Los gremios aseguran que no es el legislativo sino el ejecutivo, el que puede subir los aranceles - Foto: GETTY

confecciones

Gremios demandarán el aumento de aranceles para ropa importada

Tanto Fenalco, que representa a los comerciantes, como Analdex que defiende los intereses de los empresarios de comercio exterior, consideran inconstitucional la norma incluida en el Plan Nacional de Desarrollo.

Tan solo 12 horas después de que las plenarias de Senado y Cámara aprobaran el Plan Nacional de Desarrollo, ya la iniciativa tiene sus primeras demandas. Este viernes 3 de mayo, en horas de la mañana, dos poderosos gremios anunciaron que presentarán una demanda por inconstitucionalidad a una norma allí incluida.

Se trata de un artículo incluido en el Plan de Desarrollo, que aumenta a 37,9% el impuesto que se debe pagar por importar confecciones. Hasta el momento, el arancel vigente en el país para la ropa y textiles importados es de 15%. Esta norma fue solicitada por la Cámara Colombiana de la Confección, que se queja por las dificultades que enfrenta el sector ante la fuerte competencia internacional, que amenaza miles de empleos. 

Pero dos gremios consideran que el tema puede tener repercusiones para todos los ciudadanos. Para el presidente de Analdex, Javier Díaz, y el vicepresidente de Fenalco, Eduardo Visbal, se trata de una decisión preocupante, contemplada en los artículos 274 y 275 del Plan Nacional de Desarrollo, que además fija un arancel de 10% ad valorem, más US$3 por kilogramo bruto, para precios por kilogramo a partir de US$20 de textiles y confecciones importadas, que hacen parte de los capítulos 61 y 62 del Arancel de Aduanas Nacional.

Le puede interesar: El gremio de la confección quiere arancel al 37,9%

El argumento que esgrimen estos dirigentes gremiales es que al aumentar por vía legislativa los aranceles, el Congreso habría desbordado su atribución legislativa, que está consignada en el artículo 150, numeral 19, literal c) de la Constitución Política, y que solo permite al Congreso de la República dictar normas generales, señalar objetivos y criterios. Además, aseguran que el Legislativo invadió las competencias del artículo 189, numeral 25 de la misma, en cuanto a la facultad del Gobierno Nacional de modificar aranceles.

En otras palabras, los congresistas se metieron en terrenos que no les son propios, pues el tema de aranceles, ya sea al alza o a la baja, debe manejarlo directamente el Ejecutivo, y en particular, entidades como el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, que es la encargada de los asuntos arancelarios.

Visbal, de Fenalco, aseguró que la decisión que tomó el Congreso “tendrá un impacto directo en las clases media y baja que tendrán que pagar hasta 25% más en sus compras de vestuario”.

Para el directivo del gremio de los comerciantes, esto implica que la norma afectará directamente el bolsillo de los colombianos pues el vestuario es el cuarto rubro con mayor peso en la canasta familiar, después de alimentos, vivienda y transporte. “Por eso, incrementar los aranceles tiene un efecto regresivo”, puntualizó.

Le sugerimos: Textileros defienden artículos del PND que aumentan aranceles a importados

También el presidente del gremio de comercio exterior mostró su preocupación. Según, Javier Díaz, de Analdex, esta decisión abre la puerta para que muchos socios comerciales con los que se negocia actualmente, decidan adoptar medidas retaliatorias, afectando las exportaciones colombianas. “Esto va en contravía de lo suscrito por Colombia en los diferentes acuerdos comerciales vigentes en el marco internacional”, dijo.

Pero no solo el duro peso en el bolsillo de los colombianos es el principal impacto que tendrá el alza abrupta en los aranceles para textiles y confecciones. También están las preocupaciones por el posible aumento que podría darse en el contrabando de estos productos. Un alza de aranceles implica al mismo tiempo el encarecimiento de la ropa, y abre la puerta para que algunos empresarios busquen evitar el pago de estos impuestos y prefieran traerlos de contrabando.

Díaz, de Analdex, cree que estos mayores costos de importación le dan una ventaja de cerca de 50% a las confecciones que entran de forma ilegal al país.