cápsulas

¿Cómo impulsar las habilidades que serán importantes en el mundo laboral?


Una encuesta realizada a 346 líderes de la educación superior en América destaca que dentro de las habilidades que serán importantes para la fuerza laboral global en los próximos años, están las relacionadas con la innovación y la creatividad, en un marco del 40,46 %.

Esta última incluyendo resolución de problemas y pensamiento analítico. Asimismo, están presentes las habilidades interpersonales, con un 28,03 %, y las tecnológicas con un 13,58 %.

Por esto, D2L, la empresa global de tecnología de aprendizaje que impulsó esta encuesta, indagó por la mejor manera en que las instituciones pueden adaptarse a estas necesidades cambiantes de los estudiantes para apoyar la inscripción y la retención.

En esta línea, introducir opciones de cursos presenciales y virtuales (34,68 %), se ubica en el primer puesto, seguido por proporcionar intervenciones de alerta temprana para mantener a los estudiantes encaminados (31,50 %).

También se evidenciaron iniciativas como apoyar las habilidades y antecedentes de aprendizaje personalizado y repensar los sistemas de calificación para aliviar la salud mental.

Por otra parte, dentro de los hallazgos destacados en este estudio sobresale que menos del 1 % de los encuestados cree que la educación volverá por completo a las clases presenciales.

De igual manera, los entrevistados refieren que lo que más les preocupa -tanto a ellos como a sus instituciones- son los factores que hacen que un estudiante esté en riesgo.

Las barreras socioeconómicas o socioculturales (43,64 %) son las que reciben el mayor puntaje, seguido de signos de problemas de salud mental (30,64 %), problemas financieros (13,01 %), calificaciones decrecientes (10,12 %) y cámaras apagadas durante las llamadas virtuales (2,60 %).

De acuerdo con los más recientes datos del Sistema para la Prevención y Análisis de la Deserción en las Instituciones de Educación Superior (Spadies), del Ministerio de Educación, este fenómeno creció en ocho puntos porcentuales en los últimos 5 años (2015-2019).

En el caso de la deserción anual, se evidencia que entre el periodo 2020-I y 2020-II aumentó la media nacional de un 7,56 a un 12,8 %, casi duplicando el número en tan solo un periodo académico.