Tendencias

Home

Deportes

Artículo

Kevin Mina es el delantero que prometió cortarse una parte de su cuerpo si el Real Santa Cruz desciende. Foto: Captura de Pantalla Twitter Agustín Suárez.
Kevin Mina es el delantero que prometió cortarse una parte de su cuerpo si el Real Santa Cruz desciende. Foto: Captura de Pantalla Twitter Agustín Suárez. - Foto: Foto: Captura de Pantalla Twitter Agustín Suárez.

deportes

Futbolista en Bolivia apostó que se cortaría una importante parte de su cuerpo en caso de que su equipo se vaya a la B

Un futbolista de nacionalidad ecuatoriana hizo una apuesta que muy pocos hombres se animarían a hacer.

Una insólita apuesta se dio en las últimas horas en el fútbol de Bolivia y se ha convertido rápidamente en viral, ya que un jugador, en su desespero porque su equipo no descienda, apostó ante los periodistas cortarse el pene si no logran salvar la categoría y tienen que jugar la próxima temporada en segunda división. Algo más que curioso, ya que no es normal que los futbolistas pongan en riesgo su propia integridad a cambio de un resultado deportivo.

El protagonista de esta inusual promesa fue el jugador ecuatoriano Kevin Mina, el cual es delantero del Real Santa Cruz de la liga boliviana, que con su arriesgada apuesta demostró la confianza en el equipo y en sus compañeros ante los periodistas, asegurando que el club continuará en primera división la próxima temporada.

El pasado viernes el Real Santa Cruz empató jugando como local ante el Tomayapo, el gol del equipo local lo hizo justamente el jugador en cuestión, por lo que en la rueda de prensa le preguntaron si temía por el descenso, ya que con este resultado su equipo se quedaba en la penúltima posición del campeonato boliviano. El ecuatoriano respondió: “Si yo desciendo me corto el miembro”.

Y aunque la respuesta fue una exageración para explicar que Mina de ninguna manera considera el descenso como una opción para el Real Santa Cruz, las palabras del ecuatoriano generaron risas entre los periodistas que lo entrevistaban, además de volverse motivo de burlas primero en Bolivia y luego internacionalmente gracias a las redes sociales.

Luego de 19 fechas, Santa Cruz es penúltimo en la tabla de posiciones, por lo que no descendería de manera directa. En Bolivia el descenso se decide directamente por los puntos ganados al final de la temporada que tiene un total de 46 fechas. El equipo que termine en último lugar desciende directamente a la B, mientras que el equipo que quede penúltimo disputará una promoción para definir su permanencia ante el subcampeón de la segunda división. En este momento Universitario de Vinto ocupa el último lugar a solo dos puntos del equipo del futbolista que hizo la “incómoda” apuesta.

Al menos 32 niños fallecieron en la tragedia en estadio de Indonesia

Al menos 32 niños figuran entre las 125 personas que murieron el fin de semana en Indonesia en una de las peores catástrofes de la historia del fútbol, cuando las fuerzas de seguridad dispararon gas lacrimógeno en un estadio repleto y se desató una estampida, según las autoridades.

Según los últimos datos que hemos recibido, de las 125 personas que murieron en el accidente, 32 eran niños, siendo el más joven un niño de tres o cuatro años”, declaró a la AFP Nahar, un funcionario del Ministerio del Empoderamiento de la Mujer y la Protección de la Infancia.

El presidente indonesio, Joko Widodo, ordenó indemnizar a los familiares de las víctimas. “Como señal de condolencia, el presidente donará 50 millones de rupias [3.200 dólares] por cada víctima fallecida”, dijo el ministro jefe de Seguridad, Mahfud MD, en una rueda de prensa, añadiendo que el dinero se entregaría en uno o dos días.

La tragedia, que dejó también 323 heridos, ocurrió la noche del sábado en la ciudad de Malang luego de que fanáticos del equipo local, Arema FC, invadieron la cancha del estadio Kanjuruhan, tras perder 3-2 ante sus archirrivales, Persebaya Surabaya.

La policía respondió con el lanzamiento de gas lacrimógeno a las graderías abarrotadas, llevando a los espectadores a correr en masa a los pequeños portones donde quedaron aplastados o asfixiados, según testigos.

La policía calificó el incidente como un “motín” en el que dos agentes murieron, pero los sobrevivientes los acusan de exagerar en su respuesta y de provocar la muerte de numerosos espectadores. El lunes, la indignación contra el cuerpo armado iba en aumento.

El portavoz de la policía nacional, Dedi Prasetyo, señaló que los investigadores estaban analizando las imágenes de las cámaras de seguridad del estadio para identificar a los “sospechosos que llevaron a cabo destrucciones”.