luto

Murió Gabriel Ochoa Uribe, el técnico más ganador del fútbol colombiano

El médico y entrenador de Millonarios, Santa Fe y América falleció a los 90 años. Aquí parte del legado que dejó en el balompié nacional.


El fútbol colombiano está dolido. Este sábado, y después de pasar varios días hospitalizado por problemas de salud, falleció en su casa Gabriel Ochoa Uribe, ídolo de América de Cali y varios conjuntos del deporte. Tenía 90 años.

Javier Fernández Franco, el cantante del gol, fue uno de los primeros en confirmar la noticia de la muerte. 

El pasado 19 de junio se supo que Ochoa fue hospitalizado en la ciudad de Cali, pero no se pensó que las dolencias que tenía eran tan graves como para que este sábado el mundo del fútbol llore su partida. Con 14 títulos, acuñando seis con Millonarios, uno con Santa Fe y siete con los diablos rojos del América, el médico con alma de director técnico pasó a la historia.

De jugador, Ochoíta, como era conocido, debutó en el arco de América de Cali en 1948 y tres años después el equipo de los comandos azules se fijó en su talento. Con Millonarios obtuvo cuatro títulos en 1949, 1951, 1952 y 1953, acompañando lo que se llamó la era dorada del club capitalino. Incluso, tuvo el honor de reemplazar a Alfredo Di Stefano durante un partido en el que el argentino se enfermó contra el Atlético Bucaramanga. El oriundo de Sopetrán, Antioquia, dejó los guantes para asumir la posición de delantero y marcar el primer gol de un arquero en el campo de juego.

Criticado por muchos y amado por miles más, el jugador también le hizo espacio a la medicina durante su estancia en Brasil, tras jugar para el América de Río de Janeiro. Amaba el fútbol, pero sacó espacio para montar un consultorio en Bogotá que después manejó su hijo Gabriel, cuando él se mudó definitivamente a Cali. 

En 1958 se retiró de la cancha, para dirigir desde el banquillo a Millonarios donde tuvo la dicha de consagrarle campeón entre 1959 y 1963, además de llevar al equipo a su primera semifinal de Copa Libertadores. Posterior a eso, pasó una temporada por Santa Fe de cuatro años, hasta que los leones rojos cayeron a pique y volvió de nuevo a la dirección de Millonarios para darle la anhelada estrella décima de su palmarés.

Después de un receso en su carrera, finalmente llegó a América de Cali en 1979 en donde obtuvo dos estrellas en los primeros cuatro, de los doce años de dirección que hizo. Bajo su disciplina el equipo caleño construyó la trayectoria que hoy, cuarenta años después, el club quiere revivir. Ochoa se ganó el reconocimiento de ser el técnico con más títulos ganados con el mismo equipo, cinco de los cuales fueron consecutivos.

Los récords y distinciones que ganó son de otro mundo y por eso todo aquel que lo conoció se conmueve con el legado que aportó al balompié colombiano.