Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/15/1996 12:00:00 AM

REBELION

Los problemas políticos entre China y Taiwan sembraron el numor de un boicoteo chino a los Juegos Olímpicos, que ocasionana un inusual enfrentamiento entre atletas y dirigentes políticos.

REBELION REBELION

LA COMUNIDAD olímpica internacional está alarmada. A menos de 13 semanas para que el certamen deportivo más importante del planeta comience, todo parece indicar que uno de los grandes animadores de los últimos Juegos Olímpicos, China, no estará presente para esta ocasión.
La tranquilidad con la que hasta ahora se venía organizando la celebración del centenario de los Juegos Olímpicos comenzó a verse turbada hace tres semanas cuando Wu Shaozu, ministro de deportes de China, dijo en una entrevista con periodistas japoneses que "en los próximos Juegos Olímpicos podría repetirse lo que sucedió en los juegos asiáticos de 1994 celebrados en Hiroshima". Para algunos, las declaraciones de Shaozu fueron ni más ni menos que el anuncio de un boicoteo. En 1994 el presidente de Taiwan, Li Teng Hui, había sido invitado oficialmente a los Juegos Asiáticos, pero las amenazas de boicoteo chinas hicieron que renunciara a estar presente en la sede del evento, con lo cual el certamen pudo desarrollarse normalmente.
Para los juegos de Atlanta los motivos son los mismos. El gobierno chino se opone a participar en los Juegos Olímpicos si cualquier funcionario oficial taiwanés está presente en el certamen. Los chinos consideran que si el gobierno de Estados Unidos permite la entrada de funcionarios taiwaneses en su territorio durante los olímpicos estará involucrándose en asuntos internos de China, país que considera a Taiwan como una provincia renegada.
Lo inusual de la situación es que, a diferencia de otros intentos de boicoteo, esta vez algunos de los más destacados atletas chinos se han enfrentado a los políticos de su país para evitar que lo que hasta ahora es una amenaza se lleve a cabo. Hace pocos días la gimnasta Li Ning, ganadora de tres medallas de oro en Los Angeles 84 y quien afirmó estar manifestando la opinión de otros famosos deportistas chinos, dijo a la prensa extranjera que "es imposible que China siga mezclando los problemas políticos con el deporte ".
Estas declaraciones, que a los ojos de cualquiera pueden parecer simples, tienen un gran significado, pues es la primera vez en la historia que un grupo de atletas chinos cuestiona públicamente las actuaciones de su gobierno. Pero el inconformismo de los deportistas no se quedará sólo en las palabras. El próximo 7 de abril dos corredores chinos planean ser los primeros en participar en una competencia de atletismo que se celebrará en Taiwan como otra muestra de desaprobación de la idea del boicoteo.
Por ahora los últimos acontecimientos parecen indicar que el boicoteo será inevitable. Lo único que le queda a la comunidad deportiva internacional es esperar que el gobierno chino escuche a sus deportistas, porque si hay algo de lo que nadie duda es que si China no está en estos olímpicos con seguridad el nivel de muchos deportes no será el mejor.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com