Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/24/1990 12:00:00 AM

Sobre ruedas

En la pista de patinaje de Bello, maestra y discípula realizaron un sueño que les costó 15 años de trabajo

Sobre ruedas, Sección Deportes, edición 447, Dec 24 1990 Sobre ruedas
Detrás de la esquiva presea dorada se habían acumulado 15 años de intenso entrenamiento, de pequeños triunfos y angustiantes derrotas, que por fin quedaban atrás para dar paso a la gloria. Una gloria que había nacido para Luz Mary Tristán, como una premonición dos días antes cuando su discípula Claudia Ruiz, logró la primera medalla de oro para Colombia en un Campeonato Mundial del patinaje.
Para las dos patinadoras, el llanto que por tanto tiempo las había acompañado en los arduos entrenamientos, se convirtió esta vez en lágrimas de satisfacción por el deber cumplido. Y es que ambas habían compartido desde siempre la obsesión de no descansar un solo segundo antes de lograr el máximo objetivo: un campeonato mundial.

El que persevera...
La historia de Luz Mary Tristán, una caleña por adopción que por casualidad nació en Pereira hace 27 años, comenzó en 1977, cuando las vecinas de la cuadra donde vivía le despertaron la fiebre por el patinaje. Pronto se cansó de ganar las carreras que se organizaban en el barrio y por sugerencia de un amigo, ingresó en la liga de patinaje del Valle. Desde ese momento, no hubo poder humano que le hiciera abandonar la idea de ser campeona. Ni siquiera su efímero paso por el ciclismo en 1986 que la llevó a competir en el Tour de Francia, logró distraerla de su compromiso: el patinaje.
Con el apoyo de sus padres empezó a competir extraoficialmente hasta que se organizaron las primeras competencias femeninas nacionales. Fue en 1980 cuando obtuvo su primer título nacional y la afición colombiana se dio cuenta de las potencialidades de esa niña rubia que empezaba una carrera, literalmente, sobre ruedas.
Y no tardó en demostrar la tenacidad de su empeño. Durante los últimos diez años nadie la ha destronado del primer lugar en los campeonatos nacionales. Durante el mismo período ha sido tres veces campeona panamericana (Brasil, Indianápolis y México); campeona iberoamericana en Argentina; y medalla de bronce en los campeonatos mundiales de Italia y Nueva Zelanda en los 1.500 y 3.000 metros respectivamente.
La medalla de oro del campeonato mundial, su verdadera meta, llegó 7 horas después de coronar una de las más grandes ambiciones de todo deportista: batir el record mundial. Y le hizo en la modalidad de los 2.000 metros. Ese mismo día también vio gratificados sus esfuerzos cuando su amiga y alumna, Claudia Ruiz, demostró que es posible superar al maestro y se llevó el campeonato mundial en los 300 metros contra el reloj.

Alumna rebelde
Los 15 años que invirtió "La Mona" Tristán para obtener un título universal, fueron los mismos que gastó Claudia Ruiz para lograr el mismo objetivo. Con tan sólo 19 años de edad, la primera campeona mundial en la historia del patinaje colombiano, recuerda cómo a los seis años le regalaron los rústicos patines de correa y llave que la iniciarran en una carrera constante hacia la cima.
De la mano de Luz Mary Tristán y luego de Carlos Sota, la humilde caleña se encontró por primera vez con el triunfo en 1982 durante los campeonatos nacionales de Pereira. Esa vez, Claudia Ruiz barrió en todas las modalidades de la categoría infantil y se convirtió en la gran revelación del patinaje nacional. Los triunfos se repitieron en Medellín, Cali y Buga, hasta que en 1987 saltó a la categoría juvenil. Su perseverancia le permitió escalar un año después a la categoría de mayores, donde se reencontró con Luz Mary, quien se convertiría en su maestra y amiga.
A pesar de que el patinaje ha sido la gran pasión de su vida, Claudia no abandonó nunca los estudios. Más de una vez se vio en la necesidad de solicitar el apoyo del colegio Santa Dorotea, donde estudiaba, para poder continuar con sus entrenamientos. A la sombra de sus esfuerzos ha estado siempre Enelia Ruiz, la tía con quien Claudia vive hace muchos años. Con su apoyo, logró graduarse de bachiller en junio pasado para dedicarse de lleno a sus entrenamientos con miras al Mundial de Bello.
Todo el coraje y la constancia se vieron reflejados en esa medalla de oro que alcanzó en la modalidad de los 300 metros contra el reloj. Ciento setenta y cuatro puntos acumulados a lo largo de la competencia y 27,767 segundos fueron suficientes para resumir 15 años de permanente lucha.
Hoy "La Mona" Tristán y Claudia Ruiz cargan baterías en busca de repetir el título, a pesar de que no descartan la posibilidad, la una, de sacar adelante su empresa de ropa deportiva y la otra de estudiar nutrición. El público, mientras tanto, espera la reaparición de estas dos figuras que han demostrado ser no sólo buenas deportistas, sino excelentes exponentes de tenacidad y disciplina. Además, todos parecen estar de acuerdo, hace tiempo que Colombia no sacaba unas campeonas tan lindas.-

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com