Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 2/8/2010 12:00:00 AM

TLC, reviven posibilidades en EE.UU

Un editorial de The Washington Post y declaraciones de tres altos funcionarios del gobierno demócrata de Barack Obama, alientan la posibilidad de que arranque la votación del TLC en el Congreso de EE.UU.

TLC, reviven posibilidades en EE.UU TLC, reviven posibilidades en EE.UU
quEl futuro del Tratado de Libre Comercio (TLC), firmado hace más de tres años entre Colombia y Estados Unidos y que el Congreso norteamericano aún no ha sometido a votación, pareció recibir una bocanada de aire fresco en las últimas horas por cuenta de un editorial hoy en el periódico The Washington Post y de una ofensiva lanzada recientemente por el gobierno del presidente Barack Obama para convencer de las bondades del acuerdo a varios demócratas de la Cámara de Representantes, tal como lo ha registrado el diario de asuntos legislativos The Hill.

“No aprobar los tratados de libre comercio con Colombia y Corea del Sur sería una mala noticia para las empresas y los trabajadores estadounidenses”, dice The Washington Post en un editorial titulado ‘Time to Trade’ (‘Tiempo de comerciar’). El artículo empieza por señalar que, a raíz del Discurso del Estado de la Unión pronunciado por Obama ante el Congreso en pleno el pasado 27 de enero, en el que dijo que Estados Unidos buscará fortalecer sus relaciones comerciales con socios claves como Panamá, Colombia y Corea del Sur, “el atasco político sobre el tema del comercio parece estar a punto de acabarse”.

El Post advierte que desde el discurso de Obama, en el que prometió duplicar las exportaciones en cinco se fijó para combatir el desempleo, ha habido dos hechos que permiten concluir que el Congreso norteamericano someterá este año a votación el TLC. El primero, el miércoles pasado, fue la respuesta del secretario del Tesoro, Timothy Geithner, cuando un representante a la Cámara le preguntó si el gobierno de Obama quiere que los acuerdos comerciales suscritos con Corea del Sur, Panamá y Colombia sean aprobados por el Legislativo en este 2010. La contestación no dejó lugar a dudas: “Absolutely” (“Rotundamente, sí”).

El segundo hecho destacado por el rotativo ocurrió 24 horas después cuando el secretario de Comercio norteamericano Gary Locke manifestó que su país apoyará acuerdos comerciales que sean justos y que “mejoren el acceso a los trabajadores, las empresas y los agricultores de Estados Unidos”. El TLC, según el Post, encaja perfectamente en esta descripción porque “les daría a la inmensa mayoría de los productos estadounidenses el mismo acceso libre del que gozan en territorio estadounidense los productos de esa importante nación de los Andes, que crece rápidamente”. El diario agrega que el TLC constituiría además a fortalecer a Colombia, un “país aliado” en la región.

El editorial de The Washington Post rechaza los argumentos de quienes critican el TLC. “Como no encuentran argumentos económicos, buscan argumentos políticos”, como el peligro que corren en Colombia los sindicalistas, afirma. Pero también rebate esta postura. “En los últimos cuatro años, la muerte de líderes sindicales se ha reducido de 60 a 28 y, según un estudio de Daniel Mejía y María José Uribe, de la Universidad de los Andes en Bogotá, los sindicalistas tienen seis veces menos posibilidades de ser asesinados que el resto de los ciudadanos”, subraya en otro más de los diversos editoriales en los que el Post se ha declarado partidario del TLC.

No sólo Timothy Geithner y Gary Locke se han referido al TLC en la última semana. También lo hizo el Representante Comercial de Estados Unidos (USTR por sus siglas en inglés), Ron Kirk, que el pasado jueves se reunió con congresistas de los llamados Nuevos Demócratas, un sector más favorable al comercio internacional dentro del partido de gobierno. En el encuentro, según relata The Hill, les hizo ver la importancia de que el Legislativo le dé luz verde al acuerdo con Colombia. Así lo contó Adam Smith, representante a la Cámara por el estado de Washington.

¿Servirá todo esto para que la mayoría de los cien 100 senadores y de los 435 representantes a la Cámara de Estados Unidos sometan a votación y aprueben el tratado? No se sabe. Todo depende de Nancy Pelosi, la todopoderosa presidenta demócrata de la Cámara (‘Speaker of The House’ en inglés), que decidió meter al congelador el pacto firmado en Washington el 22 de noviembre de 2006. Según ella, y según varios demócratas, el Congreso no debe considerar el TLC mientras el gobierno del presidente Álvaro Uribe no demuestre más avances en la lucha contra la violencia en contra los líderes sindicales y contra la impunidad frente a los asesinatos de sindicalistas.

Pero las cosas han dado un giro porque, si hasta hace poco los trabajadores norteamericanos veían como una amenaza la entrada al país de productos provenientes de naciones con mano de obra barata, como es el caso de Colombia, hoy han empezado a pensar que un TLC les permitirá exportar más bienes fabricados en Estados Unidos, lo cual podría servir para crear empleo. Y eso, en un país donde el 9,7% de las personas no tienen trabajo, es un dato muy serio a tomar en cuenta.

* Corresponsal de Semana en Estados Unidos

EDICIÓN 1955

PORTADA

Prueba de fuego

Con la caída de la Ley de Financiamiento, el presidente Iván Duque se juega su capital político por sacar adelante las reformas económicas esenciales para el país. ¿Habrá crisis ministerial?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1955

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.