Wall Street - indicadores
Wall Street sigue afectada por la fuerte volatilidad y la falta de buenas noticias. - Foto: Getty Images/iStockphoto

inversionistas

Bolsa de Wall Street terminó dispar este miércoles 7 de diciembre, está afectada por el miedo que sigue creciendo

La atención está centrada en los anuncios que haga la Fed a mediados de este mes.

La bolsa de Nueva York terminó dispar este miércoles -7 de diciembre- en un mercado crispado por la perspectiva de una eventual recesión el año próximo, luego de que la inflación, el desempleo y la economía de las principales potencias del mundo no arrojaran los resultados esperados en la última semana, tras las drásticas medidas que han tomado las autoridades monetarias.

Al cierre de las operaciones en esta oportunidad, el Dow Jones terminó estable, mientras que el índice tecnológico Nasdaq cedió 0,51 % y el S&P 500 perdió 0,19 %. La plaza neoyorquina aún no logra recuperar el buen paso que traía la semana pasada y sus resultados se asemejan por ahora a los del fatídico septiembre de este año.

Cada vez son más fuertes los vientos de recesión económica en todo el mundo y para comprobar esto, basta con ver los anuncios recientes del Banco Mundial, según el cual, el riesgo de una crisis de la deuda en los países en desarrollo va en aumento. El Fondo Monetario Internacional (FMI) lo advirtió y el Banco Mundial (BM) lo confirma: más del 60 % de los países en desarrollo están a punto de sumergirse en una crisis de deuda.

Wall Street
La inflación y el fantasma de la recesión siguen afectando seriamente este mercado de valores. - Foto: Getty Images

De esta forma, los países más pobres y los emergentes podrían verse imposibilitados de honrar sus obligaciones si ocurre una recesión global y el crecimiento económico se debilita en los próximos años, aseguró el BM, que agregó que durante la última década, el endeudamiento de los países en desarrollo se ha duplicado con creces, hasta alcanzar los 9 billones de dólares en 2021, y probablemente más en 2022.

Esto, sumado a la posibilidad de que la Fed endurezca drásticamente las tasas de interés más de lo previsto para final de año, tiene en vilo a los analistas y expertos, quienes volvieron a las proyecciones de una fuerte desaceleración económica para el 2023, aunque las autoridades hablan más de un aterrizaje de emergencia, pero seguro en esta materia. La inflación sigue siendo el detonante de toda esta problemática.

Dando un vistazo a otros mercados, las bolsas europeas terminaron en retroceso el miércoles, ante el temor de una recesión en 2023, al tiempo que se esperan nuevas subidas de las tasas de interés. La Bolsa de París perdió 0,41 %, Fráncfort cayó 0,57 %, Londres 0,43 %, Madrid 0,35 % y Milán 0,10 %.

En esto también influyó que el comercio exterior de China se desplomó en noviembre a niveles que no se habían visto desde el comienzo de 2020 bajo el efecto de la política de covid cero y una demanda alicaída. La multiplicación de brotes epidémicos en el país el mes pasado, llegando a cifras de contagios inéditas en el gigante asiático, provocó confinamientos que perturbaron la producción industrial y las cadenas logísticas.

En este contexto, las exportaciones de China cayeron un 8,7% interanual hasta los 296.000 millones de dólares (283.000 millones de euros), según las cifras publicadas por la agencia aduanera. Es el mayor descenso desde febrero de 2020, cuando las fábricas y los puertos chinos prácticamente se paralizaron debido al estallido de la pandemia.

Por último, el precio del barril West Texas Intermediate (WTI), referencia del mercado estadounidense, cerró el miércoles con caída de 3,01 % y tocó su nivel más bajo del año durante la jornada de transacciones, en medio de un debilitamiento de la demanda.

El WTI para entrega en enero cayó hasta los 71,75 dólares, antes de terminar la jornada en 72,01 dólares en Nueva York. En tanto, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en febrero cedió 2,74 % al cerrar a 77,17 dólares en Londres.

“Los inventarios de gasolina están subiendo” y al mismo tiempo “la demanda sufre”, remarcó Edward Moya, de la corredora Oanda, haciendo alusión al informe de reservas publicado esta semana por la Agencia de Información sobre Energía (EIA) de Estados Unidos, que dio cuenta de un incremento en los stocks de gasolina a pesar de un mayor procesamiento de crudo.

Estas existencias subieron fuertemente, 5,3 mb, más del doble de lo que el mercado esperaba. En el promedio de las últimas cuatro semanas, que es la forma en que el mercado prefiere medir la demanda, el dato arroja una cifra 7 % inferior al de igual período del año pasado.

Ya en la semana que terminó el 2 de diciembre, las reservas comerciales de crudo en general cayeron en 5,2 millones de barriles (mb), mucho más que los 3,4 mb esperados por los analistas, de acuerdo con el consenso reunido por la agencia Bloomberg. En el mismo lapso, las reservas estratégicas estadounidenses se redujeron en 2,1 millones de barriles.

*Con información de AFP.