deportes

María Sharapova publicó su número de teléfono personal, aburrida del aislamiento

Gracias al aislamiento causado por el covid-19, la tenista decidió sorprender a sus seguidores para sentirse más acompañada.


La reconocida exjugadora de tenis María Sharapova hizo público su retiro en febrero de este año, luego de pasar por una serie de lesiones que disminuyeron su ritmo ganador en este deporte, quedando con un total de 645 victorias en los años que duró practicando este deporte.

Con el creciente número de casos positivos de coronavirus en Estados Unidos, país donde ella reside, la rusa decidió tomar las precauciones y aislarse de manera preventiva, como lo están haciendo muchos deportistas en todo el mundo, no sin antes dar una sorpresa para sus fanáticos.

Más allá del confinamiento, y para mantener contacto con sus seguidores, la deportista quiso seguir en conexión con sus seguidores publicando a través de redes sociales un número de teléfono donde podrán escribirle mensajes e incluso recomendarle alguna receta. "No solo recibí un número 310, sino que lo estoy compartiendo contigo: ¡Envíame un mensaje de texto! 310-564-7981. De verdad. Dígame cómo le va, hágame preguntas o simplemente diga ‘hola‘. Cualquier buena receta también es bienvenida", publicó en su cuenta de Instagram y Twitter.

En un video publicado aseguró que había intentado conectar con algunos de sus seguidores a través de videoconferencias de preguntas y respuestas, y quiere hacerlo de nuevo debido al distanciamiento que se está teniendo a causa del virus.

“Por eso quiero que me escriban qué piensan y esta es mi idea: quiero que me escriban un mensaje con lo que ustedes piensan porque tengo un número que se los voy a dejar en la pantalla, donde ustedes podrán enviar un mensaje”, agregó la exatleta en su publicación.

Para quienes quieran escribirle, el número lleva el prefijo del estado de California, uno de los lugares donde la extenista tiene residencia en Estados Unidos. El otro es Nueva York. “Ese mensaje llegará directo a mi teléfono. Así que escríbanme y esperen la respuesta. ¡Por favor, háganlo!”, fueron sus últimas palabras.