Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/31/1992 12:00:00 AM

SOBRE RUEDAS

A pesar del aumento en las importaciones de carros, a las ensambladoras del país les ha ido bastante bien en 1992.

SOBRE RUEDAS, Sección Economía, edición 535, Aug 31 1992 SOBRE RUEDAS

FINALES DE 1991 EL PANORAMA ERA NEgro. Los continuos cambios en la política económica del país, el cambio en las reglas de juego del mercado venezolano y el anuncio que hicieron algunos funcionarios sobre la posibilidad de reducir el IVA de los carros, llevaron a los ensambladores a pensar que 1992 sería un año malo. Y todas se prepararon para enfrentar una significativa reducción de su mercado.
Hoy, sin embargo, los presidentes de Colmotores, Gualterio Wieland, de la Companía Colombiana Automotriz José Fernando Isaza, y de Sofasa, Sergio Restrepo, no pueden ocultar su satisfacción con los resultados obtenidos por el sector en lo que va corrido del año. Y nada raro tiene que estén arrepentidos de haberse programado para una baja en las ventas. Porque lo cierto es que la producción no está dando abasto para atender la demanda, y eso ha creado un nicho que está siendo aprovechado por los carros importados.
Las cifras al respecto son bastante significativas. Mientras las ventas de la industria a sus concesionarios crecieron un dos ciento en el primer semestre de 1992, al pasar de 22.650 a 23.097 automóviles, las ventas al público se incrementaron en un 11 por ciento en ese mismo lapso, al pasar de 22.008 a 24.454 carros. Lo que quiere decir que las existencias de los concesionarios debieron responder por unas ventas superiores en más de 1.000 vehículos al parque producido. Y que las nuevas demandas no se han podido satisfacer de una manera inmediata.
Esa, de acuerdo con muchos analistas, es una de las razones que explican el aumento en las ventas de carros importados. Porque si bien la industria nacional ha demostrado ser competitiva bajo las nuevas reglas de juego, es evidente que gracias a la apertura los consumidores cuentan hoy con un mercado mejor abastecido. Y cuando existen tantas opciones, ganan en importancia criterios como la disponibilidad y la atención, que en épocas de cierre de mercados parecían secundarios.
Lo cierto es que los carros importados están ganando terreno. De acuerdo con cifras manejadas por las propias ensambladoras, el número de automóviles importados al país en el primer semestre del año fue de 2.998, lo que significa un aumento superior al 60 por ciento con respecto al mismo periodo de 1991. Y aunque resulta difícil obtener cifras confiables sobre sus ventas al público, es evidente la bonanza de varios distribuidores. Marcas como Honda, Nissan y Lada han entrado con fuerza en el mercado. Y sus ventas superan ya las de muchos modelos nacionales.
La recién terminada Feria Internacional de Bogotá mostró, además, que todavía queda mucho por venir. Y que la variedad de la oferta será mucho mayor en el segundo semestre del año. No sólo en las gamas altas, donde se concentra buena parte de las importaciones, sino en gamas que están por debajo, inclusive, de las marcas de producción nacional, como en el caso de algunos modelos Lada, o del Tabris, un automóvil ruso cuyo precio no supera los cuatro y medio millones de pesos.
En las gamas baja y media, sin embargo, siguen dominando los modelos nacionales. La prueba es que los carros más vendidos del país en el primer semestre fueron los de menor precio de cada ensambladora. Sin contar el fenómeno de los taxis, que merece un capitulo aparte, el carro más vendido de Colmotores siguió siendo el Sprint, el de la CCA el 323 "coupe" y el de Sofasa el Brio. Todos con un precio cercano a los siete millones de pesos.
