Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/4/1995 12:00:00 AM

CON FE DE CARBONERO

A pesar de los problemas de seguridad y de los malos precios, Colombia se consolida como una potencia mundial en exportaciones de carbón.

CON FE DE CARBONERO CON FE DE CARBONERO
PARA DECIR QUE EL FUTURO DE LA ECONOMIA nacional es negro no es necesario convertirse en un pesimista de oficio o en un desesperanzado sin remedio. Tan sólo se requiere abrir bien los ojos, comparar los colores y darse cuenta de que lo oscuro está de moda en nuestra balanza comercial. Los minerales -petróleo y carbón- que se disputan los puestos de privilegio dentro de las exportaciones colombianas son precisamente de ese color. Por cuenta de Cusiana, Cupiagua y los nuevos yacimientos del piedemonte llanero, Colombia va a comenzar a hablar duro en el mundo petrolero. En el mercado del carbón, en el cual era un pobre don nadie hace poco más de una década, hoy es catalogado como un país de clase mundial por el New York Times.
Si bien las palabras del diario estadounidense suenan como un piropo, para muchos el carbón no es sinónimo de riqueza sino de descalabro, pues la herida de El Cerrejón Zona Norte aún no ha cicatrizado. Esa explotación no logró compensar las inversiones que por 3.000 millones de dólares efectuaron la Nación y la Exxon Carbocol, la parte colombiana de la asociación, aún carga una deuda cercana a los 1.000 millones de dólares. El gobierno quiere vender su parte y librarse de un pasivo que sigue siendo inmenso.
Pero si Colombia no se volvió rica por cuenta de El Cerrejón, sí aprendió mucho del mercado internacional del carbón. Las ganancias nunca fueron las presupuestadas porque los precios no alcanzaron los estimativos previstos: a principios de la década de los 80, cuando se inició ese proyecto, los analistas preveían que la tonelada alcanzaría los 90 dólares. Las cotizaciones más altas no llegaron ni a la mitad de esa cifra, pues el promedio estuvo por debajo de los 30 dólares.
La primera enseñanza fue que los proyectos no se podían desarrollar sobre la base de precios ascendentes. Sólo se experimentó esa tendencia en la década de los 70 a raíz de la crisis del petróleo; a partir de entonces ha primado cierta estabilidad gracias a los incrementos de productividad.
Con El Cerrejón no sólo se aprendieron las reglas de juego, sino que el país se introdujo en el reducido club del carbón térmico (que utilizan las termoeléctricas para la generación de energía). "Nosotrós vinimos a Colombia por el prestigio que el carbón colombiano había ganado en el mercado", comentó Augusto Jiménez, presidente de la multinacional Drummond, que inició sus exportaciones a finales del mes de julio.
La Drummond espera una producción de tres millones de toneladas este año e ir aumentando hasta alcanzar los 12 millones de toneladas en el año 2000. Si a la cifra anterior se le suma la de El Cerrejón Zona Norte, que estaría por los 14 millones, y la de varias compañías nacionales que operan en el Cesar, se llegaría a más de 30 millones de toneladas, que le darían a Colombia el 10 por ciento del mercado internacional del mineral y el tercer lugar como exportador detrás de Australia y Suráfrica. Los cálculos más conservadores sugieren que para el final de la década el país habrá pasado la marca de los mil millones de dólares en exportaciones de carbón.
La competencia, sin embargo, no es fácil. A pesar de que el carbón nacional tiene excelentes calidades -alta concentración calórica y poco contaminante por el bajo contenido de azufre y cenizas- la infraestructura de transporte nacional dificulta las condiciones. Las compañías operadoras han construido sus propios puertos de gran calado y, por otra parte, las vías férreas han tenido que rehabilitarse y modernizarse. La Drummond, por ejemplo, suscribió un contrato con Ferrovías para la adecuación de la línea que de La Loma (sitio donde se encuentra la mina) conduce al puerto en Ciénaga, y es precisamente de esos trabajos que depende la rapidez con que se aumente la producción.
Los contratistas del Cesar, por su parte, cuentan con apoyo estatal. La Empresa Colombiana de Carbón -Ecocarbón- tiene la tarea de invertir el 10 por ciento de las regalías carboníferas en el desarrollo de un puerto de aguas profundas en el costado occidental de Bocas de Ceniza, adonde llegará el carbón por el río Magdalena, después de movilizarse por tren y embarcarse en Tamalameque. La insuficiencia de infraestructura se ha superado en la medida en que los proyectos se adelantan, pero para convertirse en un potentado del carbón el país aún tiene mucho camino por recorrer.
Además es necesario un gran esfuerzo para ampliar los mercados en que se coloca el carbón colombiano. En la actualidad el 75 por ciento del mineral que sale de El Cerrejón es vendido al viejo continente y los contratos de la Drummond, para el presente año, son con térmicas de Alemania e Inglaterra. En América, quién lo diría, la situación es más desfavorable. Llegar a Estados Unidos depende de las cotizaciones internacionales, pues sólo en algunas oportunidades resulta más favorable llevar el mineral desde Colombia que cruzar con él la unión americana. Brasil, Argentina y Chile, los mayores consumidores del sur del continente, son todavía compradores por explotar.
Por lo tanto será necesaria una buena dosis de ingenio, de agresividad comercial y de eficiencia en la producción para abrirse paso en ese difícil mundo. No obstante, a pesar de los malos precios, el optimismo es evidente en un país que hace escasos 15 años no existía en el mercado carbonífero mundial y hoy tiene en esta materia algo que suena muy bien: un negro futuro.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    close
  • "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    close
  • Álex Saab, el hombre de Maduro

    Álex Saab, el hombre de Maduro

    close
  • Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    close
  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1903

PORTADA

¿Quién es el colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro?

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.