Tendencias

Home

Empresas

Artículo

Creativa Getty
Mujer tomando una uva. - Foto: Getty Images

reino unido

“Alimentador con uvas”, el particular trabajo que ha ganado popularidad en Londres

Un restaurante ofrece trabajo para dar de comer uvas a los clientes.

Tener manos “bonitas” sí trae sus beneficios, o ese es el caso para los habitantes en Londres, Reino Unido, pues un restaurante de ese país le ofrece trabajo para dar de comer uvas a los clientes.

Quienes van al restaurante y disfrutan del alimento piden que quienes los atienden tengan manos bonitas, mientras se acomodan para comer uvas. El restaurante es uno de los más reconocidos del país, se llama ‘Bacanal’.

En la oferta de empleo que fue publicada en la página web de los diferentes medios de comunicación de Londres, al aspirante le es ofrecido un mantenimiento de uñas, comida y vino. Quienes estén interesados, para aplicar al particular puesto de trabajo, deben incluir una dirección de correo electrónico para comenzar con el proceso de selección.

“Bacchanalia” pertenece a una empresa matriz, dirigida por Richard Caring, que es propietaria de restaurantes exclusivos en Londres como Balthazar y Sexy Fish.

Ayudas sociales en Londres

El ministro británico de Finanzas, Kwasi Kwarteng, prevé anunciar una reforma de las ayudas sociales que impondrá a los 120.000 beneficiarios del ingreso mínimo que busquen mayor número de horas trabajadas, o sus prestaciones se verán reducidas

“Se esperan cambios en el sistema de ingreso universal” durante la presentación el viernes de las medidas presupuestarias del nuevo gobierno conservador de la primera ministra Liz Truss, según un comunicado publicado el miércoles por la noche por el ministerio.

“Se pedirá a los beneficiarios que trabajan menos de 15 horas y perciben el salario mínimo de subsistencia que tengan entrevistas regulares con sus consejeros laborales y adopten medidas para aumentar sus ingresos, o verán sus ayudas sociales reducidas”, detalla el texto.

“Dado que hay más de 1,2 millones de empleos vacantes en Reino Unido, los consejeros laborales van a fijar claras expectativas a los beneficiarios y garantizar que respetan sus compromisos”, que pueden incluir el hecho de “ser candidato a un empleo, o participar en entrevistas de ofertas de empleo”, añade el comunicado.

Aunque el desempleo “está en su nivel más bajo en Reino Unido en 50 años, el elevado índice de empleos no cubiertos y la tasa de inactividad limitan el crecimiento” comentó el ministro Kwasi Kwarteng.

Además, Reino Unido estima en 67.000 millones de dólares el costo de ayuda energética por seis meses. El ministro de Finanzas británico Kwasi Kwarteng estimó en 60.000 millones de libras (unos 67.000 millones de dólares) el costo para el presupuesto gubernamental de seis meses de las ayudas energéticas anunciadas para los particulares y las empresas.

“En base a los precios recientes (de la energía en los mercados) el costo total del paquete energético para los seis meses a partir de octubre debería ser de unos 60.000 millones de libras”, especialmente para congelar las facturas de los hogares, anunció Kwarteng al presentar el presupuesto ante el Parlamento británico.

Como parte de su plan para relanzar la economía británica, el ministro anunció, de otro lado, la anulación de un límite a los bonos para los banqueros, de 200% del salario anual hasta el momento, y una baja del porcentaje máximo del impuesto a las ganancias.

“Necesitamos que los bancos internacionales creen empleos aquí y paguen impuestos aquí en Londres, y no en París, Fráncfort o Nueva York”, afirmó, poniendo fin a una regla heredada de la Unión Europea.

Apenas asumió en su cargo a principios de septiembre, la nueva primera ministra británica, Liz Truss, anunció un paquete de medidas contra la crisis energética, incluyendo la congelación de precios durante dos años para los hogares.

La jefa de gobierno y el nuevo ministro de Finanzas aseguraron que, pese a su costo, esta política tendrá “beneficios sustanciales” para una economía británica al borde de la recesión, con una inflación en torno al 10 %, un nivel máximo en 40 años.

*Con información de AFP.