Home

Deportes

Artículo

Wilmar Barrios, parte de monumental pelea en el fútbol de Rusia.
Wilmar Barrios, parte de monumental pelea en el fútbol de Rusia. - Foto: Captura de pantalla: @fabiopaleixo

deportes

Video | Wilmar Barrios fue partícipe de tremenda pelea con puños y patadas en el Zenit de Rusia

El colombiano estuvo involucrado como actor principal del hecho, durante el juego de su equipo ante el FC Spartak de Moscú.

Por estos días los ojos del fútbol están puestos en su totalidad en Catar, donde desde el pasado 20 de noviembre se disputa el Mundial de Fútbol que tiene a 32 selecciones participantes aún en la lucha por la clasificación a los octavos de final. Aunque la mayoría de competiciones hicieron un parón de un mes para prestar sus jugadores a la Copa del Mundo, Rusia, delegación que no pudo participar por la restricción impuesta por la Fifa, luego de ser partícipe de la guerra con Ucrania siguió con el desarrollo de su fútbol.

Este domingo 27 de noviembre, por ejemplo, tuvo la disputa de una de las primeras fases de eliminación en la Copa de este país con la participación de dos colombianos en el juego, pero que tuvo desde el arranque solo a uno, Wilmar Barrios, mientras que el otro, Mateo Casierra, ingresó para disputar todo el segundo tiempo en el ataque de los suyos. Deportivamente, el juego se desarrolló con una intensidad alta, ya que era la confrontación entre dos equipos de renombre en el fútbol ruso que no se querían quedar por fuera de la siguiente ronda.

Tal fue la fortaleza con la que se jugó el partido, que no hubo definición en el tiempo reglamentario donde se mantuvo el 0-0 y se tuvo que ir a la definición desde el punto penal para que los de San Petersburgo alcanzaran la victoria. Allí los de azul claro lograron quedar 4-2 y celebraron ante su gente el paso.

Apartado de lo que fue el juego, en los minutos finales la tensión que generaba quedarse eliminados llevó a los dos conjuntos a chocar de manera fuerte por su intereses. Los locales no deseaban perder ante su gente, mientras que los visitantes tampoco deseaban regresar a casa con las manos vacías, conociéndose de esta situación el juego fuerte imperó a tal punto que produjo una batalla campal en la mitad del campo.

De la nada y tras alguna jugada que pareciera normal para el compromiso, en el centro de la escena quedaron atascados entre miradas de pocos amigos el colombiano Wilmar Barrios y el 10 de Spartak, Quincy Promes de nacionalidad holandesa. Allí tras momentos de tensión entre los dos, el europeo lanzó una mano sobre el cuello del cafetero y desenfundó la furia que fue el detonante primario para que se produjera una tremenda pelea entre los dos bandos, produciendo hasta el ingreso de suplentes, cuerpo técnicos y demás acompañantes a ras de campo del partido.

Barrios, marcado con la camiseta 5 quedó en el centro de la escena forcejeando con su contrincante, mientras otros compañeros le lanzaban patadas al europeo para que soltara al de Zenit. Ante la fortaleza con la que el colombiano mantenía al delantero rival, colegas de este decidieron irse todos en contra del bravo Wilmar que aguantó puños, patadas y todo tipo de agresiones de unos cuatro o cinco que en simultáneo le pegaban.

Como si no fuera ya grave todo, el de la Selección Colombia terminó en el piso aguantando las agresiones de los rivales que se fueron hacia él sin medir fuerzas, únicamente con la intensión de pegarle lo más fuerte posible. No de manera clara, pero sí buscando seguir la secuencia Barrios buscó encumbrar su cuerpo y aguantar, a la espera que sus compañeros de equipo pudieran retirar todas las personas que estaban encima suyo.

El desenlace de la situación dejó afectados a los equipos con expulsiones para cada uno, alrededor de seis se lograron percibir y entre los amonestados estuvo el volante de marca, que recibió apenas una tarjeta amarilla después de la bochornosa situación vivida en Rusia.