Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/22/2005 12:00:00 AM

Huracán Argos

Con la compra de dos empresas de concreto en Estados Unidos, la cementera acaba de dar un golpe estratégico que cambiará su forma de hacer negocios.

Huracán Argos Con Southern Star Concrete y Conex, Cemento Argos dio un giro a su negocios, pues aumentará su participación en un segmento que no era su fuerte y dependerá más de sus ventas en Estados Unidos.
Cuando una parte del país estaba esperando que la guerra de precios que desde hace un año libran las cementeras cobrara sus primeras víctimas, sorpresivamente estas aparecieron a miles de kilómetros, más exactamene en Texas y Georgia, Estados Unidos. En un rápido pero demoledor golpe, como si se tratara de otro de los huracanes que han golpeado la costa este y sur de Estados Unidos, Cemento Argos compró a Southern Star Concrete, la productora y comercializadora de concreto más grande de Texas, por 245 millones de dólares. La otra adquisición que entró al carrito de este shopping fue Concrete Express (Conex), con sede en Georgia y por la que pagó 12,5 millones de dólares. Las dos compras se hicieron de contado. La jugada dejó a más de uno sorprendido, pues el país se había acostumbrado a ver cómo sus empresas insignes estaban siendo vendidas a multinacionales extranjeras. Argos demostró que una empresa colombiana era capaz de invertir 257,5 millones de dólares para comprar dos importantes empresas en ese país. Algo común en el mundo globalizado. Para nadie es un secreto que desde hace más de 40 años Argos, una de las empresas insignes del Grupo Empresarial Antioqueño y la empresa de cemento y concreto más grande del país, exporta cemento a Estados Unidos. Lo novedoso es que hubiera tomado la decisión de meterse en el competido mundo del concreto en Estados Unidos, a través de Southern Star, empresa líder en Texas y Little Rock (Arkansas) que tiene una capacidad de producción de cuatro millones de metros cúbicos (superior a lo que se vende en un año en Colombia), 46 plantas y más de 500 camiones mezcladores. Argos también compró a Conex, una concretera pequeña de Georgia. Con estas dos empresas, Argos se acercará a los compradores, con lo que maximizará su impresionante infraestructura de plantas en Colombia, Venezuela, Panamá, República Dominicana, Haití, puertos propios, buques y camiones. Y obtendrá mayores ingresos, pues no es lo mismo vender cemento que vender concreto. La decisIón, según algunos expertos, está motivada por varias cosas. La primera es que Cemento Argos encontró que aumentar su participación en Colombia era muy costoso y difícil, más cuando debe competir mano a mano con las dos más grandes multinacionales cementeras del mundo (Cemex y Holcim) y en un ambiente de guerra de precios. Y la segunda, como lo advierte Carlos Peyrelongue, analista de Merril Lynch en México y experto en el tema, es que la demanda y los precios del cemento han aumentado en Estados Unidos por la dificultad normativa y ambiental para abrir nuevas plantas y por el aumento de la demanda en Asia, lo que ha cerrado fuentes de importación del producto. Esto, unido a un crecimiento de la construcción, ha hecho que los precios suban 20 por ciento este año y 10 ó 15 por ciento el próximo, lo que hace competitivo traer cemento desde Colombia. Tras analizar varias posibilidades, Argos decidió comprar las dos empresas. Con las nuevas inversiones, los ingresos estimados de Argos superarán los 800 millones de dólares este año, con un Ebitda de 130 millones, y la empresa empezará a depender más del mercado estadounidense que del colombiano. Claro que la apuesta no es fácil, pues deberá aprender de un negocio y un mercado que no domina. Por eso, Argos mantendrá la estructura de las dos empresas. "Southern Star ha sido manejada por personas que lo han hecho muy bien, que la han hecho crecer a tasas muy buenas y que van a continuar trabajando con nosotros. Eso sí, habrá transferencia de conocimiento para llegar en el futuro a una coadministración", dijo un vocero de la empresa paisa. Sólo a partir de 2007 Argos podrá empezar a usar sus cementos en sus dos nuevas concreteras pero, sin duda, acaba de recibir un nuevo aire para enfrentar la dura guerra de precios en Colombia, que de seguir así, puede poner en peligro el futuro de algunas cementeras pequeñas del país.

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.