Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/15/2003 12:00:00 AM

Ya no IVA

La Corte Constitucional le dio al gobierno la disculpa que necesitaba para presentar otra reforma tributaria.

Ya no IVA Ya no IVA
Cuando llega la hora de abordar asuntos económicos los magistrados de la Corte Constitucional se suelen dividir. Esta vez, sin embargo, la decisión fue unánime. El martes pasado la Corte declaró inconstitucional el artículo de la última reforma tributaria que creaba, a partir de 2005, un IVA de 2 por ciento para todos aquellos bienes y servicios que hoy están excluidos o exentos de este impuesto, incluyendo los arriendos de vivienda y los alimentos básicos de la canasta familiar.

Al conocerse la noticia el Ministerio de Hacienda emitió un comunicado diciendo que la recibía con "tranquilidad y respeto". Ese fue el mensaje hacia afuera. Pero hacia adentro los temores no fueron pocos. ¿Sería esta una nueva intromisión de la Corte en asuntos eminentemente técnicos de política económica? ¿Quedaría cerrada la posibilidad de ampliar el número de productos cobijados por el IVA en el futuro?

La respuesta definitiva sólo se conocerá cuando se publique el texto de la sentencia. Sin embargo, a juzgar por las explicaciones que dio la Corte y el comunicado de prensa que emitió, el asunto no es tan catastrófico como temieron en Hacienda en un principio.

Las razones que invocó el tribunal para tumbar la extensión del IVA tienen que ver más con la realidad económica del país que con la letra de la Constitución. El primer argumento es que la decisión se tomó en un contexto de creciente pobreza e indigencia en el país y por eso el nuevo impuesto agravaría la situación de las personas de bajos ingresos. La Corte también argumentó que hay unos índices altísimos de evasión en el impuesto de renta (que recae sobre los estratos altos) y en el IVA que ya existe. Señaló, asimismo, que el nuevo tributo no recibió en su momento un mínimo de deliberación pública. Por último, la Corte advirtió que el gobierno no planeaba compensar el efecto negativo del nuevo IVA sobre la población más pobre con un mayor gasto social.

El tribunal Constitucional consideró que, en esas condiciones, el nuevo IVA estaba en contra de los principios de justicia, equidad y progresividad que, según la Carta Política, deben regir el sistema tributario. Si se pueden obtener recursos combatiendo la evasión, por ejemplo, ¿por qué no hacer eso primero antes de extender el IVA a la canasta familiar? De este estilo fueron las reflexiones de los magistrados.

Queda claro, entonces, que la Corte dejó la puerta abierta para que el IVA a los productos básicos se pueda establecer en el futuro si se discute lo suficiente en el Congreso, si el gobierno muestra que ha agotado las demás opciones (como reducir la evasión) o si demuestra que compensará los efectos sociales adversos del impuesto con otras medidas. Como el nuevo IVA sólo se iba a aplicar a partir de 2005 el gobierno tiene tiempo de buscar los recursos que el tributo le iba a producir a partir de ese año, que son 800.000 millones de pesos.

Más aún, el gobierno estaba con ganas de crear más impuestos pero no tenía cómo justificarlo políticamente. Ahora la Corte le ha dado la disculpa perfecta. De manera que ya se puede anticipar una nueva reforma tributaria en 2004. Y se puede esperar también que el gobierno intente conseguir la plata con más IVA. Aunque no es propiamente progresivo, este impuesto tiene otras características que sí son deseables. Un IVA universal, por ejemplo, multiplicaría el número de declarantes y sería, en sí mismo, una poderosa herramienta de combate a la evasión que tanto preocupa a la Corte. Al insistir en la medida el gobierno deberá hacer lo que no hizo la vez pasada: demostrarle al público que los efectos sociales de un IVA de 2 por ciento no son tan grandes como se piensa, y en todo caso explicar qué medidas tomará para compensarlos.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com