Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/7/2006 12:00:00 AM

¿Que dirán en la FIFA?

¿Que dirán en la FIFA? ¿Que dirán en la FIFA?
Ya todos sabemos que eso del sorteo para la conformación de los grupos en el Mundial, no pasa de ser una de las tantas mentiras, con las que se “engaña” a la afición del fútbol.

Sorteo en la pura extensión de la palabra no lo hay y la siembra de los equipos tradicionales procura tenderles un recorrido de largo aliento. En el caso de Alemania 2006, la FIFA organizó el cuadro de enfrentamientos, de tal forma que el anfitrión Alemania solo se encontraría con el favorito y vigente campeón Brasil, el 9 de julio en Berlín. Sin embargo a la FIFA se le atravesaron varios duendes y sobre todo, olvidó que en el fútbol, a pesar de dirigentes y árbitros, jugadores como “Zizu”, Vieira, Henry, Ribery, Makelele, Bufón, Cannavaro, Zambrota, Pirlo, Tutti, Del Pieero marcan una diferencia.

¿Con quien no contó la FIFA?

En primer lugar con un técnico inferior a la calidad de jugadores que tenía. Ya Parreira nos había regalado en USA 94, la peor final jamás vista, un cero a cero, definiendo el campeón por primera y ojalá única vez por tiros desde el punto penal. En Alemania, Brasil jugó cinco partidos, el único que se recordará de este mundial, es el jugado ante Francia, y todo por la lección de Zidane.

Nunca supo Parreira cómo sacar provecho de Ronaldinho, se enredó con Ronaldo y Adriano y sacrificó a Robinho y Cicinho. La ironía del fútbol en este caso fue que a Brasil le sobró calidad en la cancha pero le faltó director técnico.

En segundo lugar, Zidane a esta hora le puede decir a la FIFA: “no contaban con mi astucia”. Luego de la cátedra de fútbol regalada por el francés, quedó en evidencia que está un peldaño arriba de todos. Del francés aún están años luz cualquiera de las otras figuras de la actualidad. No hay en el planeta fútbol un 10 que se acerque a Zidane y ese detalle también se le olvidó a la dirigencia. Definitivamente de fútbol los dirigentes, qué poco saben. Eso sí, por favor Zidane, no caer en la tentación de seguir. Un retiro así, será el más bello recuerdo.

En tercer lugar, la FIFA creyó en exceso en las posibilidades del equipo local. Claro que hizo una primera ronda decente y le pintó la cara a los suecos, pero en la cancha ya habían sido inferiores a los argentinos, que nunca debieron perder ese partido, pero la suerte de los cobros desde el punto penal les sonrió. Aparte de que los de la “malicia indígena” fueron los alemanes con sus videos sobre los cobros hechos por los jugadores albicelestes. Ahí también perdió Pekerman.

Pero la tecnología hoy regala y mañana quita. Lippi muy seguramente le tenía todo un estudio al cuadro germano, cuadro que no metía miedo y al que ganarle no era cuestión del otro mundo. La semifinal dejó una excelente imagen en el juego italiano y su victoria fue más que merecida. El segundo gol es un broche de oro, iniciado con el anticipo en la defensa de Cannavaro, seguido con el pase soberbio de Giraldino, rematado con un golpe magistral al balón por Del Piero, para que el esférico, entrara justo en el ángulo imposible a Lehmann. De hecho el primer gol había sido también para enmarcar, Grosso uno de los menos conocidos de la escuadra italiana, marcó gol de antología..

Conclusión

Castigo del juego limpio, tan pregonado por FIFA a la prepotencia, al creer que desde lo más alto de la dirigencia todo se puede planificar. El tapete tendido a brasileros y alemanes quedó convertido en un camino de espinas, donde las rosas son de color azul, el color de las camisetas de Francia e Italia.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.