Tendencias

Home

Deportes

Artículo

El volante colombiano salió lesionado en el juego del fin de semana con Boca.
El colombiano, con un ojo morado, celebró como pirata. A algunos no les gustó. - Foto: SOPA Images/LightRocket via Gett

deportes

Polémica por celebración de Juan Fernando Quintero: piensan que dedicó el gol a Belgrano, que mandó a River a la ‘B’

El equipo de la banda cruzada quedó eliminado de la Copa Argentina en manos del Patronato. Algunos periodistas cuestionaron al ‘10′ por su festejo como pirata.

Juan Fernando Quintero no solo es hábil con sus piernas. La tarde de este 28 de septiembre quedó en evidencia su mirada de halcón. No cualquiera hace lo que él: anotar un gol olímpico con uno de sus ojos morado, inflamado, con el párpado ligeramente caído.

El golazo, sin embargo, no fue lo único que dio de qué hablar en el partido de River Plate contra Patronato por la Copa de Argentina. También lo fue la eliminación del millonario 3-4 desde la ronda de penales, luego de un empate a dos goles durante los 90 minutos, y la celebración del ‘10′ que no está siendo tenido en cuenta tanto como quisiera por el DT Marcelo Gallardo.

La anotación que se ha hecho viral con rapidez en redes sociales y le da la vuelta a mundo, no fue cuestión del azar o buena pegada de Quintero, se trató de múltiples ensayos durante el transcurso del juego y que finalmente terminó con el extraordinario tanto en la segunda parte, justo cuando su onceno más necesitaba de su magia para salvar el resultado.

Luego de frotar la lámpara en el minuto 52, cuando su equipo estaba cayendo 2-1 en el compromiso, con un tanto que podría estar postulado a los premios Puskás, celebró cubriéndose el ojo herido. Lo hizo, seguramente, con la intención de posar para la foto, aunque se prestó para otro tipo de interpretación.

El gesto, como de pirata, fue tomado por algunos usuarios de redes sociales como si le estuviera dedicando la anotación a Belgrano, que recién ascendió a la primera división del balompié argentino.

A Belgrano, que se consagró campeón de la Primera Nacional el pasado 25 de septiembre, le dicen El Pirata, y, Juanfer, sin saberlo, pudo llegarle a rendir honor. Así lo planteó el periodista deportivo Pablo Carrozza en su cuenta en Twitter: “Juanfer Quintero marca el empate ante Patronato y se hace el parche en el ojo, justo en la semana en la que Belgrano ascendió a Primera. No sé cuánto puede conocer sobre el pasado de River, pero debería saber que la historia de su cuadro no arrancó en Madrid”.

El comentario de Carrozza, de que la historia de River Plate no arrancó en Madrid, tiene que ver, en cierta medida, con el título de la Copa Libertadores 2018 que obtuvo en el Estadio Santiago Bernabéu, donde se disputó debido a la falta de garantías en materia de seguridad en tierras gauchas. En ese entonces, el ‘10′ anotó el segundo gol contra el xeneize y se robó los elogios tanto de la afición como de la prensa deportiva. De su zurda nadie duda.

También tiene que ver con que el 26 de junio de 2011, el club de Núñez perdió por primera en su historia la categoría, lo hizo, justamente tras perder con Belgrano 2-0 en el estadio Alberto Vespucio Liberti de Córdoba. De hecho, producto a la bronca de la afición en ese entonces, el compromiso no se pudo terminar.

Debido a la celebración incluso hubo quienes contemplaron la posibilidad de que en enero de 2021 Juanfer arribe a Belgrano. Valga recordar que el club, también conocido como El Celeste.

La llegada de El Pirata a la primera división de Argentina fue celebrada por su eterno rival, Talleres de Córdoba, que en su cuenta en Twitter publicó: Bienvenido Belgrano a Primera División, celebrando el crecimiento de Córdoba, que recupera uno de los clásicos con más historia del fútbol argentino”.

El otro cafetero que jugó ante Patronato fue Miguel Ángel Borja: entró al minuto 61 como recambio en la zona delantera de Lucas Beltrán. Apenas con 30 minutos para rematar el juego, se hizo con las acciones ofensivas de su club en el remate del duelo, pero la claridad de los creativos del equipo jamás llegó a buen puerto y dejó un empate a dos tantos que definió el paso a las semifinales a través del cobro desde el punto penal.