Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/25/2000 12:00:00 AM

El precio de la tranquilidad

Los seguros, más que aves de mal agüero, son una pieza clave en la planeación de su futuro financiero.

El precio de la tranquilidad El precio de la tranquilidad
Hoy en día los riesgos que se corren viviendo en Colombia son tantos que los seguros dejaron de ser un lujo para convertirse casi en un artículo de primera necesidad. En los últimos años se ha visto un creciente interés de los colombianos por el tema y, dejando de ser exclusivo de los estratos más altos, la gente ha empezado a entender que los seguros son instrumentos para la planificación del futuro y no hay que tenerles miedo. Tener un seguro de vida o de salud no significa que la persona se vaya a morir ni se vaya a enfermar. Por el contrario, son una muy buena opción para ahorrar o para lograr una tranquilidad personal y familiar.

Este cambio de mentalidad ha estimulado a las compañías aseguradoras a desarrollar más y mejores productos que se ajusten a las necesidades de la gente. Entre los más solicitados en el mercado están los seguros de vida. Sus principales clientes son las parejas que acaban de tener hijos y les empieza a preocupar la posibilidad de no estar presentes un día para darles todas las oportunidades.

En este campo existen principalmente dos tipos de seguros de vida: los colectivos y los individuales. En Colombia los seguros colectivos tienen cada vez más demanda que los individuales. Los primeros normalmente son temporales y se expiden por un período determinado, luego del cual la compañía no tiene ninguna responsabilidad. Los seguros individuales suelen ser vitalicios y a la larga pueden resultar más costosos para el asegurado.

Dentro de los seguros de vida, aquellos con fines educativos son una de las opciones preferidas por los padres para financiar la educación de los hijos en caso de ausencia. Bajo este esquema el uso de los beneficios está limitado y de esa forma garantiza un destino específico para los recursos: la educación. Los seguros de vida también se pueden complementar con beneficios adicionales que cubren al asegurado en caso de enfermedades terminales, incapacidad o invalidez.

Por la salud

En el campo de los seguros de salud la Ley 100 de 1993 cambió completamente el panorama. Para tener un plan de medicina prepagada o un plan similar de una compañía de seguros es necesario estar afiliado a una EPS y cumplir con el Plan Obligatorio de Salud. Hay diversos planes, que van desde un cubrimiento restringido hasta uno muy amplio. Lo importante a la hora de escoger es pensar en las prioridades de la persona y de su familia y, sobre todo, no pensar en esperar hasta enfermarse para suscribirse a un seguro de salud. Puede resultar mucho más caro ya que el valor de la prima depende del riesgo del asegurado.

Un punto relevante en la elección de un seguro de salud o de patrimonio es el deducible. Muchas personas logran reducir el costo de la prima al aumentar el deducible. Sin embargo, según los expertos, la mayoría de siniestros son de bajo costo y por lo tanto es muy común que el asegurado no reciba nada. Por eso es importante que el interesado tenga en cuenta que reducir la prima a costa de un deducible alto puede costarle caro a la larga.

En el campo de los seguros resulta todavía más cierto el principio según el cual mentir es mal negocio. Los conocedores recomiendan al momento de llenar la solicitud no ocultar nada. Y es que las compañías aseguradoras no son muy exigentes para aceptar una solicitud y expedir una póliza pero sí lo son en el momento de reembolsar por siniestro. Y si el asegurado no fue completamente sincero desde un principio corre el riesgo de no ver nunca el dinero.

Un producto muy interesante que se está empezando a ofrecer es el de los seguros con opción de ahorro. Y es que las motivaciones que llevan a la persona a ahorrar —o asegurarse— casi siempre se resumen en una palabra: precaución. Por eso las aseguradoras ya ofrecen productos que compiten con los planes de pensiones voluntarias. En los seguros con opción de ahorro el asegurado, además de pagar la prima, hace aportes adicionales que van a un fondo de inversión cuyo rendimiento depende del portafolio de la compañía. Esos recursos adicionales pueden ser retirados por el asegurado en cualquier momento o pueden ser utilizados para cubrir primas futuras. Para este tipo de seguros también existen incentivos tributarios.

Los seguros son parte esencial de la planificación de las finanzas personales. Para muchos, invertir en tranquilidad es la mejor opción para mejorar la calidad de vida. Al igual que en los planes de ahorros y pensiones voluntarias, hay que saber jugar con el tiempo. En seguros aplazar es caro. Hay que pensar en el largo plazo y actuar en consecuencia. Parece sencillo, pero pocos lo hacen.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com