Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/17/1995 12:00:00 AM

DE BIEN EN PEOR

Al cierre del primer trimestre del año el consenso entre los analistas es que la economia sigue vigorosa, pero no tanto como se pensaba al comezar 1995.

DE BIEN EN PEOR DE BIEN EN PEOR
LA FIESTA SIGUE, PERO ya no está tan buena". Con esas palabras, dichas la semana pasada por un observador de la economía colombiana, quedaron resumidas las perspectivas de 1995 al cierre de un primer trimestre lleno de eventos e imprevistos. Afirmaciones como esa, se han vuelto típicas para describir una situación en la cual el balance es positivo pero en donde el gran optimismo de hace apenas unos meses, ha comenzado a moderarse. En plata blanca, ya se ve difícil que se logre alcanzar tanto la meta oficial de crecimiento económico del 6 por ciento, Como la reducción esperada en la inflación al 18 por ciento, tal como lo estipula el Pacto Social.
Semejante convencimiento es el resultado de muchos factores, buena parte de ellos ajenos al control del gobierno. Pero lo cierto es que el escenario ha tenido más acción que la normal en una época que tradicionalmente es tranquila. Tal como dice el presidente de Anif, Javier Fernández Riva, "ha pasado de todo. Y casi todo lo que ha venido ocurriendo ha sido malo para la economía colombiana".
Una enumeración desordenada de lo sucedido incluye a México en el campo internacional y en el nacional a las altas tasas de interés, a la destorcida en el sector edificador, al mercado cafetero, al verano, a las medidas tributarias y al deterioro de la cartera bancaria. Todos esos elementos se han conjugado para que la situación ya no tenga el mismo color rosa de hace varias semanas.
A la cabeza de la lista se encuentra la crisis mexicana cuya aparición y profundidad tomó por sorpresa a propios y extraños. Tres meses después de que el gobierno de Ernesto Zedillo tomara la decisión de devaluar el peso azteca, no ha sido posible volver a estabilizar la segunda economía de América Latina. La incertidumbre sigue en las cotizaciones tanto del peso como de la bolsa de valores.
Quizás eso no sería tan grave si el llamado 'efecto tequila' no hubiese influido sobre el resto de la región. Pero la verdad es que en Brasilia, Buenos Aires y Santiago, se han sentido con fuerza, también, las repercusiones de lo sucedido al norte del continente.
Sin embargo, la consecuencia potencialmente más peligrosa tiene que ver con la disponibilidad de capitales, ya sea en forma de préstamos o de inversión. En la medida en que América Latina sea vista como más riesgosa los fondos ofrecidos serán menores, lo cual podría trastocar los planes de financiamiento de decenas de proyectos.
Es en esa categoría específica donde Colombia podría tener problemas serios. Si bien es cierto que el país sigue siendo visto como un deudor modelo, esas credenciales no son lo suficientemente decisivas como para contrarrestar los problemas creados por el vecindario. Por ahora, el Ministerio de Hacienda logró posponer ciertas operaciones sin mayores traumatismos, pero para la segunda mitad del año es indispensable salir al mercado para conseguir algo más de 1.200 millones de dólares con diversos destinos. De lo contrario, si no se tiene éxito, habría problemas serios con varios proyectos privados y con la financiación de algunos programas del gobierno. Tal circunstancia es clave, sobre todo si se tiene en cuenta que Colombia ha venido registrando saldos en rojo crecientes en su balanza comercial de bienes y servicios, que tienen que financiarse de alguna manera.
También en el interior hay incertidumbre sobre el tema de las tasas de interés, cuyos niveles en términos reales (por encima de la inflación) son los más altos en años. La presión al alza es tan fuerte que ya algunos dirigentes gremiales han comenzado a quejarse de la situación y el gobierno le ha hecho saber su inconformidad a la Junta Directiva del Banco de la República, responsable directa en la materia. La opinión es que va a ser imposible conseguir la meta de crecimiento del 6 por ciento que se podría ver afectada por el encarecimiento del crédito y por un menor ritmo de inversión privada. Fedesarrollo reiteró la semana pasada que según sus predicciones, el incremento en la actividad económica llegará a un 5.3 por ciento en el año.
A pesar de que las tensiones van en aumento, la Junta considera que lo sucedido es el resultado del crecimiento en la cartera de crédito, cuyo ritmo es cercano al 45 por ciento en lo que va del año, 10 puntos por encima de la meta fijada por el Emisor. Esa cifra es considerada inaceptable por el Banco, que ha dejado subir los intereses con el argumento de que tan solo un aumento en el precio del dinero permitirá que se modere la demanda de crédito. Por ahora la política es la de convencer a las entidades financieras de que están sembrando problemas para el futuro, pero al mismo tiempo el Banco sigue inflexible.
La preocupación del Banco de la República está directamente ligada al tema de la inflación, cuyas perspectivas no son buenas. Después de los dos primeros meses de éxito del Pacto Social, la semana pasada se conoció la tendencia de los precios a comienzos de marzo. El resultado fue un aumento de 2.83 por ciento en la inflación para los 10 primeros deas del mes, como consecuencia directa de lo sucedido con los alimentos (3.69 por ciento de incremento) y la gasolina reajustada a finales de febrero.
Lo anterior, aunque no es el fin del mundo, pone en la mira al Pacto Social y a la credibilidad de la política económica del gobierno. El diagnóstico imperante por estos días dice que la única posibilidad de bajar la presión, es que haya nuevos e importantes recortes al gasto público, cuyo crecimiento planeado en 1995 es del 38 por ciento. Si ese fuera el caso se podría aliviar la presión de financiar el déficit fiscal y se podría moderar el comportamiento de la demanda, con lo cual se harían a su vez más manejables los temas de los intereses y la inflación.
El problema, sin embargo, es que dicho diagnóstico choca con el de la administración Samper, empeñada en cumplir sus compromisos. La semana pasada el gobierno tuvo que aceptar a regañadientes los recortes que se le hicieron al plan de desarrollo. Parece difícil que después de haber pasado el cedazo del Congreso, ahora decida apretarse más el cinturón. En opinión del Ministerio de Hacienda, la economía sigue bien y a pesar de las alertas, no hay motivos serios para preocuparse. Como quien dice, mientras unos ven cercano el fin de la fiesta, el gobierno piensa que la parranda hasta ahora está comenzando."

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    close
  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
  • El desafío de reducir la desigualdad económica

    El desafío de reducir la desigualdad económica

    close
  • "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    close
  • Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1903

PORTADA

La historia del colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.