Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/17/1994 12:00:00 AM

CUANDO PA' QUITO ME VOY

Colombia ratifica su presencia en la economía ecuatoriana, tras la adquisición del Banco Consolidado por parte de los Gilinski.

CUANDO PA' QUITO ME VOY CUANDO PA' QUITO ME VOY
CUANDO EL BANCO DE COlombia anunció la semana pasada la adquisición del 80 por ciento del Banco Consolidado de Ecuador por una suma cercana a los 7.2 millones de dólares, hubo cierta sorpresa. Al fin de cuentas, en un país acostumbrado a mirar al norte, a veces se ve con extrañeza cuando los negocios se hacen con el sur.
Sin embargo, aunque el hecho tenía para muchos un sabor exótico, la verdad es que históricamente grandes empresas nacionales se han convertido en soporte importante de la producción del vecino país. Y si bien sus exportaciones de capital no han sido muy representativas (los conocedores sostienen que las cifras verdaderas son muy superiores a las registradas), lo cierto es que tienen una participación importante en varios sectores de la economía ecuatoriana (ver cuadro).
Esa realidad se ha hecho aún más evidente con la evolución del comercio entre las dos naciones, el cual se ha cuadruplicado en los últimos cinco años. En efecto, para 1993 la cifra del comercio binacional ascendió a 414 millones de dólares y se espera que durante este año supere la barrera de los 600 millones, una marca impensable hace apenas algún tiempo.
Todo esto sin desconocer que en meses recientes los ecuatorianos también han incursionado como inversionistas en el país y particularmente en el sistema financiero colombiano. Destacados grupos financieros de la Nación vecina han adquirido acciones de la Corporación Financiera de Desarrollo y el Banco Caldas. Pero indudablemente el paso más importante lo dio el Banco del Pacífico con la adquisición del Banco Latino, por una suma cercana a los 22 millones de dólares.
Sin embargo, en materia de inversión extranjera, históricamente Colombia ha llevado la delantera. A mediados de los 70, Bavaria, a través de una compañía panameña, adquirió dos de las principales cerveceras ecuatorianas (Cervezas Nacionales y Cervecera de Guayaquil). Desde entonces ha sido muy importante la presencia de Carvajal, Círculo de Lectores, Aluminios Umco, Licorera del Norte y Supapel, entre otras.
Actualmente existen en Ecuador 400 empresas con participación de capital colombiano. De ellas, 60 tienen control mayoritario de inversionistas colombianos. Hace apenas un año el número de compañías era de 320, lo que demuestra que este aumento se debe a la eliminación de las barreras comerciales, legales y administrativas que limitaron esta actividad por muchos años.
El controvertido régimen comercial existente en el Pacto Andino hasta 1991, con sus escasos niveles de intercambio, es la explicación más clara de los bajos niveles de inversión binacional. Además, como en el resto de América Latina, desde 1970 el Estado tuvo una injerencia muy grande en la restricción a los inversionistas foráneos, especialmente en el sector financiero. Esa situación llevó a que se frenaran aportes tecnológicos y nuevas oportunidades comerciales, dio al traste con la generación de más empleos, y evitó innovaciones gerenciales y administrativas, entre otras cosas.
Durante los últimos años se ha dado una creciente tendencia de la inversión colombiana en Ecuador, principalmente en los sectores de la construcción y la floricultura. Incluso una compañía con capital colombiano obtuvo recientemente la licencia para prestar el servicio de telefonía celular. Sin embargo, múltiples fuentes revelan que la inversión colombiana, más que canalizarse hacia la industria, se ha focalizado en actividades de comercialización. La explicación a este fenómeno reside en que el mercado ecuatoriano es aún muy pequeño para realizar inversiones de tipo industrial. Además, existen otro tipo de barreras como el régimen laboral, que desestimulan emprender proyectos empresariales.
Por otra parte, las inversiones colombianas se han localizado principalmente en la capital ecuatoriana. Del registro de las 50 empresas más importantes con capital colombiano en Ecuador, 35 -el 70 por ciento- se ubican en Quito. Un 20 por ciento se coloca en Guayaquil, y el 10 por ciento restante en otras ciudades, especialmente en Cuenca e Ibarra.
Aunque es casi imposible determinar el monto exacto de capital colombiano invertido en Ecuador (ver cuadro), las cifras del Banco Central del vecino país sí muestran una tendencia al crecimiento. Todo indica además que excluyendo al sector petrolero, Colombia es el segundo inversionista extranjero en el país vecino, detrás de Estados Unidos.
Lo anterior, por supuesto, no quiere decir que los problemas no existen. Dentro de los muchos temas que hacen difícil el intercambio, los conocedores mencionan el problema de los transportadores del Carchi, en la frontera con Colombia, que obliga a costosos transbordos que dificultan los flujos de comercio. Así mismo, las aduanas son ineficientes y corruptas, y las diferencias ocasionales en las respectivas legislaciones presentan de tiempo en tiempo diferencias de interpretación.
Todo lo anterior, por supuesto, no es suficiente para empañar una realidad evidente. Tan evidente como las dos frecuencias aéreas diarias entre Bogotá y Quito, o como los vehículos ensamblados en uno y otro país que recorren calles y carreteras de ambas naciones, para solo mencionar un par de casos. La integración con Ecuador es un hecho y aunque por el tamaño de los mercados, seguramente no alcanzará los volúmenes que se han registrado con Venezuela, ha servido para demostrar que hay buenas posibilidades más allá de la frontera y que, como dice el título de la canción, "el sur también existe" .

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com