Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/20/1990 12:00:00 AM

"La esencia del fútbol no admite cambios"

"La esencia del fútbol no admite cambios" "La esencia del fútbol no admite cambios"
Para la mayoría, sigue siendo todo un héroe. Fue el hombre que después de 30 años llevó a Colombia a una Copa Mundo. Ahora está buscando nuevos horizontes y es posible que vaya a trabajar con el Valladolid, de España. SEMANA habló con él sobre sus planes, sobre las experiencias que le dejó Italia-90. También opinó sobre las críticas que surgieron por los esquemas defensivos que caracterizaron la pasada Copa Mundo y de los cambios que ha propuesta la FIFA.
SEMANA. ¿Su retiro de la Selección Colombia implica el fin del proceso que se inició en la Copa América de 1987?
FRANCISCO MATURANA. Ese proceso terminaba en el Mundial. El objetivo era Italia-90. Hicimos lo que pudimos. Pero el fútbol sigue porque no muere. Queda un panorama claro.
S. ¿Piensa regresar a la Selección y porqué?
F.M. No lo sé. Ha sido una experiencia maravillosa, enriquecedora. Se trabajó con un grupo humano de primera. Pero yo vivo del presente y mi presente no creo que esté en la selección.
S. ¿Cuál fue su mayor pecado en el Mundial?
F.M. No encuentro ningún pecado. Yo estoy tranquilo con mi trabajo. Eso de encontrar errores o pecados les toca a los críticos. Se trabajó a conciencia y se alcanzaron las metas propuestas.
S. Al finalizar Italia-90, la crítica ha hablado de un fútbol ultraconservador a nivel general, que fue contra el espectáculo y que para muchos puede llevar a la muerte del fútbol. ¿Se siente usted responsable en algo de eso con su esquema, en el que había muchos volantes y pocos delanteros?
F.M Yo no comparto eso. El fútbol como ceremonia, como espectáculo, no va a morir. Lo que pasa es que se acabaron las distancias. Ya no se dan esas goleadas de 10-1 que había antes. Ahora las tácticas se contraponen en el campo y se dirimen por la capacidad individual.
S. En caso de no contar con Higuita, ¿impondría usted el mismo esquema de defensa en línea en el Valladolid?
F.M. Es muy difícil decirlo así. El fútbol no es mecánico, es movimiento. Yo no puedo llegar a hacer a priori lo que yo quiera. Hay que ver la plantilla con que cuenta el equipo para luego entrar a analizar las posibilidades aunque, de todas formas, cada técnico tiene sus propios conceptos y debe aplicarlos de acuerdo con el material humano con que cuente en un determinado momento.
S. Desde el comienzo de Italia-90 se ha venido hablando de algunos cambios en las leyes de juego, como la elirninación del fuera de lugar, el saque de banda con el pie y los cuatro tiempos. De todos esos planteamientos, ¿cuáles cree usted que se deben implantar?
F.M. Yo entiendo que cualquier cambio que se le haga no va. Como ceremonia, el fútbol admite poquitos cambios. Como espectáculo, se le pueden introducir los saques de banda con el pie o los cuatro tiempos. Pero la esencia del fútbol no admite cambios.
S. Regresando a la actuación de Colombia en el Mundial, todo el mundo piensa que había argumentos suficientes para superar la segunda ronda ¿Qué fue lo que pasó?
F.M. Eso no lo piensa todo el mundo. Lo que pasa es que en Colombia nos desubicamos fácilmente y eso ocurre no sólo con el fútbol. Si usted recuerda, hace cuatro a cinco años no éramos nada a nivel internacional. Entonces, no se podía pretender que con tres años de trabajo se llegara a la final. En otros países, hay acuerdo en que se realizó una buena campaña. Se trata de conceptos emitidos en Europa y en otros países de Suramérica, desprovistos de toda pasión, que afirman que Colombia llegó adonde tenía que llegar. Aquí no se valora de donde se viene. En otros lados hay reconocimientos para nuestra actuación y se afirma que fuímos el único equipo fiel a las raíces del fútbol suramericano
S. ¿Cómo ve el futuro del fútbol colombiano?
F.M. El futuro es brillante. Ya hay una base. Hay jugadores que eran buenos y que ahora son mejores gracias a la experiencia. Además, después del mundial se va a tener más competición a nivel internacional como consecuencia del nivel que se mostró. En general, hay un buen panorama.
S. ¿A quién recomendaría como reemplazo suyo en la selección?
F.M. A Hernán Darío Gómez. Es lo más correcto y es lo que se hace en otras partes del mundo. Por ejemplo, ahora se va Beckenbauer de la selección alemana y queda como técnico el que era su asistente. Si perdimos 28 años para llegar a un Mundial, no podemos perder más tiempo ahora. No se puede perder el impulso que se ganó en los años recientes. Ahora sabemos a qué jugamos y lo hacemos bien. Nadie nos pasó por encima. Además, se ganó una identidad que no se debe dejar perder.
S.La próxima Copa Mundo se celebrará en Estado Unidos, un país sin tradición futbolera, donde este deporte es exótico, por decir lo menos. ¿Qué se podría hacer para que el Mundial del 94 no sea un fracaso?
F.M. Es muy difícil. Es un pregunta que no tiene una respuesta clara. El fútbol no se concibe sin público y es muy difícil organizar un mundial en un país sin vena sin corazón futbolero. De todas maneras, no sé si el gran número de inmigrantes que viven en Estados Unidos y que proceden de países con tradición futbolística puedan dar ese calor humano que rodea al fútbol. Tampoco sé si en cuatro años se pueda implantar esa condición en los norteamericanos. Esto último lo veo difícil, pero habrá que esperar lo que pase.
S. Finalmente, en el caso hipotético de que usted pudiera regresar en el tiempo con la experiencia adquirida y volver a encarar el reto de Italia-90, ¿haría algún cambio en la alineación que presentó hace un mes?
F.M. Eso depende, porque el fútbol evoluciona continuamente y las cosas no se dan por capricho de Maturana. Lo que hicimos en Italia-90 nos dio resultado y, si se mantienen las condiciones, haría lo mismo: jugar bien y hacer disfrutar a la gente. No tuvimos problemas ofensivos, marcamos cuatro goles. El problema fue defensivo, nos marcaron cuatro goles en cuatro partidos. Por eso no se puede decir que Colombia fue un equipo defensivo. Cuando se juega como lo hicimos no se está pensando en defender y en destruír, se está pensando en crear y en atacar. Lo que pasa es que algunos periodistas de radio y de prensa crearon un ambiente fastidioso porque no se hizo lo que ellos querían, porque no se metieron cuatro o cinco delanteros. Y la gente que no sabe mucho de fútbol se dejó impresionar por esas personas y cayó en ese ambiente enrarecido. Pero no se dieron cuenta de que en el fútbol no se pueden hacer las cosas por capricho.

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1886

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.