Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/14/1998 12:00:00 AM

A PEDIR DE BOCA

Con los mismos jugadores con los que su antecesor fracasó, Carlos Bianchi acaricia el título con el Boca .

A PEDIR DE BOCA A PEDIR DE BOCA
Nadie en Casa Amarilla, sitio de entrenamiento de Boca Juniors, pronuncia la palabra campeón. Pero a sólo cuatro fechas del final del torneo apertura del fútbol argentino en el fondo todos se sienten campeones.En las calles los hinchas del club ya gritan "Campeón... Boca... campeón". Y el equipo del uniforme azul y oro se ha convertido en uno de los temas más importantes del país y hasta el presidente Carlos Menem _reconocido hincha de River Plate_ no ha podido evitar las palabras de elogio para los archirrivales de su equipo. La campaña del club ha desatado una verdadera 'bocamanía'. Se han vendido más 300.000 camisetas del club en los últimos seis meses, se incrementó en más de 10 por ciento el número de socios, se cotizaron los jugadores en las bolsas de fútbol europeo, los bares se llenan cuando juega Boca. En fin, se está viviendo una verdadera fiebre boquense en Argentina. Pero este fenómeno no está ocurriendo sólo en la tierra de Carlos Gardel. En Colombia, guardadas las proporciones, la situación no es muy diferente. Gracias a la presencia y buen desempeño de Oscar Córdoba, Jorge Bermúdez y Mauricio 'Chicho' Serna en el país se ha vuelto inevitable que en cualquier conversación futbolística salga a relucir el tema de Boca. En los resúmenes deportivos de los noticieros son infaltables los goles del equipo y las páginas deportivas de los diarios nacionales reservan siempre un espacio para comentar los resultados y pormenores del conjunto más popular de Argentina y uno de los más reconocidos del continente. Y aunque para muchos el Boca que está ad portas del título de 1998 _el último fue en 1992_ no es un plantel de juego vistoso y bonito sí está claro que es un equipo sólido, invicto y goleador. Con su esquema 4-3-1-2 no necesita más. El mismo técnico Carlos Bianchi lo dijo tras derrotar la semana anterior a San Lorenzo de Almagro: "Yo sigo sosteniendo que todavía nos falta superar cinco finales. Nadie nos ha regalado nada y si estamos en el lugar en el que estamos es por méritos propios". Conscientes de esto, pocos se atreven a cuestionar a Boca.A pesar de que la vuelta olímpica es cuestión de días nadie quiere tocar el tema del campeonato. Existe una razón para que así sea. Boca tiene un ingrato capítulo en su historia del que formó parte Diego Armando Maradona en uno de sus tantos regresos al fútbol. En 1995 la situación del equipo era la misma en la que se encontraba la semana pasada. Encabezaba la tabla de posiciones con seis puntos de diferencia sobre el segundo y le quedaban cinco fechas por disputar. Sin embargo en ese entonces ocurrió lo increíble. Empataron tres partidos, perdieron dos y el título quedó en manos de Vélez. Después de esa amarga lección es comprensible el porqué ninguno de los miembros del club quiere cantar el título antes de tiempo. Cuestión de tecnicoAunque a algunos no les importe, o simplemente no entiendan mucho de tácticas, estilos o estrategias, lo cierto del caso es que es indudable que este Boca está para campeón. El gran responsable de que esto sea así tiene nombre propio: el técnico Carlos Bianchi. Algo que queda en evidencia si se tiene en cuenta que, con los mismos hombres que tuvo la temporada pasada el ex director técnico Héctor 'El Bambino' Vieira, Bianchi tiene al club a las puertas del título. 'El Bambino' tenía a Guillermo Barros Schelotto y a Martín Palermo pero prefería utilizar a Claudio Paul Caniggia, Diego Latorre y Maradona. Samuel ni siquiera era tenido en cuenta en las concentraciones y Riquelme estaba relegado a un segundo plano. Córdoba estaba, también, en la banca. Ahora estos tres son fundamentales dentro del esquema. Si algo ha dejado en claro Bianchi es que su equipo juega distinto al de sus antecesores y, sobre todo, que tener un equipo ganador es, esencialmente, cuestión De técnico. Algo que la historia ya ha demostrado. Basta recordar que Francisco Maturana casi lleva al descenso al Atlético de Madrid y una temporada después Radomir Antic sacó campeón a ese equipo con la misma nómina. Una de las grandes virtudes de Bianchi fue la de lograr adaptar un sistema de juego con las cualidades de los hombres que tenía y no obligar a sus futbolistas a jugar amarrados al sistema. Algo