inversionistas

Wall Street terminó dispar en un día impulsado por los índices tecnológicos

Las primeras jornadas de este mercado, en el segundo semestre de este año, siguen sin dar señales de un crecimiento notable.


La bolsa de Nueva York terminó dispar el martes, cuando la preocupación por una posible recesión golpeó a muchas empresas y ayudó a otras.

Las tecnológicas repuntaron con fuerza, en un mercado que ve menores chances de fuertes aumentos de tasas de interés dado el panorama de debilidad económica. Un escenario de tasas altas perjudica la perspectiva de ganancias futuras de las tecnológicas.

Al cierre de las operaciones, el Dow Jones perdió así 0,42 %, el tecnológico Nasdaq en cambio ganó 1,75 %, y el S&P 500 subió 0,16 % al cierre.

Caso similar fue el de las principales bolsas de Europa, que cerraron sus sesiones con pérdidas cercanas al 3 % y el precio del petróleo aceleró su caída. El barril de Brent del mar del Norte retrocedió 10 % y el WTI estadounidense pasó bajo el nivel de los 100 dólares.

La bolsa de París cayó 2,68 %, Fráncfort perdió 2,91 % y Milan 2,99 %, con lo que estas tres plazas se encuentran a un bajo nivel inédito desde la primavera boreal de 2021. Londres cedió 2,86 % y Madrid 2,48 %

Un petróleo con precios en caída libre

Los precios del petróleo se derrumbaron el martes por temores de recesión en Estados Unidos, con el WTI cerrando por debajo de la cota simbólica de 100 dólares por primera vez en dos meses.

El crudo Brent para entrega en setiembre cayó 9,45 %, a 102,77 dólares el barril en Londres. En tanto el West Texas Intermediate (WTI) para agosto cedió 8,23 %, a 99,50 dólares, un mínimo desde el 11 de mayo.

“Evidentemente la trayectoria del petróleo se revirtió”, constató Phil Flynn, de Price Futures Group, en diálogo con la AFP y agregó que “hay mucha preocupación sobre una eventual recesión y sobre el hecho de que China haya impuesto test de covid masivos”.

El Ministerio de Salud chino dio cuenta este martes de 335 nuevos casos positivos de coronavirus en el país, y las autoridades lanzaron una nueva serie de test obligatorios en la mayoría de los distritos de Shanghái.

Eso despierta inquietud por el hecho de que la demanda de petróleo de China podría debilitarse”, indicó Phil Flynn.

Para Ipek Ozkardeskaya, analista de Swissquote, “los temores de recesión reducen las perspectivas para la demanda de petróleo y hacen bajar los precios”.

Al volver a menos de 100 dólares, el crudo cae por debajo de una importante “cota psicológica”. El analista evoca la posibilidad de una caída de precios hasta los 85 dólares por barril. En un escenario de recesión, los analistas de Citi prevén incluso que el barril caiga a 65 dólares para fin de año, y luego a 45 si la OPEP no interviene.

“Todo ocurre al mismo tiempo y el mercado está muy nervioso por la dirección que toma la economía, y eso provoca mucha volatilidad”, añadió Phil Flynn, luego de conocerse indicadores de actividad decepcionantes en Europa.

Por otro lado, en Estados Unidos, “algunos observan que la demanda de gasolina no fue tan importante como se anticipaba durante el fin de semana del 4 de julio, día de la fiesta de la Independencia”, añadió.

Aumenta el riesgo de recesión

La desaceleración de la Economía en los Estados Unidos, hasta el punto de la recesión, cada vez más parece algo inevitable, o por lo menos así lo prevén los análisis y proyecciones de Bloomberg, que volvió a aumentar las probabilidades de que suceda este fenómeno negativo para esta potencia.

Según el “modelo económico de Bloomberg”, la pérdida de poder adquisitivo y el encarecimiento de materias primas, que está afectando principalmente a las industrias en este país, son dos de las problemáticas que impactan con mayor fuerza e impulsan la posibilidad de que el 2023 comience con recesión.

“El modelo de probabilidad, que incorpora una variedad de factores que van desde permisos de vivienda y datos de encuestas de consumidores, hasta la brecha entre los rendimientos del Tesoro a 10 años y 3 meses, ahora muestra una probabilidad del 38 % de una recesión en los próximos 12 meses. Eso es un aumento de alrededor del 0 % solo unos meses antes”, dijo este medio.

No obstante, los analistas de este medio sostienen que hay posibilidades de que la recesión no llegue con el cambio de año, sino que se presente en el segundo trimestre de 2023. Esto, teniendo en cuenta los esfuerzos que se han dado desde la Reserva Federal para frenar el costo de vida y dar un respiro al bolsillo de sus ciudadanos.

Con información de AFP.