Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2001 12:00:00 AM

Guerra de estrellas

La disputa del título de la NBA entre los Lakers y los Sixers tiene un ingrediente adicional: la lucha entre Allen Iverson, Kobe Bryant y Shaquille O`Neal, las grandes figuras de la temporada.

Guerra de estrellas, Sección Deportes, edición 997, Jul  9 2001 Guerra de estrellas
Antes de que comenzaran los play off de la NBA la suerte de los Lakers de Los Angeles no era tan clara pues su campaña irregular no permitía presagiar que el equipo dirigido por Phil Jackson pudiera repetir el título. Los altibajos del campeón de la temporada pasada se debieron, en gran parte, a las disputas entre Kobe Bryant y Shaquille O’Neal, sus dos grandes figuras.

Sin embargo, en un gesto de madurez y después de una intervención de Jackson, los dos astros se pusieron de acuerdo para centrarse en un objetivo común: llevar de nuevo a los Lakers a la gran final. Y lo consiguieron rotundamente tras llegar invictos a la última instancia que desde el miércoles pasado disputan con los Sixers de Filadelfia, los campeones de la conferencia este. La magia de Bryant y O’Neal sirvió para que los Lakers se impusieran en la primera ronda 3-0 ante los Portland Trail Blazers. En semifinales derrotaron sin compasión, 4-0, a los Kings de Sacramento, y finalmente, por el mismo marcador, eliminaron a los Spurs de San Antonio, que en la temporada regular habían tenido un desempeño muy superior al de los Lakers.

Con 11 victorias consecutivas llegaron los Lakers a enfrentar a los Sixers en una campaña que no repetían en los play off desde 1989, aunque en ese año fueron derrotados en la final por los Pistons de Detroit. Pero mientras que en la conferencia oeste todo estaba claro en la este los Sixers, sin ser nunca favoritos, se erigieron como la gran sorpresa de la mano del mejor jugador de la temporada: Allen Iverson.

Su rendimiento y su facilidad para desenvolverse en la cancha parece ser lo de menos. Lo que más admira su entrenador, Larry Brown, es su capacidad de liderazgo cuando el equipo más lo necesita. Así sucedió en los partidos finales de la conferencia cuando la serie con los Bucks de Milwaukee se encontraba 3-3. Iverson, a pesar de estar lesionado, insistió en alinear como titular y convirtió 44 puntos de los 108 con los que su equipo consiguió el paso a la final después de 18 años de ausencia en esa instancia.

Durante toda la temporada su promedio de puntos por partido, antes de darse inicio a la serie contra los Lakers, era de 31,4, mientras que el de O’Neal era de 28,7 y el de Bryant de 28,5. El temperamento de Iverson, quien nació hace 26 años en Hampton, Virginia, ha sido su principal enemigo. Sus detractores siempre sacan a relucir su corta estadía en prisión por agredir a un grupo de jóvenes cuando estudiaba en la Universidad de Georgetown.

Su rebeldía, que tuvo su punto máximo la temporada pasada, llevó a pensar a los directivos de los Sixers en desvincularlo del equipo. Su relación con Brown era tan desastrosa que sólo por intermedio de Pat Croce, propietario de los Sixers, se determinó darle una última oportunidad, no sin antes sancionarlo, multarlo y reconvenirlo por sus actos de indisciplina.

Y sin duda la aprovechó como debía. Sus diferencias con Brown son cosa del pasado. “El me hizo más fuerte como persona y como jugador de basquetbol. Es el mejor técnico de la Liga y del mundo y estoy contento de jugar para él”, comentó Iverson a la cadena de televisión Espn luego de la clasificación a la gran final.

En medio de la ausencia de grandes figuras en los 29 quintetos que participan en la NBA, Iverson se ha convertido en la más carismática no sólo por su capacidad individual sino también porque los Sixers nunca han lucido tan poderosos como los Lakers y aún así están donde están. Pero Iverson no es la única carta que Brown tiene para contrarrestar el poderío de los Lakers. Dikembe Mutombo ha sido considerado el mejor defensa de la Liga y O’Neal y Bryant tendrán que luchar más de la cuenta para superarlo.

Duelo de titanes

El enfrentamiento entre las dos figuras de los Lakers y el ídolo de los Sixers es, sin duda, una de las principales atracciones de esta gran final de la NBA que se disputa desde el miércoles pasado y que dará el título al equipo que primero gane cuatro juegos.

Pero dentro del mismo seno de los Lakers se ha generado la inquietud sobre quién es el verdadero astro del quinteto. O’Neal y Bryant llevaron a su equipo al título en la temporada pasada, cuando juegan en conjunto parecen insuperables, pero a la hora de balances individuales Bryant parece ser más completo. Si bien O’Neal siempre será un dolor de cabeza para los rivales su aporte en defensa es nulo, cosa que no sucede con Bryant, quien ha demostrado una gran efectividad tanto en ataque como en labores defensivas.

No obstante los seguidores de los Sixers no parecen atemorizarse con el dúo de Los Angeles. Iverson está brillando con más fuerza. No será una pelea fácil pero todos los fanáticos del buen basquetbol confían en que los Lakers no enfrentarán esta vez un adversario que se desplome como los Spurs y que la serie se extenderá al máximo de siete juegos. Si Iverson mantiene su nivel, así será.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com