Tendencias
(iStock Images)

empresas

Encuesta revela los 3 mayores retos de los gerentes de compras frente a la reactivación en Colombia

Un 76 % de las empresas ve “alta importancia” en lograr la máxima optimización en la gestión de inventarios.

La pandemia del virus de la covid-19 trajo con ella algunos de los mayores desafíos para las diferentes empresas que se han tenido que enfrentar a un incesante avance en la aplicación de nuevas tecnologías, una devastadora crisis económica y la posibilidad de continuar sus funciones con un virus que se aproxima a los cuatro millones de casos confirmados.

En medio de estas problemáticas, el rol de los gerentes de compras cada vez es más relevante dentro de las organizaciones que quieren salir de la crisis, pues su objetivo es desarrollar estrategias de crecimiento empresarial, monitorear los costos, liderar negociaciones de grandes compras y generar un mayor ahorro.

Es así como la encuesta de CSCO Insight que se hizo entre más de 220 empresas en Estados Unidos reveló que el 76% ve con “alta importancia” lograr la máxima optimización en la gestión de inventarios. Mientras que un 16% resaltó la necesidad del uso de las tecnologías y herramientas para automatizarlos.

Por tal motivo, Oskar Sarquis, CEO de Suplos, compañía latinoamericana que ofrece un sistema en la nube integrado para automatizar los procesos de la cadena de suministro, señaló que la tecnología les permite a los gerentes de compras tener “mayor control, trazabilidad y capacidad de respuesta instantánea sobre todas las operaciones de compra y contrataciones que tienen las empresas”.

Y explicó que una optimización de la cadena de abastecimiento, haciendo uso de las nuevas tecnologías, puede llegar a generar ahorros de hasta un 20%. Algo que se presenta por su competitividad frente a otros proveedores y la celeridad en los procesos de compra.

Así mismo, el jefe de Suplos dio a conocer los tres retos más importantes que tienen aquellos que trabajan en esta área en medio de la crisis que se afronta en el país:

1. Volatilidad en la demanda: La fuerte caída en la confianza de los consumidores hace que las expectativas de demanda disminuyan, por lo que la capacidad de aprovisionamiento debe adaptarse.

2. La cadena de suministro interrumpida: El bloqueo en las zonas de acceso de los puertos genera disrupciones tanto en la exportación como en el aseguramiento de la cadena de suministro de insumos importados, por lo que es probable que los gerentes deban pagar sobrecostos para asegurar sus insumos.

3. Incertidumbre permanente: Ante condiciones no predecibles, los planes se deben reacondicionar con nueva información disponible. Por ello, es fundamental tener comunicación de elementos no previstos y actuar con los elementos que haya.

La crisis derivada por la pandemia del virus de la covid-19 dejó a finales del 2020 una caída del 6,8 % en el Producto Interno Bruto (PIB) y más de 3,75 millones de personas desempleadas, por lo que estos nuevos protagonistas de la industria en Colombia tienen la obligación de optimizar los tiempos del ciclo de compras.

Adicionalmente, la obligación será generar ahorros en las adquisiciones, transparencia en las contrataciones y garantizar la trazabilidad de la cadena de abastecimiento junto con la competitividad de los precios, para así sumarse a la ola de empresas en la reactivación económica.