economía

Esto es lo que encontrarán los colombianos cuando reabran los bares

SEMANA habló con Camilo Ospina, presidente del gremio, quien explicó punto por punto los protocolos que se implementarán. Confía en que el reinicio comience este mismo mes.


La magia de los establecimientos nocturnos volvería a Colombia desde este mismo mes de septiembre, ahora que el Gobierno autorizó los protocolos para su reactivación.

La reapertura, según lo dictan el Ministerio de Salud y la lógica, será gradual. Las aglomeraciones que se veían en establecimientos nocturnos y zonas rosas de todo el país están lejos de volver a ser realidad.

A pesar de lo anterior, los colombianos podrán volver a los bares desde este mismo mes de septiembre, según cree Camilo Ospina, presidente de Asobares, gremio del sector. 

Eso sí, habrá que seguir las reglas de la nueva normalidad, que se basan en tres piedras angulares: uso constante del tapabocas, distanciamiento social y protocolos de bioseguridad. A estos se suman la mesura y el autocontrol, para que una noche de tragos no termine en una tragedia de pandemia.

    En diálogo con SEMANA, el presidente de Asobares, quien señaló que ahora que el Gobierno autorizó su reapertura, el balón está en la cancha de los alcaldes y gobernadores, quienes deberán pedir las autorizaciones respectivas. Además, explicó punto por punto la nueva realidad de los negocios de la noche.

    SEMANA: Ahora que están listos los protocolos, ¿cuándo se podrá volver a los bares?

    CAMILO OSPINA: Es importante anotar que esta resolución incluye el protocolo que se debe implementar en bares y restaurantes donde se vende licor al interior, pero son los alcaldes quienes deben pedir la autorización al Ministerio del Interior para la ejecución de esas pruebas piloto.

    Hacemos un llamado a que los alcaldes, cuanto antes, presenten ese proyecto, instalen el comité de apertura gradual que hemos propuesto desde Asobares para que se organice esa prueba piloto.

    SEMANA: ¿Cómo está el ambiente para que los alcaldes de las principales ciudades realicen estas solicitudes?

    C.O.: Los alcaldes han estado apoyando totalmente el sector, les agradecemos esa confianza y optimismo. Por ejemplo, la estrategia Bogotá Cielo Abierto ha sido importante y hemos tenido el mejor balance por los casi 200 establecimientos afiliados a Asobares que participaron en este primer fin de semana. En cuanto a los nuevos protocolos, la Secretaría de Desarrollo Económico está esperando la respuesta ante la solicitud que ya se le hizo al Mininterior. 

    Creemos que ya este finde pueden entrar otros establecimientos y los que ya estaban, si así se avala, pueden empezar esa venta y consumo de licor y servicio a la mesa. 

    En Cali, el alcalde está jugado con el tema. Para esto, presentó su estrategia ‘Agua e‘ lulo‘, para la cual, sin duda, este protocolo será importantísimo y esperan también la respuesta del Mininterior para que sea más completa y realista esa prueba piloto. Lo mismo Medellín, que ya inició la reapertura de restaurantes y gastrobares, pero toda la intención de su gobierno local es organizar la prueba piloto para bares.

    SEMANA: ¿Se pueden reabrir ahora mismo en septiembre, entonces?

    C.O.: Sí, sin duda. Acá el factor tiempo es crítico, entonces por eso solicitamos celeridad en la toma de decisiones, para que las alcaldías que aún no presentan la solicitud de prueba piloto, lo haga cuanto antes. Igualmente, pedimos celeridad al Ministerio, porque 177 días de total clausura son suficientes y necesitamos que se tomen las decisiones cuanto antes para reactivar el sector.

    SEMANA: ¿Qué se van a encontrar los colombianos en los bares?

    C.O.: Lo primero es que preferiblemente vamos a empezar a implementar la cultura de la reserva. Antes uno caminaba y se cruzaba con un lugar y entraba, y claro, eso seguirá pasando, pero vamos a impulsar las reservas para poder controlar que el aforo se cumpla. 

    En el ingreso, las personas se van a encontrar con un protocolo que exige cosas como toma de temperatura, desinfección de manos, validación de reserva (si se tiene este formato) y aceptación del estado de salud de la personas. Al pasar a la mesa, esta ya estará desinfectada y lista. 

    En cuanto al aforo, este será determinado por el distanciamiento de 2 metros entre mesa con los grupos de personas sentados en ella.

    Por su parte, la señalización es muy importante: la gente va a encontrar en pisos, filas y para baños la señalización de cuál es la estrategia a seguir. Por ejemplo, en los baños se verá cuáles están habilitados y cuáles no.

    SEMANA: ¿Cómo será el uso del tapabocas, teniendo en cuenta que se consumirán bebidas?

    C.O.: Para ingresar será necesario tenerlo y se podrá retirar, al momento de sentarse. Ahora, si una persona se levanta al baño, a la barra, una taquilla o cualquier zona común, tendrá que volvérselo a poner.

    En cuanto a los menús, estarán disponibles en televisores del establecimiento o digital, con códigos QR o links que remitan a la página del lugar.

    SEMANA: ¿Qué hacer con los llamados ‘malos tragos‘, que se desinhiben?

    C.O.: Tenemos una política de consumo responsable. En Asobares hemos dispuesto un link para que los empresarios conozcan del Pacto por la vida, puede capacitar a su equipo de trabajo y los avisos que se pueden poner para, entre todos, tener un consumo responsable.

    El llamado en este caso es a tres bandas: a los empresarios para que cumplan con la ejecución del protocolo; a la ciudadanía, porque la responsabilidad es individual y nadie mejor que yo para saber cuánto debo consumir; y, tercero, a las autoridades para que apoyen y supervisen la implementación de las medidas del establecimiento y nos apoyen con los personajes que no acatan las normas, que son pocos.

    SEMANA: ¿Habrá un tiempo de permanencia recomendado, como en el caso de los restaurantes?

    C.O.: No está determinado. La gente debe entender que esto es una gradualidad; estamos sacando el carro del taller después de seis meses, entonces vamos a arrancar sin dañar el motor, es decir, la reapertura será gradual.

    SEMANA: ¿Qué pasará con cosas tan básicas que se encuentran en bares como mezcladores, servilletas, pitillos, pasabocas, etc.?

    C.O.: No estarán en las mesas, sino que deberán ser solicitados al personal de servicio a la mesa. En el caso del baile, que también es común, es importante señalar que también estará restringido por ahora. Vamos paso a paso con la reapertura.

    En el caso de las discotecas, podrán aprovechar las áreas grandes de baile para montar mesas y sillas, y comenzar la operación de bar o gastrobar.

    Y otro punto importante, se recomienda inicialmente que las personas que vayan se mantengan con su grupo, no que se unan a otras mesas o personas, con el fin de evitar focos de contagio.

    SEMANA: ¿Cómo está el sector tras seis meses de confinamiento?

    C.O.: La reactivación será gradual y dependerá de la rentabilidad de los empresarios; hay muchos que probablemente no reabran si las variables o si la prueba piloto tiene demasiadas limitaciones. Hacemos un llamado a los alcaldes para acabar con tanta restricción como pico y cédulas, toques de queda, etc. También dependerá del poder adquisitivo de la demanda, porque sabemos que muchos no tienen la capacidad adquisitiva.

    Eso sí, el reinicio es clave porque, debido a la coyuntura, cerca de 12.000 establecimiento en Colombia cerraron definitivamente. Con esto en mente, quedan cerca de 30.000 que están listos para operar nuevamente.