que terminen en segundo lugar de la fase de grupos en ese torneo.

Mientras tanto, el Atlético regresará a España con las manos vacías y una crisis deportiva que dirige hacia la destitución de Diego Simeone, uno de los técnicos más caros del planeta, al que ya le quedan muy pocos créditos para mantenerse en el puesto por mucho tiempo. La decisión pasa a manos de los dirigentes con la presión de los hinchas, que se ha hecho más intensa tras los últimos resultados.