Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/1995 12:00:00 AM

VERGUENZA!

Terminaron los Panamericanos y como siempre la actuación de Colombia fue bastante regular. La gota que desató la tempestad fue la agresión de Arley Betancur a un árbitro.

VERGUENZA! VERGUENZA!
LO QUE HASTA EN LA TARDE DEL miércoles de la semana pasada se podía definir como otra mala actuación del deporte colombiano en unos Panamericanos, se convirtió en verguenza. Esa verguenza que da cuando una y otra vez la televisión del mundo repite la imagen de Arley Betancur agrediendo al árbitro costarricense Ronald Gutiérrez. Betancur logró en sólo un par de segundos colocar otra estrella negra sobre el fútbol colombiano; ese que en 1989 mató al árbitro Alvaro Ortega y que cinco años más tarde acabó con la vida del zaguero central Andrés Escobar.
Lo peor, sin embargo, no fue la actitud misma del jugador, sino la posición que tomó frente al incidente el director técnico del equipo, Norberto Peluffo. Minutos después del encuentro entre México y Colombia, que terminó a favor de los aztecas dos goles a uno, las declaraciones del técnico colombiano provocaron varias voces de protesta en la prensa internacional. "El árbitro lo provocó -dijo Peluffo-. Si a Betancur se lo quieren llevar a la cárcel por pegarle, a él -al juez- también hay que encerrarlo por agredir a Colombia a punta de pito". No es raro que estas palabras salieran de la boca de cualquier aficionado, pero lo que nadie entiende es cómo el director de la selección, la persona que debe guiar futbolística y humanamente a un grupo joven de jugadores que representan al país, no dé sino evasivas y termine respaldando una actitud tan vergonzosa como la que tuvo Betancur la semana pasada.
Otra vez Colombia falló. Y como había sucedido anteriormente el error garrafal no fue táctico sino humano, y eso precisamente es lo que no tiene perdón. Una y otra vez varios comentaristas deportivos han insistido en la formación humana de los jugadores. Parecía que la desastrosa presentación en el Mundial USA 94 había marcado la pauta para corregir los errores de formación humana, esos errores de prepotencia y falta de humildad que a la hora de la verdad son los que definen los títulos. Pero no. Otra vez Colombia falló y lo grave es que no se sabe hasta cuándo se seguirán cometiendo las mismas fallas.

NO TODO ES FUTBOL
Aunque el vergonzoso incidente de Betancur fue lo único, junto con las escasas cinco medallas de oro conseguidas por Colombia, que realmente trascendió en la prensa, los Juegos Panamericanos también sirvieron para darse cuenta de que en materia deportiva al país todavía le falta mucho. Las estadísticas son contundentes. En los nueve juegos que Colombia ha participado su mejor posición ha sido la séptima, conseguida en La Habana 91, y el mayor número de preseas doradas obtenidas por el país ha sido cinco, la misma cantidad lograda en Mar del Plata (ver cuadros). Y si se tiene en cuenta que cada vez hay más disciplinas y mayor número de medallas en disputa, lo logrado por Colombia en Argentina se asemeja más a un retroceso que a un avance.
Era ilógico y nadie esperaba que Colombia le ganara a países como Estados Unidos, Cuba, Canadá, Brasil y Argentina, pero sí se podía esperar que el país venciera a Venezuela y que estuviera cerca de México o, en el peor de los casos, que superara lo logrado en Panamericanos anteriores. Nada de esto sucedió. Por el contrario, el país desperdició varias oportunidades en deportes donde tradicionalmente se habrían conseguido medallas: en ciclismo, boxeo y atletismo se perdieron por lo menos tres preseas de oro.
Sin duda alguna el peor caso es el del ciclismo. Este deporte, que es el que más medallas panamericanas le ha dado al país -19 en total- en estos juegos se fue en blanco. La preparación fue a última hora. Los problemas de la federación, en especial los conflictos por la presidencia, entre Miguel Angel Bermúdez y el titular Antonio Ambrosio, impidieron que se tomara con la debida responsabilidad este compromiso. Aunque varios técnicos y expertos insistieron desde octubre pasado para que se empezara con los trabajos de preparación, sólo un mes y medio antes se dio inicio al entrenamiento. Con este panorama el resultado no podía ser otro.
Similar fue lo del boxeo, el deporte que más gloria le ha dado al país, sólo obtuvo dos medallas de bronce y se fue con más pena que gloria de los Panamericanos. Esto demuestra que la época de los grandes pugilistas colombianos se acabó y que ahora sólo quedan esporádicas figuras. En cuanto al atletismo, la verdad es que en este campo no se puede culpar a nadie. Todo fue cuestión de suerte. La medalla de oro en los 400 metros planos femeninos que todos los colombianos creían que era propiedad de la antioqueña Ximena Restrepo, se perdió por una lesión que sufrió la atleta en un calentamiento antes de la final.
Hay quienes dicen que la actuación de Colombia fue aceptable, pero la verdad es que cuando un sólo deporte, en este caso el patinaje, se encarga de darle cuatro de las cinco medallas de oro obtenidas -la otra fue en tiro- el resultado no se puede calificar de otra forma que malo. No se entiende por qué el país que organizó unos Juegos Panamericanos hace 24 años con la idea de hacer escuela en materia deportiva, hoy siga en lo mismo. Hasta ahora los 100 de oro de Coldeportes y la nueva ley del deporte se han quedado en buenas intenciones. Hasta que no se tome con seriedad cada una de las disciplinas deportivas y se creen verdaderos semilleros de deportistas, Colombia seguirá siendo el eterno segundón que sólo tiene esporádicos triunfos internacionales. En esta ocasión la excepción fue el patinaje. Ojalá esta semilla siga madurando hasta obtener medallas olimpicas y continúe siendo una disciplina digna de imitar.


EN QUE SE FALLO

Fútbol: Colombia tenía suficiente para aspirar por lo menos a la medalla de plata, pero otra vez el factor humano falló.

Ciclismo: El deporte que más medallas panamericanas le ha dado al país, en esta ocasión se fue en blanco.

Boxeo: Hace unos años los pugilistas nacionales eran famosos en todo el mundo. Ahora sólo obtienen títulos esporádicos.

Atletismo: La mala suerte privó a Ximena Restrepo de obtener la medalla de oro en los 400 metros planos.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com