Y no se quedaron muy atrás las ventas en la franja media. Al contrario, carros como el Swift, en sus dos versiones, el 323 NS de la Mazda, o el Renault Super, siguieron siendo de gran aceptación. Porque lo cierto es que para los colombianos que no pueden pagar mas de 15 millones de pesos al momento de comprar un carro, sigue primando el criterio de inversión.
Por eso quieren contar con una red de servicios que les garantice una buena madurez de su vehículo. Y eso, por ahora, sólo pueden brindarlo las ensambladoras.
No pasa lo mismo, en cambio, con la gama alta, donde los criterios son otros y la competencia es más dura. De allí que las propias ensambladoras hayan decidido complementar sus líneas con la importación de modelos que no se producen en el país. Colmotores, por ejemplo, está compitiendo con el Cavalier, de producción mexicana, y del cual se han vendido ya cerca de 200 unidades. La CCA, por su parte, a pesar de seguir teniendo un gran éxito con el modelo Mazda 626, del cual se vendieron casi 1.000 unidades en el primer semestre, piensa importar en corto plazo el modelo 929. Y Sofasa, para no quedarse atrás, comenzó ya una campana muy agresiva con el Clio, y piensa traer hacia el final del año el R19.
El mercado, pues, está movido.
Las sombras que cubrían el sector a finales del año pasado desaparecieron: la política se estabilizó, la temida invasión de carros venezolanos nunca se produjo gracias a que se conservó un apropiado nivel de impuestos y lejos de ahuyentar a los compradores, la discusión de la reforma tributaria con las amenazas de un incremento en los impuestos al consumo suntuario sirvió para que se dispararan las ventas del sector.
Eso sin contar el doble impacto positivo que tuvo la rebaja en las tasas de interés. Primero, porque con los papeles financieros rindiendo por debajo del 20 por ciento, los carros en la misma manera que pasó con la finca raíz volvieron a ser, una inversión atractiva para los colombianos. Y segundo, porque los costos de financiación se redujeron considerablemente: en términos reales, la parte del salario que tiene que dedicar hoy en día un colombiano al pago de un vehículo adquirido a crédito es casi la mitad de lo que tenía que pagar hace apenas dos años. Y no hay que olvidar que buena parte del mercado es financiado.
Lo cierto de todo es que de continuar las cosas como van, el mercado de carros se puede ampliar considerablemente en este año: de 48.000 automóviles vendidos en 1991, se podría pasar con cierta facilidad a una cifra de 55.000. Y a pesar del empuje de los coches importados, es poco probable que los mismos puedan copar este año un porcentaje superior al 15 por ciento del mercado. Es más, de no cambiar las reglas de juego en el mediano plazo, como lo ha prometido el Gobierno, es factible que las ensambladoras nacionales logren mantener, en contra de lo que se pensaba cuando se anunciaron las medidas de apertura, un 75 por ciento del mercado.
Eso, desde el punto de vista de la economía nacional sería una enorme ganancia. Porque se habría podido mantener una industria vital para el país sin violentar al consumidor, que ahora no sólo tiene más opción para escoger sino que gracias a la competencia y a la baja de aranceles ha visto bajar el precio de los carros en más del 15 por ciento, en términos reales, en los dos últimos años.
Y eso era lo que pretendía la apertura.

VENTAS DE AUTOMOVILES EN EL PRIMER SEMESTRE DE 1992
VENTAS AL POR MAY.1 VENTAS AL PUBLICO 2
ENSAMBLADORA 1991 1992 VAR.% 1991 1992 VAR.%
COLMOTORES 3 9.693 10.512 8,45 9.567 11.264 17,74
CCA 9.622 8.852 -8,00 8.921 9.394 5.30
SOFASA 3.333 3.733 12,00 3.520 3.796 7.84
IMPORTADOS 4 1.848 2.998 62,23 - - -
TOTAL 24.496 26.095 6,53 22.008 24.454 11.11
1. DE LAS ENSAMBLADORAS A LOS CONCESIONARIOS
2. DE LOS CONCESIONARIOS AL PUBLICO
3.INCLUYENDO LOS VEHICULOS IMPORTADOS DE LA MARCA GENERAL MOTORS
4.EXCLUYENDO LAS IMPORTACIONES DE COLMOTORES
FUENTE:DATOS SUMINISTRADOS POR LAS ENSAMBLADORAS

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com