Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/26/1987 12:00:00 AM

TRES EN LINEA

Por tercera vez consecutiva, América llega a la final de la Copa Libertadores

TRES EN LINEA TRES EN LINEA
La samba que bailó Juan Manuel Bataglia después de anotar su gol contra el Barcelona de Guayaquil, quisieron bailarla todos los colombianos en sus casas. Y no era para menos. No sólo había sido un gran gol, sino que con él se llegaba a un marcador que, en el fondo, la mayoría de los colombianos creía imposible de lograr: vencer por tres a cero a su rival para poder llegar a la final de la Copa Libertadores de América.
No era la primera vez que el América veía complicado su paso a la ronda final. En la copa del 85, el equipo de Gabriel Ochoa estaba obligado a vencer en el último encuentro en Cali al Nacional del Ecuador. El empate clasificaba los ecuatorianos, que salieron a la cancha con la intención de encerrarse en su campo para impedir que los delanteros rojos anotaran. Los caleños salieron a arrollar y vencieron por cinco goles contra cero a su rival, para que no quedara ninguna duda.
En esta ocasión el asunto era más difícil. Se necesitaba ganar por tres goles de diferencia para que, gracias al promedio de goles, el América pasara por tercera vez consecutiva a la final del certamen más importante a nivel de clubes en Latinoamérica. A los 8 minutos de iniciado el partido, Ricardo Gareca marcó el primer gol y de ahí en adelante el equipo se volcó sobre campo ecuatoriano para cumplir lo más pronto posible con la cuota requerida. Pero se trató de un ataque desordenado, con malas entregas y, sobre todo, con más ganas que estrategia. Antes de finalizar la primera etapa, de nuevo Gareca aprovechó un enredo en el área visitante y de puntazo marcó el segundo gol. América tenía 45 minutos para hacer el tanto que le faltaba, pero la actuación del arquero Morales, que se creció ante el embate americano y que hacia recordar la actuación del portero Osben del Cobreloa (quien acabó con las esperanzas de triunfo del América en el encuentro anterior), no era un buen presagio. Para el segundo tiempo el técnico Ochoa replanteó el partido y a los tres minutos Bataglia marcó de tiro libre el mejor y más esperado gol de la jornada. Para evitar cualquier sorpresa, el América siguió atacando hasta que el veterano Willington Ortiz marcó el cuarto tanto.
Pero, a pesar de que el triunfo del América opacó el magnífico encuentro que jugaron River Plate e Independiente, que fue transmitido en directo poco antes de que comenzara el encuentro en Cali, la impresión que quedó es la de que no importa cuál sea el rival de los caleños en la final, las posibilidades de ganar el torneo son muy remotas. Independiente, River y Peñarol, que conforman el grupo del que saldrá el otro finalista, han demostrado que tienen mejor disposición táctica, más sentido de equipo y mejor preparación física que el cuadro de Ochoa.
El América no está pasando por su mejor momento futbolístico. Su línea defensiva, en la que tradicionalmente el técnico ha puesto el mayor interés, se ha mostrado insegura y lenta, como quedó demostrado en el partido en Calama contra Cobreloa cuando, después de ir ganando cómodamente por dos goles a cero, las fallas defensivas permitieron que el equipo chileno empatara un partido que estaba en el bolsillo. Además, su actuación en el campeonato doméstico no es la mejor que haya realizado en los últimos años, lo que demuestra que poco a poco el equipo se aleja de ser ese cuadro imbatible de temporadas pasadas.
Es la tercera vez seguida que el cuadro rojo llega a la final de la Copa y deberá aprovecharla, pues es difícil que en un futuro próximo repita la hazaña. El director técnico Gabriel Ochoa deberá echar mano de todos los recursos y de la experiencia de sus pupilos para contrarrestar los bríos de sus rivales, que vienen en alza. Por otro lado, la presente es la última oportunidad de salir campeones de América para varios jugadores como Willington Ortiz, quien al finalizar la temporada se retirará definitivamente del fútbol.
Hasta el momento, todo parece indicar que la "maldición del garabato" que condenó al América a no ganar el campeonato nacional por más de 25 años, está atentando contra las esperanzas de ganar la Copa Libertadores de América por primera vez en la historia del fútbol colombiano.--

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.