economía

Primer contrato para compra de 300 millones de dosis de vacunas contra covid-19

La millonaria compra se hará con la británica AstraZeneca, que trabaja con la Universidad de Oxford para desarrollar la vacuna que está en una fase clínica avanzada.


La Comisión Europea firmó este jueves el primer contrato con el sector farmacéutico para adquirir 300 millones de dosis de la futura vacuna contra el coronavirus.

Se trata de un acuerdo con la británica AstraZeneca, gracias al cual los estados miembro podrán comprar 300 millones de dosis, con opción a otras 100 millones.

De acuerdo con el diario "Expansión", la firma trabaja con la Universidad de Oxford para desarrollar una vacuna frente al coronavirus, que se encuentra en una fase clínica avanzada.

Según informa Bruselas, las negociaciones con el laboratorio las inició la "alianza de países por la vacuna inclusiva" que forman Alemania, Francia, Italia y Países Bajos, que posteriormente pidió a la Comisión que avanzara en las negociaciones para lograr un acuerdo que involucrase a los Veintisiete.

De esta forma, tendrán acceso al tratamiento todos los socios comunitarios que, a su vez, podrán redirigir las vacunas a otros estados miembro o donarlas a países de rentas bajas y medias.

Para la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, la entrada en vigor del contrato con AstraZeneca es un importante paso para promover el acceso de los ciudadanos de la Unión Europea a la vacuna segura y efectiva contra el virus.

Todo lo anterior se da en momentos en que el mundo refuerza medidas para contener rebrotes del coronavirus. De hecho, Francia anunció este jueves el uso obligatorio de la mascarilla en todo París, y Alemania y Corea del Sur, considerados modelo en el control de la pandemia, también aumentaron las restricciones ante un virus que sigue ganando terreno.

Con el retorno de las vacaciones de verano, en Europa los rebrotes se están volviendo críticos. Como media, Alemania suma 1.500 nuevos casos diarios, Francia más de 3.000, mientras que en España, donde se registran los nuevos focos más graves, los nuevos contagios diarios han llegado a 8.000.

Ya obligatoria en ciudades como Marsella, Niza o Toulouse, la mascarilla pasará de serlo también en toda la capital francesa, donde ya debía usarse en sitios cerrados, transporte público y determinadas calles, anunció el primer ministro Jean Castex.

"Nuestro objetivo es hacer todo lo posible para evitar un (nuevo) reconfinamiento generalizado", dijo Castex.

Casi al mismo tiempo, las autoridades alemanas, donde las cifras de nuevos casos son las más altas desde finales de abril, anunciaron que impondrán multas a quienes no usen mascarillas y limitarán a 25 el número de personas que se pueden reunir.

Con información de Expansión y la AFP.