Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/27/1995 12:00:00 AM

VOLVER A EMPEZAR

El banco más nuevo de Colombia se apoya en la rama menos conocida de la familia Sarmiento Angulo.

VOLVER A EMPEZAR, Sección Economía, edición 669, Mar 27 1995 VOLVER A EMPEZAR
NADA MEJOR QUE UN químico con experiencia para buscar la fórmula del éxito en asuntos bancarios. Y, sobre todo si ese químico lleva los apellidos Sarmiento Angulo, los mismos del primer magnate del sector financiero en Colombia. Esa por lo menos parece ser la idea que tienen los accionistas de Selfin, un banco cuyo nacimiento fue autorizado por el gobierno al comenzar febrero y que para mediados del año espera estar operando en las cinco ciudades más grandes del país.
Al tanto de ese proceso estará Guillermo Sarmiento Angulo, la piedra angular de un nuevo grupo que aspira a dar mucho que hablar en el futuro. Aparte de muchas ganas, Selfin concentra a un buen número de ejecutivos con años de experiencia en el negocio bancario.
Para Sarmiento Angulo todo lo que comienza ahora tiene alguna similitud con lo ocurrido hace ya 23 años, en un país que en ese entonces apenas empezaba a desarrollarse en el campo financiero. Fue precisamente en 1972 cuando su hermano Luis Carlos, desde esa época uno de los constructores más importantes del país, compró el Banco de Occidente a unos inversionistas caleños por la suma de 67 millones de pesos. Para dirigirlo llamó a Guillermo, químico de profesión, quien estuvo al frente de la entidad hasta mediados de la década pasada. En el intermedio, Luis Carlos Sarmiento Angulo pasó a ser el primer banquero del país en un proceso que incluyó la creación de la Corporación de Ahorro y Vivienda las Villas, de la Corporación Financiera de los Andes y, finalmente, la compra del Banco de Bogotá, una de las entidades más tradicionales del sector privado nacional.
La relación laboral de los hermanos terminó cuando Guillermo, quien no era socio del Banco, decidió buscar otros horizontes en 1986. Pocos meses antes su hijo, Guillermo Sarmiento Lozano, había fundado a Leasing Selfin, una compañía dedicada al entonces novedoso negocio del arrendamiento financiero. Este último, a su vez, había renunciado a la presidencia de Las Villas al término de una larga incapacidad médica, resultado de un accidente doméstico.
La nueva empresa resultó ser la semilla de varias más, en asocio de Sarmiento Lozano S.A., una firma comisionista miembro de la Bolsa de Bogotá que operaban algunos integrantes de la familia desde 1982. De tal manera, en 1991, se creó Selfinco, una compañía de financiamiento comercial, la cual fue seguida por Selfiducia a finales del año siguiente y más recientemente por Selfinver, dedicada al negocio de banca de inversión.
Toda esta última etapa incluyó una ampliación de la base accionaria en las diferentes sociedades. Aunque los Sarmiento Lozano siguieron con la mayoría del capital, decidieron incorporar a un puñado de ejecutivos del naciente grupo, algunos de los cuales habían trabajado con Guillermo Sarmiento Angulo en la época del Banco de Occidente.
El proceso de expansión se vio estimulado por dos factores inesperados. Por una parte, los dos años pasados resultaron ser particularmente buenos para la actividad financiera. En general todas las entidades del sector ganaron dinero y pudieron crecer con rapidez, y el grupo Selfin no fue la excepción. Para 1994 los activos combinados de las cuatro compañías llegaron a más de 55.000 millones de pesos, con ingresos por 22.000 millones de pesos. Esa última cifra, por cierto, es unas 35 veces menor que la registrada por el conglomerado de Luis Carlos Sarmiento Angulo el año pasado.
Así mismo, la reforma financiera que aprobó el Congreso durante la administración Gaviria acabó con el concepto de especialización de las entidades de crédito. De tal manera, se le permitió a los diferentes intermediarios ampliar su campo de actividad y llegar a convertirse en bancos previo el cumplimiento de determinados requisitos. En el caso concreto de las compañías de leasing, su conversión a compañías de financiamiento comercial se volvió obligatoria. Como resultado de esa situación, Leasing Selfin y Selfinco quedaron en la misma categoría.
La respuesta fue crear el Banco Selfin. Este tiene un capital de 16.000 millones de pesos, con el cual se piensa adquirir y absorber a Selfinco y comprar las participaciones mayoritarias en la leasing, en Selfiducia y en el puesto de bolsa. Así, el nuevo banco va a comenzar con una cartera de créditos estimada a la fecha en unos 22.000 millones de pesos, con oficinas en operación y con filiales con tradición y experiencia.
Tales factores hacen pensar que Guillermo Sarmiento Angulo está enfocado en la dirección correcta. En un país que sigue con un alto ritmo de crecimiento hay campo de sobra para nuevas entidades especializadas que se concentren en determinados nichos del mercado. Según Guillermo Sarmiento Lozano, "hay un espacio grande para un banco chico".
El gobierno, por su parte, ve el proceso con optimismo. "Hay entidades con determinada estructura que tienen la oportunidad de aprovechar las ventajas actuales y volverse bancos, como sucedió en este caso", dice Jorge Castellanos, Superintendente Bancario. Y agrega: "El club de los bancos no está cerrado". No deja de ser curioso, sin embargo, que el socio más nuevo resulte ser el hermano del socio más rico.-

VIDEOS MÁS VISTOS

  • El desafío de reducir la desigualdad económica

    El desafío de reducir la desigualdad económica

    close
  • "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    close
  • Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    close
  • Los mitos más populares de la ciencia

    Los mitos más populares de la ciencia

    close
  • "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.