Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/6/1992 12:00:00 AM

El socio "Major"

La Gran Bretaña se convirtió en el principal inversionista en Colombia y amenaza con aumentar su hazaña.

El socio "Major" El socio "Major"
AL COMENZAR LA SEMANA PASADA LA COMpañía británica Lasmo Oil descubrió un importante yacimiento de gas natural en Sucre. Con dicho hallazgo, la compañía completó un récord impresionante de cuatro éxitos en línea en el mismo número de pozos perforados. El anterior se había dado a finales del año pasado, cuando la Empresa descubrió el campo de gas Purificación, en el departamento del Tolima.
Estos hechos podrían ser simplemente anecdóticos en el mundo del petróleo. Pero lo que llama la atención del asunto es que, gracias a los buenos resultados obtenidos en el campo energético, la Gran Bretaña acaba de convertirse en el mayor socio económico de Colombia. Algo similar a lo que ocurrió en el siglo XIX.
Tal es la razón del arribo a Colombia, esta semana, del primer ministro inglés John Major. Es la primera vez que un jefe de gobierno de la Gran Bretaña visita oficialmente a América Latina (en 1985 Margaret Thatcher estuvo en Cancún, pero en un evento de carácter internacional). Major llegará a Cartagena este martes 9 de junio, y será recibido por el presidente César Gaviria. Se alojará en la Casa de Huéspedes Ilustres y el miércoles por la mañana se trasladará a Bogotá, en donde ofrecerá una rueda de prensa en la Casa de Nariño. Por la tarde se trasladará en helicóptero al Casanare, al campo petrolero de Cusiana, y después partirá hacia Río de Janeiro para participar en la Conferencia de la Tierra.
Cusiana podría convertirse en el mayor descubrimiento petrolero de Occidente en mucho tiempo. Aunque la especulación sobre la magnitud del hallazgo ha servido para que las cotizaciones de las acciones de las empresas involucradas (British, Total y Triton) se hayan trepado en los mercados bursátiles del mundo, lo cierto es que el campo puede ser de una insospechada magnitud. En un principio, y con cautela, se habló de mil millones de barriles, lo que lo haría similar a Caño Limón. Pero con el correr del tiempo la cifra superó los tres mil millones de barriles.
Es más, en los últimos días -y sin que todavía esté claro cuáles son las intenciones- se mencionó la cifra de 10 mil millones. Y aunque suene exagerada, lo cierto es que muchos expertos consideran que podría ser cierta. Fuentes de la industria consultadas por SEMANA dijeron, en efecto, que los tres mil millones de que se habló incialmente corresponden al hallazgo del pozo Buenos Aires. Más al norte, sin embargo, y en el área conocida como Unete, se llegó a la misma columna sedimentaria, lo que hace pensar en un yacimiento sin precedentes en Colombia.
A tanto ha llegado la fiebre por Cusiana que la Occidental Petroleum, norteamericana, muestra como un logro a sus accionistas, en su balance de 1991, el haber conseguido con Ecopetrol (ver gráfico adjunto) que se le concediera la posibilidad de explorar en el bloque Araguany, muy cercano a Santiago de las Atalayas (nombre de la zona de Cusiana). Adquirió incluso los derechos que una firma colombiana tenía en la región.
Cusiana, sin embargo, no es el único campo de interés en Colombia para los ingleses. Lo cierto es que los británicos aparecen como socios de muchos otros grandes proyectos o sociedades del pais: en Cerromatoso, la Billington Overseas posee el 52.30 por ciento; en la asociación petrolera Caño Limón, la Shell tiene el 12,50 por ciento; en la asociación Cusiana, la British Petroleum controla el 16 por ciento; en el Banco Anglo Colombiano, el Lloyds Bank detenta el 48.99 por ciento, y en Seguros Antorcha, la Various Insurance controla el 100 por ciento. A eso hay que sumarle la inversión directa de otras compañías británicas en Glaxo de Colombia, Hocol, Yardley Colombiana y Veedol, para citar tan sólo algunos casos.
Aun más. En las últimas semanas, y a raiz de la visita de John Major, varias misiones comerciales y empresariales británicas dejaron ver su interés en brindar equipos especializados para modernizar la industria, rehabilitar los ferrocarriles, vender equipos para generación y distribución de energía y para suministro y tratamiento de aguas. Quieren, además, participar en el proceso de apertura de las telecomunicaciones.
La Gran Bretaña es, además, un importante socio comercial para Colombia. En 1991 Colombia exportó productos por valor de 110 millones de libras esterlinas (unos 200 millones de dólares) e importó 56 millones de libras esterlinas (unos 100 millones de dólares). Durante el primer trimestre de 1992 las exportaciones colombianas llegaron a 38 millones de libras esterlinas y las importaciones a 19 millones de libras. El café y el carbón ocupan más del 50 por ciento de las exportaciones colombianas, las flores el 20 por ciento y los textiles el siete por ciento. A su vez importa químicos orgánicos, maquinaria especializada para industria, bebidas y equipo de transporte.
Pero no todo el interés de Gran Bretaña en Colombia es económico. En el campo político, la visita de Major es un reconocimiento a Colombia por haber condenado lo que ellos denominan la invasión argentina de las islas Falkland (las Malvinas) en 1982. En ese momento Colombia argumentó, consecuente con su tradicional política internacional, que no podía estar de acuerdo con la forma violenta en que se reclamó el presunto derecho sobre las islas. Y aunque nunca respaldó directamente a los ingleses, es claro que su posición lo convirtió en uno de los pocos interlocutores de la Gran Bretaña en América Latina. Y es en calidad de tal que Major viene a Colombia.
Sin dejar de lado, por supuesto, el tema de la Comunidad Europea. A partir del próximo semestre Gran Bretaña asume la Presidencia de la CE por el término de un año. Es claro que con su ayuda se podría conseguir que se prolonguen en el tiempo las ayudas arancelarias que se le han dado a varios productos colombianos. Y de paso se podrían reforzar las inversiones británicas en Colombia, pues "los potenciales inversionistas podrían encontrar políticas favorables y cooperación de las autoridades", según dice Richard Campbell, presidente de la British Petroleum en Colombia, en un aviso que circulará en un centenar de países del mundo a partir de la próxima semana.-

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.