vacunación

“Era más responsable no hacer incurrir a las empresas en un gasto innecesario”: presidente de la CCB

Nicolás Uribe, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, explicó las razones que lo motivaron a cancelar la compra de vacunas del sector privado que adelantaba la entidad.


En la mañana de este miércoles, la Cámara de Comercio de Bogotá sorprendió con el anuncio de que ya no participaría en la compra de vacunas contra la covid-19 por parte del sector privado. Un proceso que –hay que aclarar– adelantaba la entidad de manera paralela a la adquisición de las vacunas por parte de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) y que nada tiene que ver la una con la otra.

SEMANA conversó con Nicolás Uribe, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, a propósito de este anuncio, sobre las razones que motivaron al sector privado a cancelar la compra de vacunas, la diferencia con la labor adelantada por la ANDI, cómo pueden reclamar las inversiones hechas los empresarios que participaron en la convocatoria, entre otros temas.

SEMANA: ¿Qué los llevó a tomar esta decisión?

Nicolás Uribe (N. U.): Nosotros diseñamos un plan complementario al Plan Nacional de Vacunación (PNV) para ofrecerles una alternativa a los empresarios que quisieran obtener vacunas pagando por ellas de una manera anticipada a lo que inicialmente estaba planificado por parte del PNV. Ahora bien, en el momento en el que tuvimos que tomar la decisión de, efectivamente, comprar las vacunas, tuvimos que analizar las condiciones de entorno, que se han modificado de manera radical, y lo cierto es que cuando iniciamos el proceso en nuestro país había cerca de 20 millones de vacunas y los mayores de 50 años eran quienes tenían acceso a la vacunación.

Para la fecha en la que nosotros iniciaríamos el plan de vacunación que convocamos a través de la Cámara de Comercio, en la práctica, mayores de 25 años habrían podido vacunarse de manera gratuita y, en algunas circunstancias, también de manera anticipada a lo que nosotros habríamos ofrecido. Desde esa perspectiva, y a pesar de que íbamos cumpliendo en calendario las fechas, los tiempos y las actividades previstas, el ejercicio de agilidad del PNV dejaba en la práctica sin sentido, para nosotros, la solicitud de las vacunas con el ánimo de ofrecerles a los empresarios aquella oferta de valor que se les había ofrecido.

En esas condiciones, lo que decidimos fue tomar la decisión de no cobrar las vacunas, regresar integralmente ese dinero a los empresarios y asumir la decisión de que de todas maneras habrían tenido el acceso a la vacunación de manera gratuita por parte del PNV.

SEMANA: Explíquenos cómo iba a ser esa compra de vacunas, ha habido confusión sobre si es el mismo proceso de la ANDI.

N. U.: Nosotros iniciamos un proceso en el que deberían solicitar las vacunas el día de hoy o el día de ayer. Estas hubieran llegado el próximo domingo en los términos previstos para ser aplicadas en la última semana del mes de julio. Ese es el caso de la Cámara de Comercio de Bogotá, vacunación a través de la plataforma que nosotros habilitamos para tal efecto.

El proceso de la ANDI arrancó antes y ya importó las vacunas y viene aplicándolas. Ese proceso se mantiene en el tiempo, se garantiza su funcionamiento y no tiene que ver con el anuncio que nosotros hemos hecho.

Lo que tiene que ver con nosotros es el proceso que la Cámara de Comercio había anunciado, que tenía como límite el día de ayer para haber tomado una decisión de compra de vacunas, de acuerdo con el contexto en el que estábamos, y la respuesta que hemos obtenido es que los empresarios agradecen que en un momento de circunstancias difíciles y de iliquidez nosotros no hagamos incurrir al sector privado en unos gastos adicionales, cuando obtienen la vacuna de manera gratuita por parte del PNV.

Cerca del 90 % de nuestras vacunas estaba solicitado por mipymes, entre una y cinco vacunas. Luego, esos $2 millones o $2,5 millones que costaba este ejercicio, estamos seguros que pueden ser invertidos en el proceso de reactivación y que, de todas maneras, estas empresas tienen que impulsar el proceso de vacunación al interior de sus organizaciones con sus empleados, accediendo al esquema de vacunación público que hoy, por ejemplo, permite que se vacunen mayores de 35 años y que la semana siguiente o en estos días se debe decidir que pueden ser mayores de 30 años.

SEMANA: ¿Cuántos empresarios habían manifestado su intención en la compra de estas vacunas y cuánto había alcanzado a recolectar la CCB?

N. U.: Nosotros hicimos dos procesos. Un proceso de manifestación de interés, que estuvo 10 días abierto, y en él se inscribieron 21.000 empresas y 763.000 personas. Después, cuando iniciamos el proceso de recaudo, un día después, del 8 al 16 de julio, finalmente pagaron y ejercieron su derecho a aplicar a esta plataforma 4.444 empresas. Es decir, un 79 % menos de las que inicialmente habían manifestado interés.

Frente a las personas a vacunar, lo que vimos fue una reducción del 89 %, pasando de 763.000 personas en la manifestación de interés a 84.000 finalmente en la intención de vacunar, habiendo pagado por esas vacunas. Sin tener en cuenta, por ejemplo, que la semana pasada se redujo a 35 años y que esta semana, probablemente, se va a reducir a 30 años.

Por estas vacunas nosotros recibimos a través de la plataforma de pagos cerca de $20.000 millones, que serán devueltos de manera integral a los empresarios a través del instrumento que se está diseñando para tal efecto y que empieza a tener sentido desde esta misma mañana, cuando hemos venido conversando y poniéndonos en contacto con las 4.444 empresas para garantizarles su tranquilidad alrededor de la transacción y para indicarles cuál es el procedimiento a seguir para el caso de la misma.