economía

La dura reforma tributaria que propone la Ocde para la recuperación

El organismo internacional, al cual pertenece Colombia, sugiere acudir a los impuestos verdes y emparejar las cargas tributarias. Este jueves presentó el informe 'Reformas de Políticas Tributarias 2020'.


Una reforma tributaria en Colombia es algo que no se podrá evitar. Más aún ahora que la Ocde (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), al cual ingresó el país, presentó el informe Reformas de Políticas Tributarias 2020, en el que señala que el camino a seguir para la recuperación de la economía tendrá que incluir una política fiscal expansiva.

"Las medidas y los debates más recientes sugieren que la etapa de recuperación será sustentada por la política fiscal expansiva prevaleciente en diversos países", indicó la Ocde, al tiempo que argumentó que si bien las naciones respondieron decididamente a la crisis por Covid-19, no se puede negar que enfrentan grandes retos fiscales futuros".

El informe describe las reformas fiscales instauradas en últimas fechas en todos los países de la Ocde, además de abordar los casos de Argentina, China, Indonesia y Sudáfrica. En el análisis se identificó una tendencia de la política fiscal adoptada antes de la pandemia y las medidas tributarias y fiscales generales que se pusieron en marcha hasta junio del 2020.

Así, dentro de los resultados se detalla que la mayoría de países tomaron decisiones sin precedentes. Por ejemplo, ajustaron de manera paulatina sus paquetes fiscales a medida que la crisis se desarrollaba, lo que ha permitido darle alivios a las empresas para que sigan produciendo y salven, en la medida de lo posible, los empleos.

Según la investigación, en un principio, las respuestas gubernamentales se centraron en respaldar los ingresos de los hogares, pero también en apoyar la liquidez de las empresas para ayudarles a mantenerse a flote.

Con el correr de los tiempos, ha sido necesario ampliar los paquetes de respuestas iniciales. Colombia, por ejemplo, está entre esas naciones. El ingreso solidario, para mencionar solo una de las medidas extendidas, irá hasta mediados del próximo año.

Sigue la incertidumbre

Ante la continuidad de la incertidumbre, tanto con la evolución que tendrá la pandemia tras la reapertura de la actividad económica que se está dando en todos los lugares, el informe de la Ocde dice que es vital actuar con agilidad en materia de política y mantener medidas de apoyo focalizado por el tiempo que sea necesario para evitar huellas profundas.

Agrega el organismo que "será clave actuar con agilidad en materia de política y mantener medidas de apoyo focalizado por el tiempo que sea necesario para evitar huellas profundas".

Eso sí, una vez que la recuperación esté encaminada, los gobiernos deberán cambiar de la gestión de la crisis a la implementación de reformas fiscales más estructurales, aunque procurando no actuar de manera prematura, pues esto podría poner en peligro dicha recuperación.

Para la Ocde, estos momentos requieren poner la atención hacia otro foco. “Deberá centrarse en la recuperación económica. Ya con este proceso firmemente en marcha, los gobiernos, en vez de limitarse a volver a las condiciones previas, deberían aprovechar la oportunidad para construir una economía más verde, más incluyente y más resiliente”, dijo Pascal Saint-Amans, director del Centro de Política y Administración Tributaria de la Ocde.

Desde esa perspectiva, los caminos conducen a la urgencia de una reforma a la tributación ambiental y las políticas fiscales para combatir la desigualdad”, enfatizó el organismo.

Impuestos digitales

Otro de los puntos claves que recomienda la Ocde es aprovechar el momento para hacer una distribución más equitativa de la carga tributaria, al tiempo que alentó a los gobiernos a lograr acuerdos para avanzar en los impuestos digitales, sector que es uno de los que más se han impulsado en esta coyuntura. 

“La cooperación fiscal será aún más importante para prevenir que las disputas fiscales se conviertan en guerras comerciales, lo cual lesionaría la recuperación en un momento en el que la economía mundial sencillamente no puede permitírselo”, afirmó Saint-Amans.