que muchos entrenadores, incluido Maturana, no hacen. Gracias a esto Boca es un club con identidad, siempre sabe a qué juega, no se desordena futbolísticamente y tampoco se desequilibra emocionalmente. Es un plantel con un bajo perfil, el mismo que les ha transmitido su técnico. El ex técnico del club Carlos Salvador Bilardo afirma que él fue quien inició la reestructuración de Boca, Vieira el que armó la base y Bianchi el que le ha dado la solidez y espíritu ganador. Pero no todos comparten la opinión del veterano entrenador."El mérito de formar este equipo es de Bianchi porque Vieira tuvo esos mismos jugadores pero eligió otros", dijo a SEMANA Leonardo Inzúa, periodista del diario La Nación de Argentina. "Con Vieira era más fervor, Boca ganaba con fuerza, con los pelotazos, con más garra que fútbol. Pero si bien el de Bianchi no practica un fútbol muy vistoso, el plantel se destaca por su regularidad, consistencia y solidez en la defensa. Al cuadro se le puede reprochar la belleza pero es imposible desconocer que juega bien", concluye.Sin lugar a dudas la campaña de Boca tiene un tinte colombiano y no pocos reconocen que Córdoba, Bermúdez y Serna han sido la columna vertebral de la exitosa temporada. Aunque al comienzo el arquero caleño fue muy criticado, la semana pasada tenía un impresionante registro de 499 minutos con su valla invicta, seguido de lejos por quien es considerado como el mejor arquero del mundo, el polémico José Luis Chilavert, con 357 minutos. Serna, por su parte, ha respondido a las exigencias del club gracias a la combatividad y entrega en cada partido. Y Bermúdez, 'El Patrón', como lo han bautizado en Argentina, le dio solidez y tranquilidad a la defensa, uno de los dolores de cabeza del equipo en otras épocas.Han sido muchos los factores y los hombres que han influido en esta campaña (ver recuadros). Pero por ahora sólo queda esperar unos pocos días para saber si el sueño de Córdoba, Bermúdez y Serna de quedar campeones tiene el final feliz que todos auguran. nBoca no juega bonito pero es consistente, sólido y efectivoDe 'canillita' a campeónCarlos Bianchi se subía a los buses a vender los periódicos que su papá le daba cada mañana. Fue 'canillita', como le dicen los argentinos a los niños voceadores. Hoy, a los 49 años de edad, maneja el club más popular de toda Argentina, el Boca Juniors. Es un técnico práctico que no se complica y, ante todo, busca que su equipo juegue de la manera más simple pero efectiva posible. Su premisa básica siempre ha sido la de darle a sus futbolistas absoluta libertad en la cancha, pero respetando su esquema táctico. Dirigió el Roma de Italia en 1993 y después de incorporó a Vélez Sarfield, que de su mano se coronó campeón en la temporada 95. Fue contratado por Boca para el torneo apertura a partir de julio pasado. Aunque no tenía historia dentro del club, razón por la cual su llegada desató más de una polémica, poco a poco fue estableciendo una relación con los miembros del equipo y se ganó a la fanaticada del club, una de las más difíciles y exigentes del fútbol argentino. Habla poco y trata siempre de mantener un bajo perfil, algo que le ha inculcado a sus dirigidos porque es un convencido de que la humildad es el comienzo de la grandeza. El loco de los golesCon tan sólo 25 años Martín Palermo, 'El Loco', como lo llaman en Argentina, el de extraños cortes de pelo, es el encargado de hacer estremecer las defensas rivales. En agosto de 1997 Boca adquirió su pase a Estudiantes de la Plata por 4,5 millones de dólares, una cifra que muchos consideraron exagerada en su momento. El miércoles de la semana pasada, sin embargo, cuando se iniciaron las conversaciones para ser transferido al club italiano Lazio, su pase fue tasado en 25 millones de dólares. De concretarse la negociación sería la más alta en la historia del balompié gaucho. Aunque nunca ha jugado en la selección argentina, Palermo es un gran cabeceador con un estupendo olfato goleador. Su promedio es de 1,07 goles por partido. Con Boca lleva 46 encuentros disputados, en los cuales ha anotado en 35 oportunidades. Es uno de los artífices indiscutibles de la actual campaña. No obstante hay quienes afirman que le faltan más técnica, velocidad y definición, pero todos coinciden en que su mejor arma es la perseverancia y nadie duda en reconocer que sus goles han sido los pilares para conseguir el campeonato.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com